ES UNA LEY PEN­SA­DA PA­RA PER­SO­NAS TRANSEXUALES Y TRANSGÉNERO

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad -

po­de­mos acep­tar co­mo so­cie­dad bo­li­via­na con fuer­te mo­ral, prin­ci­pios y va­lo­res. Hay un prin­ci­pio de que el ser hu­mano na­ce rec­to y es la per­so­na la que de­ci­de bus­car sus des­via­cio­nes”. Por lo tan­to, Ara­na in­sis­te: “La ho­mo­se­xua­li­dad no es un de­re­cho. El 8 de ju­nio, la ONU de­cla­ró que los de­re­chos se­xua­les no son de­re­chos hu­ma­nos”. Res­pe­to. Res­pe­to “Si yo sien­to re­cha­zo, tra­to de in­fun­dir­le res­pe­to. Eso no lo ha­cen las otras fa­mi­lias. Sa­lie­ron a ha­blar co­mo si es­tu­vié­ra­mos so­los, pe­ro mu­chos tie­nen fa­mi­lia. Adop­ta­ron o crían so­bri­nos”, di­ce Ni­non.

Es el ca­so de Hu­go Ortiz, que bai­la ca­da sá­ba­do, ves­ti­do de mu­jer, en di­fe­ren­tes lo­ca­les pe­ro es la fi­gu­ra pa­ter­na de su pe­que­ño so­brino. Cuan­do su her­ma­na sien­te que el pe­que­ño se ha pues­to de­ma­sia­do re­bel­de, le bas­ta in­vo­car el nom­bre de su her­mano pa­ra que el pe­que­ño se cal­me. Sa­be que re­ci­be ca­ri­ño de Hu­go, pe­ro tam­bién es dis­ci­pli­na­do por él. “No, no me ha sa­li­do ‘que­brao’ co­mo yo”, cuen­ta. Hu­go fue cria­do en un ho­gar tra­di­cio­nal: he­te­ro­se­xual y ma­chis­ta, co­mo él, di­ce.

El pa­dre de Hu­go te­mía que los ami­gos gays in­flu­ye­ran en el pe­que­ño. No ha si­do así. “Tam­po­co son vio­la­do­res, pa­pá”. “Ah, eso que­ría pre­gun­tar­te, hi­jo”. “Pe­ro qué es­tú­pi­da tu pre­gun­ta, pa­pá”, le res­pon­dió.

Lau­ra es­tu­dia Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Cre­ció al la­do de su pa­dre, En­ri­que. Su pro­ge­ni­tor le di­jo que era gay a los 15 años. “No he te­ni­do nin­gu­na in­fluen­cia so­bre mi orien­ta­ción se­xual. Tam­po­co quie­ro que mi vi­da hu­bie­ra si­do dis­tin­ta. Es­to es nor­mal. No veo lo ra­ro”

La Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro es­tá pen­sa­da pa­ra per­so­nas transexuales y transgénero. Con un trá­mi­te re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo, po­drán asu­mir­se le­gal­men­te co­mo hom­bres y mu­je­res. Su nom­bre y la fo­to cam­bia­rán en su nue­va cé­du­la de iden­ti­dad, pe­ro se­gui­rán te­nien­do las mis­mas obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das: deu­das, pa­go de pen­sio­nes, pa­go de al­qui­le­res, pa­go de prés­ta­mos que hu­bie­ran asu­mi­do con su iden­ti­dad an­te­rior.

La Pla­ta­for­ma por la Vi­da y la Fa­mi­lia con­si­de­ra que hay un res­qui­cio pa­ra que, una vez con­si­de­ra­dos hom­bres o mu­je­res le­gal­men­te, pue­dan ca­sar­se. La alar­ma sal­ta cuan­do se tra­ta de la adop­ción de ni­ños.

Los ac­ti­vis­tas ex­pli­can que la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do, (art. 63) es­ta­ble­ce que un ma­tri­mo­nio es­tá for­ma­do por un hom­bre y una mu­jer. Pi­den que es­to no se pres­te a in­ter­pre­ta­cio­nes que fre­nen lo que con­si­de­ran un avan­ce.

“His­tó­ri­ca­men­te hay un mu­ro só­li­do de pre­jui­cios de mie­dos, de des­in­for­ma­ción. Co­rres­pon­de a las or­ga­ni­za­cio­nes ha­cer más dé­bil ese mu­ro de pre­jui­cios, de mie­dos, de odios ha­cia la po­bla­ción glbt. Tie­ne que ha­ber diá­lo­go, vi­si­bi­li­dad, mar­chas”, di­ce Álex Ber­na­bé, que pre­si­de la Fun­da­ción Igual­dad.

La po­bla­ción glbt se apo­ya en la ley con­tra el ra­cis­mo y to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción. Igual­dad. La ley di­ce: “To­dos los se­res hu­ma­nos na­cen li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­cho. El Es­ta­do pro­mo­ve­rá las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar la igual­dad real y efec­ti­va adop­tan­do me­di­das y po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va y/o di­fe­ren­cia­da que va­lo­ren la di­ver­si­dad”. Hay dos de­fi­ni­cio­nes en esa ley que ci­tan los ac­ti­vis­tas: “Ho­mo­fo­bia. Se re­fie­re a la aver­sión, odio, pre­jui­cio o dis­cri­mi­na­ción con­tra hom­bres o mu­je­res ho­mo­se­xua­les, tam­bién se in­clu­ye a las de­más per­so­nas que in­te­gran a la di­ver­si­dad se­xual. h) Trans­fo­bia. Se en­tien­de co­mo la dis­cri­mi­na­ción ha­cia la tran­se­xua­li­dad y las per­so­nas transexuales o transgénero, ba­sa­da en su iden­ti­dad de gé­ne­ro. La Pla­ta­for­ma por la Fa­mi­lia quie­re lle­gar a un re­fe­rén­dum pa­ra con­si­de­rar es­ta ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.