Pe­dro Ri­ve­ro Mer­ca­do:rca­do: ¡en paz!

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Era 1985 y, ani­ma­da a es­cri­bir so­bre te­mas de la ciudad, me atre­ví a vi­si­tar a Don Pe­dro Ri­ve­ro Mer­ca­do en EL DE­BER. Des­de ese mo­men­to tu­ve el pri­vi­le­gio de con­tar con un maes­tro apa­sio­na­do por en­se­ñar a es­cri­bir, qui­zás por­que en sus ini­cios co­mo pe­rio­dis­ta él fue co­lum­nis­ta de va­rios me­dios. Ca­da mar­tes yo lle­va­ba mi ar­tícu­lo per­so­nal­men­te, igual que to­dos los co­lum­nis­tas, a las ofi­ci­nas de EL DE­BER, pues aún no ha­bía in­ter­net en San­ta Cruz. Los miér­co­les en la tar­de, su in­se­pa­ra­ble se­cre­ta­ria, Lai­da, me in­for­ma­ba que el Doc­tor Pe­dro que­ría ha­blar. ¡Qué pri­vi­le­gio el de sus co­lum­nis­tas! De una for­ma siem­pre edu­ca­da me en­se­ña­ba: "El te­ma de su ar­tícu­lo es muy in­tere­san­te, pe­ro su re­car­ga­da des­crip­ción lo ha­ce po­co ob­je­ti­vo. Le su­gie­ro co­rre­gir­lo" o, "Us­ted de­be pen­sar siem­pre en en­tu­sias­mar a sus lec­to­res: ini­cie su ar­tícu­lo im­pac­tan­do por­que su pri­mer pá­rra­fo de­be ser un gran ti­tu­lar, lue­go si­ga con el nú­cleo que es lo cen­tral, y cie­rre con un gol­pe de im­pac­to que es el desen­la­ce". Yo tu­ve la suer­te de te­ner un maes­tro de vo­ca­ción. Fui su alum­na de pe­rio­dis­mo em­pí­ri­co, en cla­ses que dio cuan­do fue pre­si­den­te del Club de la Pren­sa; ad­mi­ra­do­ra de un pe­rio­dis­ta de san­gre, un ami­go que ca­da fin de año in­vi­ta­ba a to­dos sus co­lum­nis­tas a EL DE­BER a com­par­tir con los pe­rio­dis­tas en las ofi­ci­nas o en la quin­ta "Los nie­tos", siem­pre con la fa­mi­lia ama­ble, res­pe­ta­ble, tra­ba­ja­do­ra, uni­da e in­que­bran­ta­ble. La ver­dad y la jus­ti­cia. Don Pe­dro, en una oca­sión en que en un ar­tícu­lo yo ata­ca­ba a una per­so­na, me dio una lec­ción éti­ca que apli­co has­ta aho­ra: “Se­ño­ra Betty, per­mí­ta­me de­cir­le que he leí­do su ar­tícu­lo y me ha ape­na­do mu­cho que us­ted cai­ga en el error de mu­chos pe­rio­dis­tas sen­sa­cio­na­lis­tas y sin éti­ca. No es bueno pa­ra una so­cie­dad sa­na, dar in­for­ma­ción es­pe­cu­la­ti­va, su­pues­ta. Us­ted pue­de hun­dir a per­so­nas y familias y eso no es­tá bien. Me per­mi­to re­co­men­dar­le con to­do res­pe­to mo­di­fi­car su ar­tícu­lo. Use da­tos de res­pal­do, siem­pre da­tos. La opi­nión o in­for­ma­ción jus­ta, es la que se ba­sa en da­tos". En 1965, Don Pe­dro com­pró, jun­to a su es­po­sa Ro­si­ta Jor­dán, EL DE­BER, fun­da­do en 1953 y des­de en­ton­ces lo di­ri­gió con pa­sión y vo­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca jun­to a su fa­mi­lia, pi­la­res en la em­pre­sa ate­so­ra­da por to­dos. Así em­pe­zó la se­gun­da épo­ca del Dia­rio Ma­yor, que aho­ra es uno de los lí­de­res del país y del mundo. Hom­bre ín­te­gro y muy sin­ce­ro. Fue tam­bién muy crí­ti­co cuan­do, jun­to a Willy Ri­ve­ro Jor­dán (uno de sus hi­jos), fun­da­mos un mo­vi­mien­to ur­bano pro­cons­ti­tu­yen­te lla­ma­do; San­ta Cruz so­mos to­dos. Don Pe­dro creía que el li­de­raz­go de San­ta Cruz es­ta­ba siendo aba­ti­do y tu­vo te­mor de una gue­rra ci­vil en el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Su po­si­ción so­bre las po­lí­ti­cas de Es­ta­do y so­bre los go­bier­nos no fue nun­ca so­la­pa­da en sus editoriales. Don Pe­dro Ri­ve­ro Mer­ca­do per­te­ne­ce a esa ge­ne­ra­ción de pio­ne­ros del pe­rio­dis­mo na­cio­nal. Na­da le fue fá­cil, na­da le fue re­ga­la­do y, en más de una oca­sión por de­fen­der sus prin­ci­pios de ver­dad, jus­ti­cia y de­mo­cra­cia, fue ata­ca­do y tu­vo enemi­gos y de­trac­to­res que no pu­die­ron ven­cer­lo, por­que la ver­dad siem­pre le ga­nó a la far­sa. Lo que im­por­ta es la se­mi­lla y don Pe­dro sem­bró des­de San­ta Cruz, a pul­món y le­tra ur­gen­te. Así cre­ció EL DE­BER, un gran le­ga­do que nos de­ja aquí en su tie­rra a la que tan­to amó Ga­lar­do­na­do en vi­da con el Cón­dor de los An­des, la má­xi­ma dis­tin­ción que otor­ga el Es­ta­do na­cio­nal, pre­mia­do por su bri­llan­te ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca y por sus obras li­te­ra­rias cos­tum­bris­tas, em­ba­ja­dor de Bolivia en Fran­cia, ami­go de quien le to­ca­ba la puer­ta y ro­dea­do de amor, res­pe­to y de­vo­ción de su fa­mi­lia, par­tió a otro lu­gar don­de se­gu­ro se­gui­rá es­cri­bien­do. Cie­rro es­te mo­des­to ho­me­na­je que por su­pues­to ape­nas abar­ca un pa­sa­je de una vi­da tan in­ten­sa y apa­sio­na­da por el pe­rio­dis­mo; con la úl­ti­ma es­tro­fa del poe­ma En Paz, de Ama­do Ner­vo: "Amé, fui ama­do, el sol aca­ri­ció mi faz. ¡Vi­da, na­da me de­bes! ¡Vi­da, es­ta­mos en paz!" * Exa­sam­bleís­ta le­gis­la­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.