Ti­ne­lli y Ma­cri, dos po­de­res en­fren­ta­dos por mu­cho más que el hu­mor

A Mar­ce­lo Ti­ne­lli lo lla­man el zar de la te­le­vi­sión. Con­si­guió con­cen­trar la aten­ción de los ar­gen­ti­nos y de su pre­si­den­te. Fue una gue­rra que na­ció en un es­tu­dio de TV, se po­ten­ció en las re­des so­cia­les y que aca­bó con un abra­zo y una foto, has­ta la próx

El Deber - Séptimo Día - - Informe Internacional - MÓ­NI­CA SALVATIERRA

El hu­mor en­fren­tó dos po­de­res. El del nú­me­ro uno de Ar­gen­ti­na y el del nú­me­ro uno del rating de la te­le­vi­sión. Mauricio Ma­cri y Mar­ce­lo Ti­ne­lli tu­vie­ron un plei­to y, si bien co­men­zó en la pan­ta­lla chi­ca, en el pro­gra­ma Sho­wmatch, que va des­pués de las 10:00 de la no­che y que se trans­mi­te en va­rios paí­ses (in­clui­do el nues­tro), tu­vo un nue­vo cam­po de ba­ta­lla: las re­des so­cia­les, que am­pli­fi­ca­ron las fuer­zas de am­bos. Lo cier­to es que los ar­gen­ti­nos de­ja­ron de po­ner en pri­mer lu­gar la eco­no­mía o las es­can­da­lo­sas no­ti­cias de co­rrup­ción de la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez, y se su­mer­gie­ron en un ida y vuel­ta vía Twit­ter que ini­cial­men­te mos­tra­ba un en­fren­ta­mien­to du­ro y que ter­mi­nó con son­ri­sas, abra­zos y un cu­rio­so vi­deo de am­bos per­so­na­jes.

El hu­mor po­lí­ti­co, prac­ti­ca­do has­ta el can­san­cio en Sho­wmatch des­de ha­ce más de 20 años, fue el de­to­nan­te de otro round en­tre Ti­ne­lli y Ma­cri. En reali­dad, en el seg­men­to lla­ma­do El gran cu­ña­do (sa­ti­ri­zan­do al reality El gran her­mano) to­dos los pre­si­den­tes han te­ni­do quien los re­pre­sen­te y se mo­fe de ellos. La di­fe­ren­cia es que los pe­ro­nis­tas tu­vie­ron un me­jor tra­ta­mien­to que los que no eran de esa co­rrien­te po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, Fer­nan­do de la Rúa, que tu­vo que re­nun­ciar an­tes de cum­plir su man­da­to, afir­ma que Ti­ne­lli tu­vo mu­cho que ver con la bron­ca so­cial en su con­tra.

Mar­ce­lo Ti­ne­lli le ha­bla a la gen­te en un ho­ra­rio muy es­pe­cial, ca­si su­bli­mi­nal, sos­tie­ne el se­cre­ta­rio de redacción del pe­rió­di­co La Na­ción, Pa­blo Sir­vén. Lo que pa­sa con es­te pre­sen­ta­dor es que tie­ne los ma­yo­res ra­tings de au­dien­cia en la te­le­vi­sión de Ar­gen­ti­na. “To­do lo que to­ca, lo vuel­ve pla­ta”, di­ce Er­nes­to Fe­rran­te en San­ta Cruz, al ex­pli­car que el fe­nó­meno Ti­ne­lli tie­ne mu­cha fuer­za. Su in­fluen­cia es im­pre­sio­nan­te: ya se ha reuni­do con ca­si to­dos los pre­si­den­tes des­de Saúl Me­nem, pa­san­do por De la Rúa y aho­ra Ma­cri. Los que no es­tu­vie­ron fí­si­ca­men­te en su pro­gra­ma lle­ga­ron a es­tar por te­lé­fono, co­mo ocu­rrió con Nés­tor Kirch­ner. Du­ran­te las cam­pa­ñas pro­se­li­tis­tas, to­dos quie­ren es­tar en Sho­wmatch. Se tra­ta de una au­dien­cia de mi­llo­nes que pre­fie­re al pre­sen­ta­dor es­tre­lla fren­te a cual­quier otro me­nú de la pan­ta­lla chi­ca. Y, por su­pues­to, lo que pa­sa en ese es­tu­dio de te­le­vi­sión tie­ne re­per­cu­sio­nes in­me­dia­tas.

El pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma In­tru­sos, Jor­ge Rial, fue muy crí­ti­co y sen­ten­ció que “to­dos los po­lí­ti­cos se ba­jan los lien­zos fren­te a Ti­ne­lli. En reali­dad quien go­bier­na Ar­gen­ti­na es Ti­ne­lli”. La con­clu- sión la sa­có des­pués de la reunión de ‘re­con­ci­lia­ción’ que sos­tu­vie­ron el pre­si­den­te y el pre­sen­ta­dor en la re­si­den­cia del go­ber­nan­te. Mauricio Ma­cri re­ci­bió per­so­nal­men­te a un muy ele­gan­te rey de la te­le­vi­sión. No so­lo eso, tui­teó la lle­ga­da, mos­tró fo­tos del abra­zo y fi­nal­men­te hi­zo un vi­deo en el que uti­li­zó un pro­gra­ma de la red so­cial Snap­chat pa­ra in­ter­cam­biar ca­ras; o sea Ti­ne­lli te­nía el ros­tro de Ma­cri y vi­ce­ver­sa. Po­dría pa­re­cer al­go inocen­te, pe­ro esa ima­gen lle­va­ba una car­ga sim­bó­li­ca que em­po­de­ró al pre­sen­ta­dor y de­jó en paz al pre­si­den­te fren­te a las ba­ses ar­gen­ti­nas. Al me­nos en apa­rien­cia.

En­tre­te­lo­nes

Sin em­bar­go, en la te­le­vi­sión y en la po­lí­ti­ca, hay en­tre­te­lo­nes

Pe­rio­dis­tas ar­gen­ti- nos cues­tio­na­ron el show del pre­si­den­te y del pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión Ti­ne­lli mos­tró su fuer­za y Ma­cri con­ce­dió una foto en la que pu­so al pre­sen­ta­dor en su mis­mo ni­vel En la po­lí­ti­ca y en la te­le­vi­sión hay en­tre­te­lo­nes que ex­pli­can los aca­lo­ra­dos dis­cur­sos pú­bli­cos La te­le­vi­sión fue po­ten­cia­da por las re­des so­cia­les, que fue­ron es­ce­na­rio del cru­ce ver­bal de los per­so­na­jes

LA CUM­BRE DE PO­DE­RO­SOS EL PRE­SI­DEN­TE RE­CI­BIÓ AL PRE­SEN­TA­DOR EN SU CA­SA La reunión du­ró más de una ho­ra y fue re­ser­va­da, sin mi­nis­tros. Se mos­tra­ron co­mo gran­des ami­gos FO­TOS: IN­TER­NET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.