Cam­biar to­do pa­ra que na­da cam­bie

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... - MÓ­NI­CA SAL­VA­TIE­RRA

Cam­biar to­do pa­ra que na­da cam­bie. La fra­se es de una no­ve­la ita­lia­na y se re­fie­re a la apa­ren­te trans­for­ma­ción de las reali­da­des pa­ra man­te­ner to­do tal co­mo es­ta­ba al prin­ci­pio. Es una con­duc­ta que se man­tie­ne en po­lí­ti­ca, que se pue­de vis­lum­brar en mu­chas ‘re­vo­lu­cio­nes’, que ge­ne­ra­ron mo­vi­mien­to, pe­ro que vol­vie­ron a lo es­ta­ble­ci­do.

Son po­cos los que se atre­ven a lo­grar ver­da­de­ras trans­for­ma­cio­nes, tan­to en lo in­di­vi­dual co­mo en lo co­lec­ti­vo. Es­ta se­ma­na he­mos pre­sen­cia­do elec­cio­nes en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. To­dos los can­di­da­tos pro­me­tie­ron cam­bios ra­di­ca­les. En los dis­cur­sos, a na­die le ha­cía el sa­co de la pre­ben­da ni de la co­rrup­ción. En la reali­dad, ca­si to­dos tu­vie­ron po­der en la ca­sa de es­tu­dios su­pe­rio­res, que ha si­do tes­ti­go de fies­tas dis­pen­dio­sas, de cons­truc­cio­nes du­do­sas y de otros ma­les. Mien­tras to­do eso es­ta­ba en el de­ba­te, sa­lió la lis­ta de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del con­ti­nen­te. Nin­gu­na era bo­li­via­na.

Si en el con­teo el es­ta­blish­ment bus­có im­po­ner­se, los es­tu­dian­tes desata­ron una ver­da­de­ra tor­men­ta que pro­vo­có cam­bios, des­de la pos­ter­ga­ción de la se­gun­da vuel­ta, has­ta el pe­di­do de anu­la­ción de las elec­cio­nes (sin de­fi­ni­ción has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción).

Hay una tor­men­ta en la ‘U’. So­lo que­da es­pe­rar que los cam­bios sean reales y de fon­do. Lo agra­de­ce­re­mos to­dos los que ve­mos con tris­te­za el pa­no­ra­ma ac­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.