Trump y Clin­ton, rumbo a las elec­cio­nes

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La ma­tan­za de 49 per­so­nas en un bar gay de Orlando ha pro­vo­ca­do ese reite­ra­do ri­tual de la bús­que­da de ra­zo­nes pa­ra tan­ta vio­len­cia con­ti­nua­da en Es­ta­dos Uni­dos (un ri­tual inú­til: to­dos sa­ben cuál es el pro­ble­ma; lo que fal­ta es vo­lun­tad po­lí­ti­ca). En me­dio del do­lor, Do­nald Trump ha ha­bla­do, y no pa­ra hacer lo que se sue­le hacer en es­tas oca­sio­nes –ser com­pa­si­vo, ape­lar a la uni­dad del país— sino pa­ra re­cor­dar a to­dos que te­nía ra­zón con res­pec­to al te­rro­ris­mo is­lá­mi­co e in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de prohi­bir por un tiem­po la en­tra­da de mu­sul­ma­nes al país. Po­li­ti­zar una tra­ge­dia no es la me­jor ma­ne­ra de ga­nar vo­tos, de mo­do que no ex­tra­ña que el can­di­da­to re­pu­bli­cano es­té le­jos de Hi­llary Clin­ton en las en­cues­tas. Hi­llary Clin­ton le lle­va hoy de ocho a diez pun­tos de ven­ta­ja a Trump; en el co­le­gio elec­to­ral, ella hoy ga­na­ría los mis­mos es­ta­dos que lle­va­ron a Oba­ma al po­der, a los cua­les se in­clui­ría Ca­ro­li­na del Nor­te. A Clin­ton, sin hacer mu­cho, in­clu­so sin con­tar con el res­pal­do de esos vo­tan­tes jó­ve­nes li­be­ra­les, que apo­yan a Ber­nie San­ders, no le es­tá siendo di­fí­cil man­te­ner uni­da la coa­li­ción que lle­vó a Oba­ma al po­der (la­ti­nos, afro­ame­ri­ca­nos, pro­fe­sio­na­les ur­ba­nos); pe­se a la fal­ta de en­tu­sias­mo en su can­di­da­tu­ra, ya ha he­cho his­to­ria: es la primera mu­jer can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia de un par­ti­do gran­de. Trump, en cam­bio, ba­sa su as­cen­so en un cla­ro fer­vor po­pu­lar, pe­ro ese fer­vor tie­ne su te­cho: el mi­llo­na­rio no so­lo no en­cuen­tra una nue­va fór­mu­la re­pu­bli­ca­na pa­ra ape­lar a esas mi­no­rías ne­ce­sa­rias pa­ra lle­gar al po­der, sino que, ca­da que pue­de, se las in­ge­nia pa­ra alie­nar­las aun más. Co­mo can­di­da­to re­pu­bli­cano, es el ideal de los de­mó­cra­tas: al­guien que se apo­de­ra del par­ti­do de la oposición pa­ra des­truir­lo des­de aden­tro ( so­lo que Trump no in­ven­tó las pul­sio­nes mez­qui­nas y ra­cis­tas del par­ti­do; sim­ple­men­te, las am­pli­fi­có). Un man­tra de las elec­cio­nes mo­der­nas en Es­ta­dos Uni­dos es que en las pri­ma­rias uno pue­de ser to­do lo ex­tre­mis­ta que quie­ra por­que es­tá ha­blan­do so­bre to­do a los vo­tan­tes de su par­ti­do. Lue­go, en el ve­rano, hay que cam­biar pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra las elec­cio­nes na­cio­na­les de no­viem­bre: mo­ver­se en di­rec­ción al cen­tro, mo­de­rar­se pa­ra lle­gar a los vo­tan­tes in­de­pen­dien­tes – el 15 o el 20%- que son los que ver­da­de­ra­men­te de­ci­den quién ga­na. Lo que sor­pren­de de Trump es que si­ga com­por­tán­do­se a es­tas al­tu­ras co­mo si so­lo es­tu­vie­ra ha­blan­do con los vo­tan­tes con­ser­va­do­res: sus ata­ques a México y a los mu­sul­ma­nes no pa­ran, tam­po­co sus co­men­ta­rios se­xis­tas, su re­cha­zo al es­ta­blish­ment de los me­dios (le ha re­vo­ca­do cre­den­cia­les de pren­sa en sus con­fe­ren­cias al ve­ne­ra­ble Was­hing­ton Post) e in­clu­so a los lí­de­res de su pro­pio par­ti­do. Pa­ra mal y pa­ra mal, Trump sigue siendo Trump.

Trump es un can­di­da­to in­dis­ci­pli­na­do, muy dis­pues­to al in­sul­to a tra­vés de Twit­ter, a con­tra­de­cir a su pro­pia cam­pa­ña, a pe­lear­se con los je­rar­cas del par­ti­do y a con­tra­de­cir­se in­clu­so a sí mis­mo (ha es­ta­do en con­tra del abor­to y lue­go a fa­vor y lue­go en con­tra en me­nos de vein­ti­cua­tro ho­ras). Su ra­zo­na­mien­to es sen­ci­llo: si ha ga­na­do las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas gra­cias a que no ha si­do el tí- pi­co po­lí­ti­co cau­te­lo­so, el Mar­co Rubio o Jeb Bush del mon­tón, ¿por qué debería cam­biar? Trump no es un po­lí­ti­co sino una per­so­na­li­dad me­diá­ti­ca, un nar­ci­sis­ta que se re­go­dea an­te las cá­ma­ras y es ca­paz de abru­mar a sus opo­nen­tes a fuer­za de su ex­ce­si­va pre­sen­cia. An­te su es­ti­lo im­pro­vi­sa­do es­tá el muy opues­to de Clin­ton, que pa­re­ce con­sul­tar a sus ase­so­res pa­ra to­do y no sue­le arries­gar­se en sus de­cla­ra­cio­nes. Se di­rá, ¿pa­ra qué arries­gar­se si lo su­yo es muy só­li­do? Oba­ma de­por­tó a mu­chos in­mi­gran­tes la­ti­nos, pe­ro aun así, el par­ti­do De­mó­cra­ta es cla­ra­men­te más abier­to y re­cep­ti­vo a las mi­no­rías. La po­lí­ti­ca del mie­do y del ra­cis­mo nun­ca ha si­do su­fi­cien­te pa­ra ga­nar una elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí, por lo pron­to, pa­ra lo­grar que un can­di­da­to ob­ten­ga el 45% de apo­yo. Las raí­ces de ese apo­yo es­tán en el fu­ror de to­dos aque­llos que ven que las mi­no­rías co­mien­zan a ser ma­yo­rías, los que sien­ten ame­na­za­do un es­ti­lo de vi­da por el enemi­go ex­te­rior, los que se han que­da­do sin tra­ba­jo du­ran­te la úl­ti­ma cri­sis y lo acha­can a los in­mi­gran­tes (sin ra­zón) y a los per­ju­di­cia­les acuer­dos de li­bre co­mer­cio con Chi­na (con ra­zón). No son los más, pe­ro sí son mu­chos, y ha­cen mu­cho rui­do * Es­cri­tor y do­cen­te en la uni­ver­si­dad de Cor­nell (NY)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.