In­de­pen­den­cia ju­di­cial

El Deber - Séptimo Día - - Fir14mas -

Carlos Alar­cón, des­ta­ca­do abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, ha he­cho la pro­pues­ta ade­cua­da pa­ra ha­cer reali­dad lo que dis­po­ne nues­tra Cons­ti­tu­ción, con res­pec­to a la for­ma de ele­gir a las au­to­ri­da­des del Ór­gano Ju­di­cial, de ma­ne­ra de­mo­crá­ti­ca y efi­cien­te. Lo que pri­me­ro de­be ha­cer el Le­gis­la­ti­vo es le­gis­lar y re­gla­men­tar la pre­se­lec­ción de los can­di­da­tos con­cur­san­tes. Una vez apro­ba­da es­ta nor­ma por el Le­gis­la­ti­vo, Carlos Alar­cón, pro­po­ne que se es­ta­blez­can 11 tri­bu­na­les de mé­ri­tos y que es­tén con­for­ma­dos tan­to por los di­fe­ren­tes ni­ve­les gu­ber­na­men­ta­les co­mo por ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. El Go­bierno ten­dría a su car­go cin­co tri­bu­na­les: uno con­for­ma­do por el pre­si­den­te del Es­ta­do, otro por los go­ber­na­do­res, dos por al­cal­días y el quin­to por el de­fen­sor del pue­blo. La so­cie­dad ci­vil ten­dría seis: uno con­for­ma­do por de­ca­nos de la fa­cul­ta­des de De­re­cho, otro por los co­le­gios de abo­ga­dos, otro por los em­pre­sa­rios, otro por la COB, otro por re­pre­sen­tan­tes de De­re­chos Hu­ma­nos y el sex­to por la Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas. Es­tos tri­bu­na­les lo que ha­rían es lle­var a la prác­ti­ca lo dis­pues­to por el Le­gis­la­ti­vo de­ter­mi­nan­do quié­nes de­be­rían ser los can­di­da­tos idó­neos, pa­ra que es­te mis­mo ór­gano los de­sig­ne co­mo ta­les a ser so­me­ti­dos a la vo­ta­ción po­pu­lar. ¡ Oja­lá! es­ta pro­pues­ta se so­cia­li­ce y al­can­ce con­sen­so pa­ra ha­cer­la reali­dad. De es­ta ma­ne­ra se po­dría re­sol­ver el prin­ci­pal pro­ble­ma que atra­vie­sa el Ór­gano Ju­di­cial, su ca­ren­cia de in­de­pen­den­cia. El pa­sa­do de la hu­ma­ni­dad se ha ca­rac­te­ri­za­do por­que las so­cie­da­des fue­ron go­ber­na­das por los re­yes, -lla­ma­dos in­cas, en el im­pe­rio que­chua- que, co­mo co­rrien­te­men­te se di­ce, eran ‘due­ños de vidas y ha­cien­das’. Tu­vo que pa­sar mu­cho pa­ra que ad­vi­nie­ra el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co, me­dian­te el cual se eli­mi­na­ba el po­der del rey y se es­ta­ble­cía que el po­der ra­di­ca en la so­cie­dad, me­dian­te la elec­ción li­bre y vo­lun­ta­ria de sus go­ber­nan­tes. En es­te en­ten­di­do, ha­go mío el pen­sa­mien­to de Jorge La­zar­te, quien sos­tie­ne que cuan­do el pue­blo eli­ge a sus go­ber­nan­tes no es que les en­tre­ga el po­der co­mo nor­mal­men­te se di­ce, sino que les en­car­ga go­ber­nar a la so­cie­dad ba­jo de­ter­mi­na­das re­glas. Co­mo en el pa­sa­do el po­der se con­cen­tra­ba en el rey, el plan­tea­mien­to de­mo­crá­ti­co de des­con­cen­trar el po­der en tres, lla­ma­dos Po­der Le­gis­la­ti­vo, Po­der Eje­cu­ti­vo y Po­der Ju­di­cial, tie­ne por ob­je­ti­vo des­ta­car que la so­be­ra­nía, la au­to­ri­dad su­pre­ma, ra­di­ca en el pue­blo y no en el mo­nar­ca. El pri­mer ór­gano es el Le­gis­la­ti­vo por­que ahí con­cu­rren los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos por el pue­blo, el mis­mo que de­be ex­pre­sar la plu­ra­li­dad que es la ca­rac­te­rís­ti­ca de to­da so­cie­dad mo­der­na. Es de­cir, de­ben es­tar re­pre­sen­ta­das ma­yo­rías y mi­no­rías. ¿Por qué el Le­gis­la­ti­vo de­be ser la pri­me­ra y prin­ci­pal ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal? Por la sen­ci­lla ra­zón de que en es­ta ins­ti­tu­ción se pro­mul­gan las le­yes de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to por to­dos, que de­ben ba­sar­se en el prin­ci­pio plu­ra­lis­ta de que nin­gu­na ley de­be ir en con­tra de los de­re­chos de las mi­no­rías, aun­que las mis­mas sean pro­mul­ga­das so­lo por una ma­yo­ría. Un le­gis­la­ti­vo efi­cien­te no se mi­de por la can­ti­dad de le­yes que pro­mul­gue, por el con­tra­rio, cuan­to me­nos lo ha­ga quie­re de­cir que es­tá ga­ran­ti­zan­do la li­ber­tad eco­nó­mi­ca de sus ciu­da­da­nos. ¿Y quién es el lla­ma­do a que se cum­plan las le­yes? Es el de­no­mi­na­do Ór­gano Eje­cu­ti­vo, es el lla­ma­do a po­ner en prác­ti­ca lo que se­ña­lan las le­yes, pa­ra lo cual cuen­ta con to­da una es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal. En una so­cie­dad ri­gu­ro­sa­men­te de­mo­crá­ti­ca el Ór­gano Le­gis­la­ti­vo no se sub- or­di­na al Eje­cu­ti­vo. Por el con­tra­rio, si bien son ór­ga­nos in­de­pen­dien­tes, el Eje­cu­ti­vo lle­va a la prác­ti­ca lo que de­ci­de el Le­gis­la­ti­vo cuan­do pro­mul­ga le­yes. Y si las le­yes no son cum­pli­das, apa­re­ce el Ór­gano Ju­di­cial que tie­ne el man­da­to de ha­cer­las cum­plir. Es im­por­tan­te des­ta­car que tan­to los miem­bros del Le­gis­la­ti­vo co­mo el pre­si­den­te de un país, son ele­gi­dos por el vo­to li­bre y se­cre­to en to­da so­cie­dad que se pre­cia de de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro si en la reali­dad el Le­gis­la­ti­vo se su­bor­di­na al Eje­cu­ti­vo, de­be ca­li­fi­car­se a es­ta de­mo­cra­cia co­mo au­to­ri­ta­ria. Pue­de con­si­de­rar­se un gran avan­ce de­mo­crá­ti­co que las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des del Ór­gano Ju­di­cial sean ele­gi­das por el vo­to de la gen­te, co­mo en los otros ca­sos, y no por el Le­gis­la­ti­vo. Más aún si se ob­ser­va que la tra­di­ción in­di­ca que el Le­gis­la­ti­vo se su­bor­di­na al Eje­cu­ti­vo. ¿Don­de es­tu­vo la fa­lla en las elec­cio­nes de au­to­ri­da­des ju­di­cia­les que se rea­li­za­ron en el país? De he­cho pa­re­cía un gran sal­to de­mo­crá­ti­co, por­que al igual que los otros ór­ga­nos, sus miem­bros prin­ci­pa­les fue­ron ele­gi­dos por el pue­blo, pe­ro el vo­to nu­lo y blan­co su­peró a los vo­tos vá­li­dos, por al­gu­na ra­zón. Una de ellas, es que los can­di­da­tos fue­ron ele­gi­dos so­lo por una ma­yo­ría en el Le­gis­la­ti­vo, con un cla­ro ses­go po­lí­ti­co * Pro­fe­sor emé­ri­to de la UMSA y ex­pre­si­den­te del BCB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.