Del po­der a la cár­cel Ne­me­sia

Acha­co­llo so­na­ba co­mo fu­tu­ra can­di­da­ta a la Vi­ce­pre­si­den­cia. Fue el ne­xo en­tre los agroem­pre­sa­rios y Evo Mo­ra­les, pe­ro su fal­ta de con­trol so­bre el Fon­do In­dí­ge­na le cor­tó las alas y la lle­vó has­ta Mi­ra­flo­res. Po­lí­ti­ca, mi­li­tan­cia y per­se­ve­ren­cia la ca­rac

El Deber - Séptimo Día - - Portada - PA­BLO OR­TIZ

No ma­ne­jó ni un cen­ta­vo del Fon­do In­dí­ge­na en sus cuen­tas, pe­ro au­to­ri­zó los pro­yec­tos y des­em­bol­só re­cur­sos que se cree que fue­ron uti­li­za­dos de ma­ne­ra po­lí­ti­ca. Fue una bue­na mi­nis­tra, apre­cia­da por agroin­dus­tria­les, cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas. Sur­gió des­de las ba­ses. Fue cos­tu­re­ra, agri­cul­to­ra y di­ri­gen­te cam­pe­si­na

E l 22 de enero de 2010, Ne­me­sia Acha­co­llo aten­dió su ce­lu­lar y es­cu­chó la voz de Evo Mo­ra­les que le or­de­na­ba via­jar a La Paz y pre­sen­tar­se en Pa­la­cio a las sie­te de la mañana del día si­guien­te pa­ra ju­rar co­mo mi­nis­tra. Obe­de­ció sin si­quie­ra pre­gun­tar qué car­te­ra ocu­pa­ría. El 23 de enero se for­mó en el hall de Pa­la­cio Que­ma­do jun­to a otras 20 per­so­nas. Le­van­tó el pu­ño iz­quier­do y con ges­to so­lem­ne ju­ró por los már­ti­res de la re­vo­lu­ción que cum­pli­ría sus fun­cio­nes de mi­nis­tra de Desa­rro­llo Ru­ral y Tie­rras. Acha­co­llo era or­gá­ni­ca, una mi­li­tan­te dis­ci­pli­na­da, una sol­da­do de po­lle­ras que obe­de­cía las ór­de­nes, pe­ro hoy no son los már­ti­res de la re­vo­lu­ción ni la pa­tria las que han ve­ni­do a pe­dir­le cuen­tas de lo que hi­zo. Hoy la Fis­ca­lía la tie­ne pre­sa en el pe­nal de Mi­ra­flo­res y la acu­sa de in­cum­pli­mien­to de de­be­res, de no ha­ber pa­ra­do la san­gría de mi­llo­nes de bo­li­via­nos des­via­dos del Fon­do In­dí­ge­na. La mu­jer que as­cen­dió de cos­tu­re­ra a mi­nis­tra, aho­ra duer­me en una cel­da es­tre­cha, fría e in­có­mo­da.

La ni­ña ya­pa­ca­ni­sen­se

El 18 de ju­lio de 1967, Ma­nuel Acha­co­llo y Pau­li­na To­la tu­vie­ron a su sex­ta hi­ja, la se­gun­da que so­bre­vi­vi­ría al par­to y a la pri­me­ra in­fan­cia. Le pu­sie­ron Ne­me­sia, co­mo las flo­res pe­que­ñas que cre­cen en el cam­po. Vi­vían en el ki­ló­me­tro 23 de la Fa­ja Norte de Ya­pa­ca­ní, don­de no ha­bía mé­di­co, ni hos­pi­tal ni pos­tas, so­lo par­te­ras. De ese tiem­po, Ne­me­sia re­cuer­da el pahui­chi jun­to al río, los ár­bo­les fru­ta­les y a su ma­dre to­do el tiem­po en­fer­ma. Cree que fue por eso que su pa­dre co­men­zó a mu­dar­los de un lu­gar a otro, a es­ca­par­le a la po­bre­za. Pri­me­ro fue a Mi­ne­ro, don­de ha­bía tra­ba­jo en la za­fra. Des­pués fue a Ñu­flo de Chá­vez, por el la­do de Con­cep­ción, don­de com­pró una par­ce­li­ta. Des­pués fue a Ber­lín, un nú­cleo de San Ju­lián, don­de te­nían 500 hec­tá­reas pa­ra to­da la fa­mi­lia al bor­de del Río Gran­de.

Allí Ne­me­sia fue a la es­cue­la lo ne­ce­sa­rio pa­ra apren­der a leer y es­cri­bir. Lo de­jó en cuar­to bá­si­co, pe­ro sa­bía lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ayu­dar a su pa­dre a ha­cer las ac­tas del sin­di­ca­to de la zo­na. Des­pués apren­dió cor­te y con­fec­ción y su pa­dre le com­pró te­la su­fi­cien­te co­mo pa­ra que so­lo se de­di­ca­ra a eso mien­tras acom­pa­ña­ba a su ma­dre en su ca­sa. A los 21, Ne­me­sia se jun­tó con Adal­ber­to Men­do­za, un cho­fer con el que tie­ne cua­tro hi­jos y de­jó de acom­pa­ñar a su pa­dre a las reunio­nes pa­ra de­di­car­se a cui­dar la ca­sa, los ni­ños y a su má­qui­na de co­ser. Esa iba a ser su vi­da, pe­ro al­go pa­só.

“El río se des­bor­dó, se lle­vó el alam­bre, el pozo de agua, los cul­ti­vos: to­do. Así que mi pa­pá jun­tó $us 3.000 y com­pró dos par­ce­las en Cho­ré”, con­tó sen­ta­da en la galería de su ca­sa en di­ciem­bre.

En el pue­blo de San Luis na­die la co­no­cía co­mo cos­tu­re­ra, así que Ne­me­sia co­men­zó a ga­nar­se la vi­da ven­dien­do re­fres­cos y em­pa­na­das en las reunio­nes del sin­di­ca­to. Co­mo es­ta­ba allí, la eli­gie­ron pre­si­den­ta del Co­mi­té de Agua. Co­mo San Luis tu­vo agua, la pos­tu­la­ron pa­ra con­ce­ja­la su­plen­te de San­ta Ro­sa. Co­mo in­vi­tó a Evo Mo­ra­les a dar una char­la en San Luis, se hi­zo ma­sis­ta cuan­do na­die que­ría ser ma­sis­ta en San­ta Cruz.

“Te­nía­mos una ofi­ci­ni­ta de cua­tro por cua­tro cer­ca de la ex­ter­mi­nal. Co­mo a mí me gus­ta ma­dru­gar, con­vo­ca­ba reunio­nes a las sie­te de la mañana. No sé có­mo le ha­cía, pe­ro des­de su co­mu­ni­dad se ve­nía y es­ta­ba allí a las sie­te. Era dis­ci­pli­na­da y sa­cri­fi­ca­da. Me due­le ver­la así. A ve­ces pien­so que por des­co­no­ci­mien­to de ges­tión le ha­yan to­ma­do el pe­lo”, re­fle­xio­na ‘Cha­to’ Peredo, tam­bién fun­da­dor del MAS.

En 2005, cuan­do el MAS, los in­dí­ge­nas y los cam­pe­si­nos to­ma­ron el po­der, Ne­me­sia Acha­co­llo ya ha­bía es­ca­la­do has­ta la se­cre­ta­ría eje­cu­ti­va de la Con­fe­de­ra­ción de Mu­je­res Cam­pe­si­nas Bar­to­li­na Si­sa. Eso fue su­fi­cien­te pa­ra que Mo­ra­les le ase­gu­ra­ra una ban­ca en Dipu­tados.

Las po­lle­ras y los ‘oli­gar­cas’

Ha­cía un año que Evo Mo­ra­les que­ría un mi­nis­tro cru­ce­ño pa­ra la car­te­ra de Desa­rro­llo Ru­ral y Tie­rras, pe­ro era una pa­pa ca­lien­te. Se lo ha­bía ofre­ci­do a otra mu­jer, pe­ro lo re­cha­zó por­que no te­nía es­truc­tu­ra pa­ra ad­mi­nis­trar Bs 60 mi­llo­nes y te­mía ter­mi­nar pre­sa. Tam­po­co era un tra­ba­jo fá­cil: de­bía man­te­ner con­ten­to a los cam­pe­si­nos siem­pre se­dien­tos de tie­rras, tí­tu­los agra­rios y pro­yec­tos asis­ten­cia­lis­tas y a los em­pre­sa- rios, de­rro­ta­dos tres años an­tes, obli­ga­dos a pe­dir cu­pos pa­ra exportar y que­ján­do­se de con­ti­nuas in­va­sio­nes de tierra.

Te­nían po­ca fe de que una mu­jer de po­lle­ras pu­die­ra en­ten­der y do­mi­nar a dos sec­to­res. “No co­no­cían a Ne­me­sia”, di­ce un hom­bre que tra­ba­jó con ella y aho­ra no quie­re ver su nom­bre en los me­dios. Mien­tras mez­cla el ca­fé, ex­pli­ca que la ges­tión co­mo dipu­tada de Acha­co­llo pa­só des­aper­ci­bi­da en la ciu­dad, pe­ro no en el cam­po. “Iba a to­dos los am­plia­dos na­cio­na­les, de­par­ta­men­ta­les y lo­ca­les que la in­vi­ta­ban. Cuan­do fue mi­nis­tra sa­bía con quién ne­go­cia­ba”.

A los que no co­no­cía era a los em­pre­sa­rios pri­va­dos de San­ta Cruz, pe­ro Fer­nan­do Vincenti, la ca­be­za de tur­co del ga­so­li­na­zo, sí los co­no­cía y le pro­pu­so ten­der puen­tes. En las pri­me­ras reunio­nes, se dio cuen­ta de que los su­pues­tos oli­gar­cas eran pro­duc­to­res co­mo los cam­pe­si­nos de su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.