Emo­cio­nes y po­der

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La fra­se de Evo Mo­ra­les: “En el se­gun­do tiem­po ve­re­mos quién es quién”, es una cla­ra in­si­nua­ción de su in­te­rés por ha­bi­li­tar­se en las elec­cio­nes na­cio­na­les del 2019. De­sen­ca­de­na dos ti­pos de emo­cio­nes en la so­cie­dad bo­li­via­na: ira y es­pe­ran­za y, por en­de, la di­vi­de en­tre dos gru­pos: por un la­do, los 2.682.527 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que di­je­ron No, los que hoy es­tán in­va­di­dos por la ira an­te la po­si­bi­li­dad de que su vo­to, emi­ti­do el 21 de fe­bre­ro pa­sa­do, sea desecha­do a pe­sar de su ca­rác­ter vin­cu­lan­te; por el otro la­do, los 2.546.135 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que di­je­ron Sí a la re­pos­tu­la­ción, cre­yen­tes fer­vien­tes del pro­ce­so de cam­bio y de la in­mor­ta­li­dad po­lí­ti­ca del lí­der que lo di­ri­ge. Mientras aquel re­fle­ja con­sen­so so­bre la de­man­da ciu­da­da­na de al­ter­na­bi­li­dad po­lí­ti­ca, es­te cons­ta­ta la dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na del con­sen­so so­cial res­pec­to al po­der es­ta­tal. No es ca­sual que las éli­tes del Go­bierno cen­tral re­cu­rran a la coer­ción fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca pa­ra man­te­ner el con­trol po­lí­ti­co. El gru­po de la es­pe­ran­za tie­ne una fe mi­li­tan­te, or­ga­ni­za­da y di­ri­gi­da por el po­der de la ideo­lo­gía de su éli­te po­lí­ti­ca. En es­te sen­ti­do, ins­tru­men­ta­li­za las lu­chas so­cia­les, la dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros mer­ced a la na­cio­na­li­za­ción, la in­clu­sión de sec­to­res in­dí­ge­na-po­pu­la­res y de­más logros al­can­za­dos en 10 años de Go­bierno. To­da es­ta acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca del dis­cur­so po­lí­ti­co se tra­du­ce en sal­va­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po ma­qui­lla las de­nun­cias pro­ba­das y no pro­ba­das de co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias. En la ló­gi­ca de su re­la­to el ‘pro­ce­so de cam­bio’ tie­ne una fi­na­li­dad en la his­to­ria con­ti­nen­tal que no se de­be abor­tar. Des­de la pers­pec­ti­va del aná­li­sis del dis­cur­so ideo­ló­gi­co ( Van Dijk) su tác­ti­ca dis­cur­si­va res­pon­de a cálcu­los prag­má­ti­cos pa­ra re­pro­du­cir el po­der de la éli­te go­ber­nan­te. Po­ne én­fa­sis en los as­pec­tos po­si­ti­vos del pro­ce­so de cam­bio (na­cio­na­li­za­ción) y qui­tan én­fa­sis en sus as­pec­tos ne­ga­ti­vos (co­rrup­ción). Cuan­do dis­pa­ran con­tra los opo­si­to­res, ha­cen hin­ca­pié en sus as­pec­tos ne­ga­ti­vos: “Ven­de­pa­tria, cár­tel de la men­ti­ra, de­re­cha trai­do­ra”, y qui­tan én­fa­sis en sus as­pec­tos po­si­ti­vos: plu­ra­li­dad de ciu­da­da­nos, in­te­rés por res­ca­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. El ma­cro­gru­po de la ira es he­te­ro­gé­neo y sin cohe­sión po­lí­ti­ca. Su ri­que­za: la plu­ra­li­dad, ciu­da­da­nos de to­dos los co­lo­res, pos­tu­ras, in­tere­ses, cri­te­rios, opi­nio­nes y de­fec­tos pro­pios de los se­res hu­ma­nos. Su po­bre­za: au­sen­cia de un li­de­raz­go con po­der ideo­ló­gi­co y ca­rác­ter po­pu­lar que ge­ne­re emo­cio­nes po­si­ti­vas en lu­ga­res y no lu­ga­res de la po­lí­ti­ca. La es­pe­ran­za y la ira son emo­cio­nes que se cho­can en el cam­po po­lí­ti­co bo­li­viano. Mientras la primera es es el re­fle­jo de la vo­lun­tad de las éli­tes go­ber­nan­tes pa­ra na­tu­ra­li­zar el continuismo en las re­la­cio­nes de do­mi­na­ción; la se­gun­da es el re­fle­jo de la im­po­ten­cia an­te el des­dén por la al­ter­na­bi­li­dad en las re­la­cio­nes de po­der. Con­si­de­rar co­mo in­sus­ti­tui­ble a un lí­der es una con­cep­ción fol­cló­ri­ca de la de­mo­cra­cia por­que pre­va­le­ce la emo­ción so­bre la ra­cio­na­li­dad; con­si­de­rar la al­ter­na­bi­li­dad co­mo re­gla de jue­go es te­ner una con­cep­ción plural de la de­mo­cra­cia por­que pre­va­le­ce la ra­cio­na­li­dad so­bre la emo­ción. El po­der siem­pre ha ju­ga­do con las emo­cio­nes * Po­li­tó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.