¿Qué su­ce­de si Bolivia de­nun­cia la Car­ta de la OEA?

El Deber - Séptimo Día - - Fir14mas -

En 1948, los Es­ta­dos de Amé­ri­ca sus­cri­bie­ron dos do­cu­men­tos esen­cia­les: 1) La De­cla­ra­ción Ame­ri­ca­na de los De­re­chos y De­be­res del Hom­bre, y 2) La Car­ta de la OEA. La de­cla­ra­ción es el pri­mer ins­tru­men­to ju­rí­di­co in­ter­na­cio­nal so­bre de­re­chos hu­ma­nos en el mundo, y la car­ta crea una or­ga­ni­za­ción pa­ra de­fen­der esos de­re­chos. A es­te ob­je­to, en 1959, la OEA creó la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), y lue­go la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (Cor­te IDH), con lo cual se for­ma el sis­te­ma in­ter­ame­ri­cano de de­re­chos hu­ma­nos. A pe­sar de és­te, las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos han se­gui­do su­ce­dien­do. En con­si­de­ra­ción de ello, la OEA apro­bó la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na (CDI) con el ob­je­ti­vo de san­cio­nar a los go­bier­nos que co­me­ten di­chas vio­la­cio­nes. El art. 3 de la CDI es­ta­ble­ce los cin­co ele­men­tos esen­cia­les de la de­mo­cra­cia: 1) el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos; 2) ejer­ci­cio del po­der con su­je­ción al Es­ta­do de de­re­cho; 3) elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas; 4) ré­gi­men plu­ral de par­ti­dos; e 5) in­de­pen­den­cia de los po­de­res pú­bli­cos. La CDI tam­bién es­ta­ble­ce la cláu­su­la de­mo­crá­ti­ca pa­ra que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral pue­da con­vo­car al Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA pa­ra que ini­cie un pro­ce­di­mien­to que pue­de ter­mi­nar en la sus­pen­sión de go­bier­nos que, pe­se a ser ele­gi­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te, in­cu­rran en gra­ve al­te­ra­ción o ruptura de al­guno de los cin­co ele­men­tos men­cio­na­dos. Sin em­bar­go, Jo­sé Mi­guel In­sul­za, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA (2005-2015), ju­gó un ne­fas­to pa­pel en no apli­car di­cha cláu­su­la a los go­bier­nos au­to­ri­ta­rios com­pe­ti­ti­vos del eje bo­li­va­riano en los cua­les hay pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y exi­lia­dos, vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción po­lí­ti­ca, res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa, y so­me­ti­mien­to del Po­der Eje­cu­ti­vo so­bre los de­más po­de­res; en es­pe­cial, el Ju­di­cial. El ca­so más pa­té­ti­co de di­cho eje es, sin du­da, Ve­ne­zue­la. En gran me­di­da la inac­ción de In­sul­za se de­bió al cui­da­do de su ima­gen po­lí­ti­ca da­do que pre­ten­día ser can­di- da­to a la Pre­si­den­cia de Chi­le, lo cual fue des­car­ta­do lue­go de que las en­cues­tas le otor­ga­ran una muy re­mo­ta pro­ba­bi­li­dad. Una vez que Luis Al­ma­gro asu­mió co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, co­men­zó a ejer­cer sus de­be­res en cuan­to a la crí­ti­ca si­tua­ción de Ve­ne­zue­la. La atri­bu­ción de Al­ma­gro pa­ra ac­ti­var el pro­ce­di­mien­to de apli­ca­ción de la cláu­su­la de­mo­crá­ti­ca so­bre ese país de­ri­va del art. 9 de la Car­ta de la OEA y del art. 20 de la CID. Co­mo pro­duc­to de su ac­cio­nar, los pre­si­den­tes del eje bo­li­va­riano co­men­za­ron una cam­pa­ña pa­ra de­bi­li­tar su ges­tión. De he­cho, el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les pi­dió su re­nun­cia y, a me­dia­dos del pre­sen­te mes, se­ña­ló: “[…] he pen­sa­do en có­mo re­ti­rar­nos de la OEA”. Aho­ra bien, si Bolivia de­nun­cia la Car­ta de la OEA, con­for­me a su art. 143, trans­cu­rri­dos dos años des­pués de la de­nun­cia, que­da­rá des­li­ga­da de la OEA. Por tan­to, Bolivia ya no ten­dría re­pre­sen­ta­ción en di­cha or­ga­ni­za­ción, lo cual im­pli­ca que exis­ti­ría un me­nor gra­do de in­te­gra­ción y el Go­bierno ten­dría una le­gi­ti­mi­dad dis­mi­nui­da an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. No obs­tan­te, se­gui­ría li­ga­da a la CDI ya que es­ta es una re­so­lu­ción de la Asam­blea Ge­ne­ral de la OEA del año 2001, y no se pue­de de­nun­ciar una re­so­lu­ción, sino so­lo los tra­ta­dos. De­nun­ciar la Car­ta de la OEA no im­pli­ca des­li­gar­se del sis­te­ma in­ter­ame­ri­cano de de­re­chos hu­ma­nos por­que es­te de­pen­de de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos (CADH), la cual otor­ga ju­ris­dic­ción a la CIDH y a la Cor­te IDH. Por tan­to, si Bolivia no de­nun­cia a la CADH, en­ton­ces si­gue vi­gen­te la com­pe­ten­cia de es­tos dos úl­ti­mos en­tes. Por el con­tra­rio, si Bolivia si­gue el ca­mino de Ve­ne­zue­la de de­nun­ciar la CADH, las vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos que pu­die­ran ocu­rrir no po­drán ser co­no­ci­das por la Cor­te IDH. Sin du­da que es­to im­pli­ca­ría un enor­me re­tro­ce­so en la pro­tec­ción de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos * Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.