Más in­ver­sión pú­bli­ca, ¿me­jor?

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Nun­ca en nues­tra his­to­ria de los úl­ti­mos 30 años la in­ver­sión pú­bli­ca fue tan al­ta. En los 20 años neo­li­be­ra­les, el pro­me­dio de la in­ver­sión pú­bli­ca re­ba­só so­lo ex­cep­cio­nal­men­te los 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Con Evo Mo­ra­les la ci­fra su­peró en 2015 los 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Has­ta ahí la cosa es de elo­gio. Sin em­bar­go, es­ta cer­te­za, re­pe­ti­da has­ta el har­taz­go por el pre­si­den­te Mo­ra­les, me­re­ce mi­rar­se con de­ta­lle. Y ese es el tra­ba­jo que ha rea­li­za­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Re­cuér­de­se que el FMI ya no es el enemi­go de los go­bier­nos pro­gre­sis­tas sino el eva­lua­dor que le­gi­ti­ma el ma­ne­jo eco­nó­mi­co. No es ex­tra­ño es­cu­char en bo­ca de los re­vo­lu­cio­na­rios que: “La economía es­tá me­jor que nun­ca, si has­ta el FMI lo di­ce”. He­cha es­ta acla­ra­ción y a sa­bien­das de que el re­por­te del FMI,

Amé­ri­ca La­ti­na, no pue­de ser fru­to de cons­pi­ra­ción al­gu­na, es útil re­vi­sar el acá­pi­te so­bre la ca­li­dad de la in­ver­sión pú­bli­ca en el con­ti­nen­te. Pa­ra esa ta­rea el FMI po­ne so­bre el ta­pe­te 15 in­di­ca­do­res pa­ra me­dir la bue­na o ma­la ges­tión pú­bli­ca. Bo­li­via tie­ne una ca­li­fi­ca­ción de re­pro­ba­ción en ocho in­di­ca­do­res, en seis la ca­li­fi­ca­ción es de ‘en cier­ta me­di­da’ (o re­gu­lar) y en so­lo un in­di­ca­dor la ca­li­fi­ca­ción es de ‘en ma­yor me­di­da’. ¿En qué in­di­ca­dor apro­ba­mos? En el de ‘dis­po­ni­bi­li­dad de fi­nan­cia­mien­to’. Va­le de­cir, en el úni­co in­di­ca­dor que te­ne­mos pun­tua­ción al­ta es pre­ci­sa­men­te en el in­di­ca­dor que de­be­mos es­tar tem­blan­do. Sa­be­mos ya no so­lo que nues­tra re­ser­vas hi­dro­car­bu­rí­fe­ras dis­mi­nu­yen sino que nues­tra mis­ma ca­pa­ci­dad cre­di­ti­cia ha des­me­jo­ra­do (la agen­cia Moody’s, una de las tres más gran­des com­pa­ñías es­pe­cia­li­za­das en el aná­li­sis de ries­gos fi­nan­cie­ros a ni­vel mun­dial, ba­jó de ‘es­ta­ble’ a ‘ne­ga­ti­va’ la pers­pec­ti­va de ca­li­fi­ca­ción de cré­di­to de Bo­li­via). Lo que si­túa al cré­di­to con Chi­na de más de $us 7.000 mi­llo­nes, pro­ba­ble­men­te, co­mo el fi­nan­cia­mien­to que ayu­dó a ob­te­ner esa ca­li­fi­ca­ción. De ahí es que na­ce la pre­gun­ta: ¿es po­si­ti­vo te­ner fi­nan­cia­mien­to pa­ra pre­ser­var una in­ver­sión pú­bli­ca tan al­ta, aún en­deu­dán­do­nos, si los otros 14 in­di­ca­do­res no son tan pro­mi­so­rios? Mi res­pues­ta es que no. Por eso es ne­ce­sa­rio re­vi­sar es­tos in­di­ca­do­res. Uno, es­tán aque­llos in­di­ca­do­res que tie­nen que ver con la pla­ni­fi­ca­ción, con los sec­to­res, con los ni­ve­les te­rri­to­ria­les in­fe­rio­res y con los ca­pi­ta­les pri­va­dos em­pre­sa­ria­les nacionales. El in­for­me les otor­ga la peor ca­li­fi­ca­ción, de­jan­do en cla­ro que no se coor­di­na con sa­lud y edu­ca­ción (se man­tie­ne la frag­men­ta­ción clá­si­ca don­de ca­da ni­vel te­rri­to­rial ha­ce al­gu­na cosa y los sec­to­res mis­mos ha­cen otras), tam­po­co se lo ha­ce con los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos (es in­co­rrec­to creer que la apli­ca­ción del Evo Cum­ple im­pli­ca coor­di­nar. Na­da más le­jano de la reali­dad), ni con los pro­pios em­pre­sa­rios lo­ca­les (en bue­na cuen­ta se pre­fie­re el ca­pi­tal trans­na­cio­nal, y en lo to­can­te al ca­pi­tal em­pre­sa­rial lo­cal, es­te se li­mi­ta a con­tri­buir con el fis­co). Dos, es­tá el in­di­ca­dor de ‘re­glas fis­ca­les’: por un la­do se pre­ser­va el mar­co nor­ma­ti­vo del pe­rio­do neo­li­be­ral y, por otro la­do, se le van per­fo­ran­do al­gu­nos de­cre­tos ‘pre­si­den­cia­lis­tas’ pa­ra fa­ci­li­tar los gas­tos del pre­si­den­te. Es­tas úl­ti­mas nor­mas no han si­do con­cer­ta­das, no obe­de­cen a un plan ni pre­ten­den me­jo­rar el pa­que­te nor­ma­ti­vo pre­vio. No, so­lo in­ten­tan fa­ci­li­tar, con to­do lo im­pro­vi­sa­do y alea­to­rio que ello su­po­ne, el lu­ci­mien­to de don Evo. Tres, te­ne­mos al in­di­ca­dor de ‘re­gu­la­ción de em­pre­sas de in­fra­es­truc­tu­ra.’ No es que no ha­ya es­ta­do ac­tual de la edu­ca­ción su­pe­rior en Bo­li­via. ¿Có­mo es­ta­mos en ca­li­dad aca­dé­mi­ca? ¿Se da prio­ri­dad a cons­truir la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to? Sin du­da no. La no­ción de la ‘so­cie­dad del co­no­ci­mien­to’ se uti­li­za so­bre to­do cuan­do se tra­tan as­pec­tos tec­no­ló­gi­cos y sus efec­tos so­bre el cre­ci­mien­to y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Se­gún la ca­li­fi­ca­do­ra QS Uni­ver­sity Ran­kings La­tin Amé­ri­ca 2016, en pri­mer lu­gar en ca­li­dad aca­dé­mi­ca fi­gu­ra la Uni­ver­si­dad de Sao Pau­lo. En se­gun­do lu­gar, la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Cam­pi­ñas, tam­bién bra­si­le­ña. En ter­cer lu­gar, es­tá la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le. Sin em­bar­go, la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San An­drés (UM­SA) es la úni­ca re­pre­sen­tan­te de Bou­na lis­ta de em­pre­sas cons­truc­to­ras de­bi­da­men­te re­gis­tra­da. Sí exis­te; sin em­bar­go, el pre­do­mi­nio de las in­vi­ta­cio­nes di­rec­tas so­bre las li­ci­ta­cio­nes ha­ce de es­ta lis­ta un do­cu­men­to ca­da vez me­nos útil. Cua­tro, te­ne­mos cua­tro in­di­ca­do­res re­fe­ri­dos al pre­su­pues­to: la ‘pre­su­pues­ta­ción plu­ri­anual,’ la ‘ex­haus­ti­vi­dad pre­su­pues­ta­ria,’ la ‘in­te­gri­dad pre­su­pues­ta­ria’ y la ‘trans­pa­ren­cia en la eje­cu­ción.’ La ca­li­fi­ca­ción, en es­tos in­di­ca­do­res, es de re­gu­lar en los tres pri­me­ros ca­sos y de ma­la en el úl­ti­mo. ¿Por qué? Pues no te­ne­mos un pre­su­pues­to plu­ri­anual (pri­ma el co­yun­tu­ra­lis­mo anual), no exis­te trans­pa­ren­cia en su eje­cu­ción (hay que es­pe­rar los in­for­mes anua­les pre­si­den­cia­les pa­ra co­no­cer cuán­to y có­mo se usó. No se tie­ne in­for­mes al día) y es­ta –la eje­cu­ciónno lle­ga a ser ple­na (el 2015, por ejem­plo, fue de 64%). Cin­co, exis­ten tres in­di­ca­do­res so­bre la ca­li­dad de los pro­ye­cli­via, en un pues­to vi­si­ble del 108, en el ran­king de las me­jo­res uni­ver­si­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas. No obs­tan­te, al­gu­nas uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les de Bo­li­via, no fi­gu­ran en nin­gún pues­to de la ca­li­fi­ca­ción res­pec­ti­va. La ca­li­fi­ca­ción aca­dé­mi­ca se mi­de por la cua­li­fi­ca­ción y cuan­ti­fi­ca­ción que ha­cen las uni­ver­si­da­des en in­ves­ti­ga­ción. Sin em­bar­go, no se to­ma con­cien­cia de la reali­dad. Por con­si­guien­te, sur­gen al­gu­nas preguntas de re­fle­xión, ¿No nos da­mos cuen­ta de que es­ta­mos mal en ca­li­dad aca­dé­mi­ca? ¿Aca­so el ce­men­to es tan im­pres­cin­di­ble? To­do es­to de­be lla­mar­nos a la re­fle­xión por el bien y el fu­tu­ro de los ciu­da­da­nos. Y no así en­tran­do en la ce­gue­ra del co­no­ci­mien­to y que la mis­ma no nos per­mi­te avan­zar Seis, te­ne­mos un in­di­ca­dor de ‘pro­tec­ción de la in­ver­sión’ en el que la ca­li­fi­ca­ción es de re­gu­lar. El pa­no­ra­ma no es el me­jor en es­te ca­so. Des­de la Cons­ti­tu­ción las tra­bas son gran­des. Me­jo­ró la si­tua­ción con la pro­mul­ga­ción de las le­yes de Inversiones y Ar­bi­tra­je, pe­ro ya se vie­ne ob­ser­van­do, al me­nos en el ca­so de los hi­dro­car­bu­ros, que ni las le­yes de in­cen­ti­vo a la in­ver­sión re­sul­tan con­vin­cen­tes. Fi­nal­men­te, res­pec­to al úl­ti­mo in­di­ca­dor: la ‘su­per­vi­sión de ac­ti­vos pú­bli­cos’ la ca­li­fi­ca­ción es de ma­la. Po­si­ble­men­te la cul­tu­ra pa­tri­mo­nial do­mi­nan­te, ca­paz de apro­piar­se los bie­nes pú­bli­cos ha­ga di­fí­cil la con­se­cu­ción efi­caz de es­te in­di­ca­dor. En de­fi­ni­ti­va, no es me­jor no­ti­cia, ne­ce­sa­ria­men­te, el que ha­ya más in­ver­sión pú­bli­ca de la que tan­to se jac­ta el Go­bierno, si no se acom­pa­ña es­te au­men­to de pla­ta con otros ele­men­tos no me­nos im­por­tan­tes, co­mo se ha vis­to. Al fi­nal, ca­be pen­sar que se ha lo­gra­do te­ner más in­ver­sión pú­bli­ca so­lo por­que ha­bía di­ne­ro pe­ro no por­que se ha­yan he­cho los mé­ri­tos su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ser por­ta­do­res de es­ta bue­na no­ti­cia: “el Es­ta­do in­vier­te más” * Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio en la cons­truc­ción de la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to del si­glo XXI. La era del co­no­ci­mien­to nos es­pe­ra y nos lla­ma a la re­fle­xión. Es cier­to, es­ta­mos avan­zan­do. Sin em­bar­go, los es­fuer­zos no son su­fi­cien­tes. Ne­ce­si­ta­mos in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción pa­ra así avan­zar en el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Por con­si­guien­te, -la idea cen­tral con­sis­te, en no creer­nos los me­jo­res del mun­do, al con­tra­rio, to­me­mos con­cien­cia de nues­tras fa­len­cias, pa­ra así po­der avan­zar-. Te­ne­mos los re­cur­sos, los me­dios y, so­bre to­do, la mo­ti­va­ción pa­ra avan­zar. Ne­ce­si­ta­mos un cam­bio es­truc­tu­ral, ne­ce­si­ta­mos re­no­va­ción to­tal * Especialista en Fi­nan­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.