S. RONCAGLIOLO, HU­GO SI­LES Y CAR­LOS GUZ­MÁN

El Deber - Séptimo Día - - Portada -

Me he des­car­ga­do Po­ké­mon Go pa­ra sa­ber dón­de es­tán Fla­me Hor­se y Le­viat­han. Pe­ro, de mo­men­to, son ellos los que sa­ben dón­de es­toy yo. Pa­ra ju­gar, he te­ni­do que re­gis­trar mi fe­cha de na­ci­mien­to y con­ce- der­les a los Po­ké­mon ac­ce­so a mi di­rec­ción de email, o sea, a to­da mi vi­da. Por su­pues­to, pa­ra com­prar las pe­lo­ti­tas y arro­jár­se­las, les he pa­sa­do los da­tos de mi tar­je­ta de cré­di­to. Co­mo si fue­ra po­co, el jue­go co­no­ce mi po­si­ción geo­grá­fi­ca exac­ta en ca­da se­gun­do. En al­gún lu­gar de­bo de ha­ber fir­ma­do una acep­ta­ción de con­di­cio­nes de pri­va­ci­dad que ex­pli­can có­mo se usa­rá to­da esa in­for­ma­ción (¿Me man­da­rán pu­bli­ci­dad? ¿Se la ven­de­rán a co­mer­cios que bus­can gen­te co­mo yo? ¿Se la pa­sa­rán a la CIA?). Es­ta­ba tan an­sio­so por ju­gar, que no me las he leí­do. El di­rec­tor de ci­ne Oli­ver Sto­ne lla­mó a Po­ké­mon Go "la úl­ti­ma ar­ma del ca­pi­ta­lis­mo de vi­gi­lan­cia". Lo di­jo mien­tras pre­sen­ta­ba su pe­lí­cu­la so­bre Ed­ward Snow­den. ¿Se acuer­dan? Ese hom­bre re­ve­ló que el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano nos espía a to­dos... So­lo pa­ra des­cu­brir a con­ti­nua- ción que a na­die le im­por­ta. Ano­che me des­per­ta­ron de ma­dru­ga­da unos rui­dos ex­tra­ños. Pro­ve­nían de mi es­tu­dio. Al acer­car­me, des­cu­brí a Evil Face re­vol­vien­do en­tre mis ca­jo­nes. Pen­sé en lla­mar a la Po­li­cía, pe­ro Me­tal­gon me ha­bía ro­ba­do el te­lé­fono y re­vi­sa­ba su con­te­ni­do. Qui­se pe­dir ayu­da a mi es­po­sa, pe­ro la en­con­tré en la co­ci­na ma­greán­do­se con Ma­no­war. Al fi­nal, me vol­ví a la ca­ma. To­tal, los Po­ké­mon no pue­den ser ma­los. Al fin y al ca­bo, es so­lo un jue­go, ¿ver­dad?

SAN­TIA­GO RONCAGLIOLO * Pu­bli­ca­do en El País, de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.