Ce­le­bran­do la paz

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

No hay pre­cio que no se de­ba pa­gar por la paz. El pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel San­tos con un co­ra­je ex­tra­or­di­na­rio apos­tó por con­se­guir lo que va­rios de sus an­te­ce­so­res in­ten­ta­ron sin éxi­to, y lo hi­zo so­bre la ba­se de una con­vic­ción y so­bre los ries­gos de un even­tual fra­ca­so. A su vez, las FARC cons­cien­tes de su si­tua­ción real, de­ci­die­ron ne­go­ciar en se­rio es­ta vez sí con la in­ten­ción de ce­rrar la lar­ga y san­grien­ta pá­gi­na de más de me­dio si­glo de gue­rra in­ter­na. Co­mo sue­le pa­sar en es­tos ca­sos ¿se acuer­dan sus pro­ta­go­nis­tas de la ra­zón de ser de la or­ga­ni­za­ción de un mo­vi­mien­to gue­rri­lle­ro pa­ra combatir al Es­ta­do? ¿ Hay al­gu­na lí­nea de con­ti­nui­dad que vin­cu­le a los com­ba­tien­tes idea­lis­tas de los años se­sen­ta con es­te ejér­ci­to en­vi­le­ci­do por la vio­len­cia cie­ga, los se­cues­tros des­qui­cia­dos y los víncu­los des­ca­ra­dos con el nar­co­trá­fi­co? En 1964 la de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca del na­cien­te gru­po re­bel­de era el mar­xis­mo le­ni­nis­mo, el fo­quis­mo y el ejem­plo de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na… idea­les des­fon­da­dos ha­ce mu­cho. ¿Se pue­de re­me­mo­rar con or­gu­llo la ac­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das co­lom­bia­nas obli­ga­das a ju­gar a ve­ces el mis­mo juego? ¿ No es te­rri­ble sa­ber que el ejér­ci­to pro­ta­go­ni­zó en mu­chos mo­men­tos una gue­rra su­cia con, por ejem­plo, los lla­ma­dos ‘fal­sos po­si­ti­vos’ (jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios se­cues­tra­dos, ase­si­na­dos cu­yos cuer­pos eran ‘ iden­ti­fi­ca­dos’ co­mo de mi­li­tan­tes de las FARC)? Des­de los es­fuer­zos de los años no­ven­ta has­ta hoy, es­ta lar­ga y fruc­tí­fe­ra ne­go­cia­ción en La Ha­ba­na con im­por­tan­tes me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les (mé­ri­to pa­ra No­rue­ga, Cu­ba, Chi­le y Ve­ne­zue­la), ha co­rri­do mu­cha san­gre de co­lom­bia­nos. Iró­ni­ca­men­te el prin­ci­pal ad­ver­sa­rio del pro­ce­so de paz, el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be, la hi­zo po­si­ble. La ra­zón: él y –otra iro­nía- su mi­nis­tro de De­fen­sa, Juan Ma­nuel San­tos, en­ton­ces el más du­ro de su ga­bi­ne­te, lle­va­ron ade­lan­te en su go­bierno las ac­cio­nes mi­li­ta­res más im­por­tan­tes –y con­tro­ver­ti­das- que aco­rra­la­ron a una gue­rri­lla que una dé­ca­da an­tes era due­ña de ca­si un ter­cio del te­rri­to­rio co­lom­biano. Al fin de su man­da­to, Uri­be ha­bía de­bi­li­ta­do a las FARC de ma­ne­ra irre­ver­si­ble y ha­bía diez­ma­do a sus ca­be­zas mi­li­ta­res. A par­tir de esa reali­dad, los je­fes gue­rri­lle­ros su­pie­ron que nun­ca vol­ve­rían a re­cu­pe­rar el po­der que tu­vie­ron y que su po­si­bi­li­dad de ga­nar la gue­rra era ce­ro. El debate in­ten­so y po­la­ri­za­do de la so­cie­dad co­lom­bia­na, ha si­do el de las res­pon­sa­bi­li­da­des ju­rí­di­cas de quie­nes fir­man la paz. ¿Por qué li­be­rar de car­gos a cri­mi­na­les de gue­rra? ¿Por qué via­bi­li­zar po­lí­ti­ca­men­te a quie­nes de­rra­ma­ron tan­ta san­gre co­lom­bia­na? ¿ No es im­pe­ra­ti­va una re­pa­ra­ción a los mi­lla­res de víc­ti­mas de las FARC? Las pre­gun­tas tie­nen sen­ti­do, pe­ro en una ne­go­cia­ción de paz de es­ta na­tu­ra­le­za y con esos an­te­ce­den­tes, las ce­sio­nes eran im­pe- dis­trac­ti­vo: la ca­de­na per­pe­tua con­tra los vio­la­do­res de ni­ños; una pro­pues­ta de po­pu­lis­mo ju­di­cial, pe­ro que sir­ve pa­ra re­to­mar ini­cia­ti­va y ven­der es­ta idea co­mo em­ble­ma de re­for­ma de la jus­ti­cia, y even­tual­men­te te­ner un ca­ba­llo de ba­ta­lla en los pró­xi­mos co­mi­cios ju­di­cia­les. El ofi­cia­lis­mo vuel­ve a de­mos­trar cuán im­pla­ca­ble pue­de ser en su ló­gi­ca de po­der. Es im­po­si­ble que ig­no­re que en la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia ya na­da fun­cio­na, que la mo­ra y acu­mu­la­ción de cau­sas co­lap­san los juz­ga­dos y tri­bu­na­les, que la co­rrup­ción ha­ce es­tra­gos, que la des­con­fian­za de la gen­te en la ju­di­ca­tu­ra es abru­ma­do­ra. Tam­po­co pue­de ig­no­rar que es­tos pro­ble­mas se han agra­va­do por el des­ca­la­bro en el sis­te­ma ju­di­cial, que ha so­bre­ve­ni­do des­de la elec­ción de ma­gis­tra­dos me­dian­te su­fra­gio. No obs­tan­te, na­da de eso im­por­ta o im­por­ta muy po­co. ra­ti­vas e inex­cu­sa­bles. Eso es una ne­go­cia­ción, no pa­ra re­ci­bir a cam­bio un pla­to de len­te­jas, sino pa­ra ga­nar la paz, una paz an­he­la­da por un país ago­ta­do, har­to de un conflicto sin sen­ti­do, que ha per­di­do to­da ra­cio­na­li­dad y que ca­re­ce de jus­ti­fi­ca­ti­vo mo­ral al­guno. El go­bierno de San­tos es­tu­vo dis­pues­to a ne­go­ciar sa­bien­do que te­nía que ha­cer con­ce­sio­nes. Pre­pa­ró pa­ra ello un es­ce­na­rio que es fun­da­men­tal, la jus­ti­cia tran­si­cio­nal y los efec­tos del post conflicto, en otras pa­la­bras un con­tex­to sen­sa­to y am­plio en el que Colombia pue­da ma­ne­jar la paz, en el que las par­tes, vic­ti­ma­rios y víc­ti­mas, pue­dan apren­der una nue­va con­vi­ven­cia en la que se es­ta- Pe­sa más en el cálcu­lo po­lí­ti­co la cons­ta­ta­ción de los ines­ti­ma­bles ser­vi­cios que los ma­gis­tra­dos ele­gi­dos han pres­ta­do a los de­sig­nios de Go­bierno. En con­se­cuen­cia, no ca­be es­pe­rar que se va­ya a po­ner en ries­go el fé­rreo con­trol del Eje­cu­ti­vo so­bre los ór­ga­nos ju­di­cia­les. El MAS ha apren­di­do por ex­pe­rien­cia lo im­por­tan­te – in­clu­so de­ci­si­vo­que ello es pa­ra su pro­yec­to de po­der. La ins­tru­men­ta­ción de jue­ces y fis­ca­les des­pe­ja el ca­mino de cual­quier re­sis­ten­cia efi­caz; la jus­ti­cia ma­nia­ta­da ase­gu­ra im­pu­ni­dad; anu­la­do el con­trol cons­ti­tu­cio­nal, cual­quier me­di­da o ac­tua­ción pue­de pa­sar por vá­li­da o per­mi­ti­da. Quie­nes no han apren­di­do la lec­ción son los opo­si­to­res po­lí­ti­cos, que han de­ja­do pa­sar la oca­sión de po­ner­se a la van­guar­dia de la lu­cha por la re­ge­ne­ra­ción de la jus­ti­cia. Nin­gu­na ini­cia­ti­va se­ria, nin­gu­na ac­tua­ción que lla­me la aten­ción de la opi- No hay co­sa más te­rri­ble que el mie­do a la paz, que la coar­ta­da ali­men­ta­da por un afán jus­ti­cie­ro de ven­gan­za, pa­ra to­mar la equi­vo­ca­da ban­de­ra de la “bús­que­da de la de­rro­ta de­fi­ni­ti­va del enemi­go”. Si al­go de­bié­ra­mos ha­ber apren­di­do los hu­ma­nos es que nin­gún pre­cio es más ba­jo que el diá­lo­go, la ne­go­cia­ción y la con­se­cu­ción de la paz. La idea de te­ner una cau­sa jus­ta y ava­lar la “gue­rra san­ta”, cual­quie­ra que es­ta sea, a nom­bre de una ver­dad ab­so­lu­ta y re­ve­la­da, no lle­va a otra co­sa que al ho­lo­caus­to ho­rro­ro­so del que la his­to­ria es­tá ja­lo­na­da. La paz en Colombia es una ex­tra­or­di­na­ria no­ti­cia, es el testimonio de que siem­pre es po­si­ble sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos pa­ra en­con­trar una so­lu­ción, la cau­sa ma­yor, que ter­mi­ne con la vio­len­cia irra­cio­nal, cu­yo úni­co sal­do es el do­lor y la muer­te * Ex pre­si­den­te de Bolivia nión pú­bli­ca, nin­gu­na pro­pues­ta de re­for­ma dig­na de en­co­mio. La­men­ta­ble­men­te en es­te, co­mo en otros te­rre­nos, el país re­sien­te la au­sen­cia de al­ter­na­ti­vas creí­bles, ca­pa­ces de mos­trar una pers­pec­ti­va de jus­ti­cia di­fe­ren­te, o al me­nos un plan­tea­mien­to que pue­da en­cau­zar la de­man­da ciu­da­da­na por me­jor jus­ti­cia. Tam­po­co han en­ten­di­do na­da de lo que es­tá en juego aque­llas per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les - bien in­ten­cio­na­das pe­ro de una in­ge­nui­dad con­mo­ve­do­ra- que si­guen cre­yen­do que la bue­na vo­lun­tad pue­de obrar mi­la­gros, y la ver­dad es que no pue­de. Así pues, al me­nos por aho­ra, no parece que ha­ya for­ma de rom­per el in­mo­vi­lis­mo que nos con­de­na a ver có­mo la jus­ti­cia se nos mue­re * So­ció­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.