Los llo­ro­nes al ata­que

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La arre­me­ti­da del Go­bierno con­tra los men­ti­ro­sos – aque­llos que tra­ma­ron la te­le­no­ve­la de Ga­brie­la Za­pa­ta- cu­yo ac­cio­nar ma­lé­vo­lo fue la cau­sa de la de­rro­ta del MAS y de Evo Mo­ra­les el 21-f, es so­lo el 134to. ca­pí­tu­lo de la ver­da­de­ra pe­lí­cu­la en car­te­le­ra: Los llo­ro­nes es­tán de pie VII. Es es­te el fil­me en cur­so. Lo de Za­pa­ta so­lo fue una se­cuen­cia lar­ga del ro­da­je ma­yor, que con­tó con la des­ta­ca­da ac­tua­ción de la pla­na ma­yor del Go­bierno en los pa­pe­les prin­ci­pa­les. Los go­bier­nos ‘pro­gre­sis­tas’ de la úl­ti­ma dé­ca­da, y un po­co más, se han des­ta­ca­do por su es­ti­lo vic­ti­mi­zan­te. No pretendo ja­más ne­gar las tro­pe­lías que nos in­flin­gie­ron paí­ses ve­ci­nos, éli­tes co­di­cio­sas o per­so­na­jes os­cu­ros de nues­tra his­to­ria. Sin em­bar­go, vol­ver es­tos des­ma­nes una ru­ti­na po­lí­ti­ca –la úni­ca e im­pe­re­ce­de­ra ru­ti­na po­lí­ti­ca-, me ha pa­re­ci­do no so­lo co­bar­de, fal­to de ima­gi­na­ción sino, in­clu­so, an­ti­es­té­ti­co. Eso de an­dar di­cien­do “el im­pe­rio nos ha he­cho”, “los chi­le­nos nos han he­cho”, “los oli­gar­cas del orien­te nos han he­cho” y un lar­go e in­ter­mi­na­ble con­jun­to de “nos han he­cho”, no de­ja de te­ner una do­sis de cer­te­za, pe­ro de tan­to re­pe­tir­se co­mo cien­cia in­cues­tio­na­ble, me sue­na a llo­ri­queo. Y en reali­dad es­te Go­bierno ha he­cho de es­te llo­ri­queo una cues­tión aca­dé­mi­ca. Pu­lu­lan los aná­li­sis en es­te sen­ti­do. Los más des­ta­ca­dos qui­zás sean los del vi­ce­pre­si­den­te. Me vie­ne a la ca­be­za su Geo­po­lí­ti­ca del Ama­zo­nas, que es un llo­ri­queo por la per­ver­si­dad de las éli­tes que sa­quean nuestros re­cur­sos na­tu­ra­les (des­de oro has­ta piel de la­gar­to) frente al dé­bil pe­ro va­lien­te Go­bierno del cam­bio que por fin de­ci­de sen­tar so­be­ra­nía so­bre ese te­rri­to­rio; o se me ocu­rre el se­ma­na­rio La Épo­ca, col­ma­do de ar­tícu­los so­bre cons­pi­ra­cio­nes, cár­te­les en­ga­ño­sos y crue­les, ade­más de otros ca­na­llas suel­tos por el con­ti­nen­te. Es una oda a nues­tra con­di­ción de víc­ti­mas. Es un llo­ri­queo ma­ñu­do y ca­pri­cho­so (co­mo cuan­do llo­rá­ba­mos de niños pa­ra lla­mar la aten­ción de ma­má). La pe­lí­cu­la de Jorge San­ji­nés co­rro­bo­ra es­ta au­to­fla­ge­la­ción: múl­ti­ples re­be­lio­nes in­dí­ge­nas a lo lar­go de los úl­ti­mos si­glos so­lo ha­brían de­ri­va­do en omi­no­sas derrotas, ate­nua­das úni­ca­men­te con la lle­ga­da de Evo. Y la lis­ta es lar­ga. Pa­sa por ca­na­les de televisión, ra­dios y pe­rió­di­cos que azu­zan es­te tu­fo pu­si­lá­ni­me pa­ra te­ner a los in­cau­tos de su la­do: “Har­to nos han las­ti­ma­do, bien har­to su­fri­mos”, pa­re­ce re­zar la mu­le­ti­lla gu­ber­na­men­tal en jue­go. Los ma­los cam­bian de in­du­men­ta- No pue­do ne­gar­lo. Sien­to un pro­fun­do des­pre­cio por es­te ti­po de in­ter­pre­ta­cio­nes que siem­pre real­zan al in­dí­ge­na/cam­pe­sino co­mo in­fe­rior, opri­mi­do o per­de­dor. Con­si­de­ro que el má­xi­mo aban­de­ra­do de es­te la­cri­mó­geno gé­ne­ro es Evo Mo­ra­les. ¿Hay algún pro­ble­ma con ello? Pues no ne­ce­sa­ria­men­te. Ya co­mo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Me gus­ta­ría oír a una (pseu­do) iz­quier­da me­nos las­ti­me­ra, que no re­cu­rra a la sa­ta­ni­za­ción del otro pa­ra cre­cer, sino a sus pro­pios mé­ri­tos. Pe­ro in­sis­to: eso no va a pa­sar. Ya hemos na­tu­ra­li­za­do a es­ta iz­quier­da tris­to­na co­mo par­te del pai­sa­je. Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión han da­do un paso más. Y es que del la­men­to por­no­grá­fi­co (por ob­vio y bur­do) hemos pa­sa­do a una fa­se su­pe­rior: el llo­ri­queo co­mo jus­ti­fi­ca­ti­vo de ata­que: “Co­mo nos han en­ga­ña­do el 21-F, har­to su­fri­mos, en­ton­ces va­mos a lle­var ade­lan­te un nuevo re­fe­rén­dum”. La to­na­li­dad, co­mo no pue­de ser de otro mo­do, es de ven­gan­za: “co­mo us­te­des se han por­ta­do mal con el bue­na­zo del Evo, aho­ra van a ver”. Es evi­den­te que se pa­san por de­lan­te a la reali­dad mis­ma: us­te­des tu­vie­ron el po­der (pa­ra ma­ni­pu­lar da­tos, ame­dren­tar pe­rio­dis­tas, pro­mo­ver una gue­rra su­cia, etc), us­te­des con­vo- ¿Dón­de re­si­de en­ton­ces la di­fe­ren­cia en es­te par­ti­cu­lar he­cho de la úl­ti­ma se­ma­na? En que aho­ra han he­cho del llo­ri­queo per­de­dor (mal-per­de­dor) su ar­ma más le­tal. Ya no es so­lo León el culpable. Son mu­chos más los “ge­nia­les” es­tra­te­gas del mal y la men­ti­ra. Los po­si­bles reos su­man y si­guen. ¿La ba­se? Pues otra vez, ¡va­ya iz­quier­da!, el dra­ma de que “nos tra­tan mal”, “nos han men­ti­do”, “ma­los son”, y co­sas por el es­ti­lo que cau­san pe­na. Pe­na pues, sé que hay gen­te que cree en to­do es­to. Es­tá tan arrai­ga­da nues­tra con­di­ción de eter­nos en­ga­ña­dos, en to­do tiem­po y por to­dos, que es­te nuevo su­ce­so no de­be ex­tra­ñar­nos, aun­que si de­be de­jar­nos una cer­te­za: es­ta es y de­be ser una vic­to­ria pí­rri­ca del MAS. Es cier­to que ga­na te­rreno po­lí­ti­co, pe­ro a costa de mos­trar­se y mos­trar­nos co­mo los eter­nos llo­ro­nes del ba­rrio * In­ves­ti­ga­dor so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.