Pe­dro Ri­ve­ro, el de la voz fuer­te y los abra­zos apre­ta­dos

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La me­mo­ria tie­ne sen­de­ros ines­pe­ra­dos. A veces re­tie­ne lo im­por­tan­te. Otras, se pier­de en de­ta­lles in­tras­cen­den­tes, que apa­ren­te­men­te no guar­dan co­ne­xión con na­da re­le­van­te. A Pe­dro Ri­ve­ro Mer­ca­do, el gran pe­rio­dis­ta, poe­ta, es­cri­tor; el ha­ce­dor del em­pren­di­mien­to pe­rio­dís­ti­co independiente más im­por­tan­te de Bolivia, el im­pul­sor del pe­rio­dis­mo mo­derno en San­ta Cruz y so­bre to­do el hom­bre de prin­ci­pios in­con­mo­vi­bles y lec­cio­nes in­apre­cia­bles, me unen, cu­rio­sa­men­te, más imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes que gran­des ex­pe­rien­cias pe­rio­dís­ti­cas: pa­ra mí fue, an­tes que to­do, mi tío Pe­dro, el que me lla­ma­ba con ese vo­za­rrón in­con­fun­di­ble cuan­do me veía a lo le­jos, y, ya cer­ca, me com­pri­mía en un abra­zo apre­ta­dí­si­mo, que a mis cor­tos años y po­cos cen­tí­me­tros, re­sul­ta­ba más bien in­ti­mi­dan­te. Los afec­tos de mi padre fue­ron siem­pre los míos, in­clu­so, por mu­cho tiem­po, más que los pro­pios: los li­bros que él de­ja­ba por la ca­sa, las can­cio­nes que le es­cu­cha­ba to­car en la gui­ta­rra, sus ami­gos de la “Fra­ter” Te­nien­te Gui­ller­mo Ri­ve­ro Mer­ca­do (el her­mano ma­yor de los Ri­ve­ro Mer­ca­do), los pri­mos… Y en­tre ellos, los ca­si her­ma­nos: mis queridos tíos Pe­dro y Che­lo. A tío Pe­dro lo re­cuer­do en el “pahui­chi” de la Fra­ter, con­ver­san­do con sus ami­gos y en al­gu­nos mo­men­tos fa­mi­lia­res... Gran­do­te e im­po­nen­te, con aque­llos ras­gos que me era tan na­tu­ra­les, y esos an­te­ojos in­fal­ta­bles que le­van­ta­ba a me­dia as­ta cuan­do uno se le acer­ca­ba a dar­le un be­so. Co­mo en reali­dad yo nun­ca de­ci­dí ser pe­rio­dis­ta, sino más bien so­ña­ba con ca­mi­nos dis­per­sos, gran­des ciu­da­des y enor­mes pla­nes que se fue­ron di­lu­yen­do cuan­do em­pe­zó mi ate­rri­za­je for­zo­so en la reali­dad de mi país y la pro­pia, al mo­men­to de de­jar San­ta Cruz ni si­quie­ra me lle­vé el ejem­plar de El De­ber don­de él, mi tío Pe­dro, me ha­bía en­tre­vis­ta­do co­mo a to­das las ado­les­cen­tes cru­ce­ñas de en­ton­ces, y don­de, con su enor­me ca­ri­ño, me des­cri­bía co­mo “una da­mi­ta que ama la poe­sía”. Y así pasaron rau­dos los si­guien­tes 30 años, tres lar­gas dé­ca­das en las que re­cién, co­mo quien en­cuen­tra las lla­ves per­di­das en un abri­go en desuso, des­cu­brí la im­pron­ta inigua­la­ble de mi tío, el enor­me va­lor de su apues­ta pe­rio­dís­ti­ca –uno de los prin­ci­pa­les pa­tri­mo­nios cru­ce­ños-, pe­ro so­bre to­do su in­fa­ti­ga­ble com­pro­mi­so con las le­tras y el pe­rio­dis­mo. Me tu­ve que hacer pe­rio­dis­ta pa­ra en­ten­der lo que tu­vo que vi­vir con su fa­mi­lia pa­ra hacer de El De­ber la em­pre­sa pe­rio­dís­ti­ca más só­li­da del país, pe­ro tam­bién el es­pa­cio des­de don­de se ha lu­cha­do por el pe­rio­dis­mo independiente y que cons­ti­tu­ye una es­cue­la pa­ra mu­chos co­le­gas. Aun­que ge­ne­ro­sa­men­te me dio la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir mis pri­me­ras no­tas en las pá­gi­nas de El De­ber, alen­ta­do más por el ca­ri­ño que la con­vic­ción, nun­ca tra­ba­jé en su dia­rio y no fue sino has­ta ha­ce po­cos años –él ya con pro­ble­mas de vis­ta, pe­ro con una me­mo­ria in­tac­ta- que pu­di- mos en­con­trar­nos en al­gu­nas char­las so­bre el ofi­cio. Fue­ron va­rios en­cuen­tros -el último exac­ta­men­te ha­ce un año, en ju­nio de 2015, cuan­do es­tu­ve en El De­ber es­cu­chan­do a Jon Lee Anderson- pe­ro en to­dos ellos pu­de apre­ciar con mu­cho amor, or­gu­llo y ad­mi­ra­ción lo que es es­tar frente a un hom­bre cohe­ren­te, sa­bio y ge­ne­ro­so. Sin más que­jas que la de no po­der ver cla­ra­men­te, ha­bla­ba del pe­rio­dis­mo en es­tos días co­mo un ser­vi­cio “más im­por­tan­te que nun­ca”. Nun­ca le di­je que te­nía el se­cre­to or­gu­llo –o la in­tui­ción­de que pe­se a mi dis­traí­do iti­ne­ra­rio, sin él y sin El De­ber nun­ca hu­bie­se ele­gi­do es­te ofi­cio co­mo una for­ma de vi­da; tam­po­co que – aun­que me mo­ría de ver­güen­za- me gus­tó que le­ye­ra en voz al­ta y con ese vo­za­rrón que nun­ca per­dió la fuer­za, un tex­to que yo ha­bía pu­bli­ca­do. Tam­po­co pu­de agra­de­cer­le de­bi­da­men­te por esos abra­zo­tes, en los que me per­día y que, si me pre­gun­tan, es lo que me que­da in­tac­to en el co­ra­zón * Pe­rio­dis­ta, directora de Pá­gi­na Sie­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.