La ‘po­lí­ti­ca de cho­que’ de David Cho­quehuan­ca

Di­plo­ma­cia de con­fron­ta­ción. El Go­bierno es­tá re­suel­to a ha­cer res­pe­tar los de­re­chos de Bo­li­via por las bue­nas o por las ma­las. ¿Quién se be­ne­fi­cia con es­ta po­lí­ti­ca? Ana­lis­tas y ex­can­ci­lle­res aler­tan por­que, al fi­nal del pro­ce­so, Bo­li­via ten­drá que dial

El Deber - Séptimo Día - - Informe Internacional - CAR­LOS MO­RA­LES PE­ÑA

Por mo­men­tos pa­re­cie­ra que la san­gre ame­na­za con lle­gar al río. No al río Lau­ca ni a los ‘ma­nan­tia­les’ del Si­la­la en la fron­te­ra que com­par­ten Bo­li­via y Chi­le, sino a las tur­bu­len­tas re­la­cio­nes en­tre los go­bier­nos de los ‘so­cia­lis­tas’ Evo Mo­ra­les y Mi­che­lle Ba­che­let. De fon­do: la de­man­da ma­rí­ti­ma bo­li­via­na por un ac­ce­so so­be­rano al océano Pa­cí­fi­co. Dos jui­cios in­ter­na­cio­na­les es­tán en mar­cha en la Cor­te In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya. Uno pre­sen­ta­do el 24 de abril de 2013 por La Paz pa­ra obli­gar a Chi­le a ne­go­ciar una sa­li­da so­be­ra­na pa­ra Bo­li­via; y, el otro, ele­va­do por San­tia­go con­tra Bo­li­via pa­ra que el Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal de­fi­na si el Si­la­la es o no un río de cau­ce in­ter­na­cio­nal.

“Si bien pue­de ser be­ne­fi­cio­so po­lí­ti­ca­men­te ha­cia aden­tro y coad­yu­var al po­si­cio­na­mien­to de David Cho­quehuan­ca co­mo pre­sun­to can­di­da­to en re­em­pla­zo elec­to­ral del ac­tual pre­si­den­te, en el ex­te­rior es po­ten­cial­men­te con­tra­pro­du­cen­te y le res­ta cre­di­bi­li­dad a la po­si­ción bo­li­via­na”, di­ce Jo­sé Rafael Vi­lar.

Lo an­te­rior es con­di­men­ta­do por la de­ci­sión del canciller David Cho­quehuan­ca de en­ca­be­zar una co­mi­sión na­cio­nal pa­ra ins­pec­cio­nar los puer­tos de Ari­ca y An­to­fa­gas­ta pa­ra de­nun­ciar el pre­sun­to in­cum­pli­mien­to del Tra­ta­do de Paz de 1904. Es­to fue con­si­de­ra­do en La Paz co­mo un hi­to en es­ta po­lí­ti­ca “más allá de los tri­bu­na­les”. To­do, en el con­tex­to de una reali­dad po­lí­ti­ca com­ple­ja en am­bos paí­ses. Es­pe­cial­men­te pa­ra el Go­bierno de Evo Mo­ra­les, cu­ya po­pu­la­ri­dad se ha pues­to en ries­go des­pués de es­cán­da­los que es­ta­lla­ron a co­mien­zos de es­te año y que gol­pea­ron en los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro, que le ce­rró la puer­ta -por aho­ra- a otra re­elec­ción en 2019. El te­ma ma­rí­ti­mo tie­ne efec­to in­me­dia­to, en­cien­de fer­vo­res na­cio­na­lis­tas y los son­deos se mo­di­fi­can al com­pás de las afren­tas, y la re­tó­ri­ca be­li­cis­ta ya en­tró en es­ce­na.

“Cuan­do un bo­li­viano ve el Lau­ca le hier­ve la san­gre. Y uno di­ce: es­toy dis­pues­to a de­rra­mar san­gre, a pe­lear pa­ra re­cu­pe­rar lo que es nues­tro, pa­ra re­cla­mar nues­tro de­re­cho”, di­jo Cho­quehuan­ca al dia­rio Pá­gi­na Sie­te. El vi­ce­pre­si­den­te Álvaro García Li­ne­ra tam­po­co se con­tu­vo y aren­gó an­te efec­ti­vos mi­li­ta­res que las FF.AA. de Bo­li­via es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra de­fen­der su in­te­gri­dad te­rri­to­rial y acu­só al Go­bierno chi­leno de con­ver­tir a Chi­le en un “Es­ta­do pi­ra­ta”, que “uti­li­za la di­plo­ma­cia del ma­to­na­je de los si­glos XVII, XVIII y XIX”. Con la san­gre “Hay una cons­tan­te en el ac­cio­nar ex­terno del Go­bierno de Evo Mo­ra­les en los úl­ti­mos 10 años: su po­lí­ti­ca ex­te­rior es­tá des­ti­na­da más a con­se­guir ré­di­tos in­ter­nos que a ob­te­ner pro­pó­si­tos que coad­yu­ven los al­tos in­tere­ses del país más allá de nues­tras fron­te­ras”, di­ce Fer­nan­do Sa­la­zar Pa­re­des, ex­mi­nis­tro de Es­ta­do y ex re­pre­sen­tan­te de Bo­li­via an­te la OEA a prin­ci­pio de los 80. De he­cho, le co­rres­pon­dió ne­go­ciar la re­so­lu­ción de ese or­ga­nis­mo en 1983, una de las pruebas usa­das por Bo­li­via pa­ra de­man­dar a Chi­le en La Ha­ya.

Se­gún el ex­mi­nis­tro, las de­cla­ra­cio­nes de per­so­ne­ros del Go­bierno bo­li­viano son más pa­ra con­su­mo in­terno, pues hay una ne­ce­si­dad apre­mian­te de con­ven­cer a las gran­des ma­yo­rías del pa­trio­tis­mo del que es­tán im­bui­dos sus ac­tua­les di­ri­gen­tes: “En lo ex­terno, a más de au­men­tar el dis­tan­cia­mien­to con un país con el que su­pues­ta­men­te que­re­mos dia­lo­gar, no tie­ne nin­gu­na sig­ni­fi­ca­ción real ni tras­cen­den­cia en tér­mi­nos de con­se­guir al­go que nos re­por­te un be­ne­fi­cio a nues­tros in­tere­ses”.

Las crí­ti­cas tam­bién son com-

par­ti­das por otro ex re­pre­sen­tan­te bo­li­viano an­te la OEA. Se tra­ta de Mar­ce­lo Os­tria-Tri­go, ex­vi­ce­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia de Hu­go Ban­zer. De he­cho, es­tu­vo en la co­mi­ti­va bo­li­via­na en el Acuer­do de Cha­ra­ña ce­le­bra­do en­tre los go­bier­nos de Ban­zer y Pi­no­chet.

“Es un len­gua­je las­ti­me­ro, ale­ja­do del que es usual en­tre dig­na­ta­rios de Es­ta­do. Tie­ne, ade­más, una ele­va­da do­sis de con­fron­ta­ción. Es­tas au­to­ri­da­des su­gie­ren la po­si­bi­li­dad de un con­flic­to ar­ma­do bo­li­viano-chi­leno con víc­ti­mas, se­gu­ra­men­te con­ven­ci­dos de que, por lo me­nos en es­ta eta­pa de la his­to­ria de Amé­ri­ca, no se va a pro­du­cir una gue­rra”, di­ce Os­tria-Tri­go, quien agre­ga: “Es par­te de una po­se que no con­ven­ce a na­die. Hay otras for­mas -ci­vi­li­za­das, por cier­to- de re­cla­mar de­re­chos de un país a otro; son for­mas res­pe­tuo­sas, cla­ras en la de­man­da y con ob­je­ti­vos pre­ci­sos apo­ya­dos en afir­ma­cio­nes creí­bles. Es­to es­tá con­sa­gra­do en el tra­to di­plo­má­ti­co cuan­do se ne­go­cia, re­cla­ma o de­nun­cia. Los gol­pes de efec­to, si no son en es­te con­tex­to, re­sul­tan con­tra­rios a lo que se pre­ten­de con­se­guir”.

El po­lí­ti­co sos­tie­ne que la de­man­da pre­sen­ta­da por el país an­te La Ha­ya apun­ta a es­ta­ble­cer la obli­ga­to­rie­dad de Chi­le a ne­go­ciar una sa­li­da al mar con Bo­li­via. An­te un even­tual fa­llo po­si­ti­vo pa­ra su país, las de­cla­ra­cio­nes con­fron­ta­cio­na­les no con­tri­bu­yen a crear un cli­ma pro­cli­ve a la ne­go­cia­ción.

Los ana­lis­tas po­lí­ti­cos de La Paz tam­po­co ven con bue­nos ojos la arre­me­ti­da del Pa­la­cio Que­ma­do. Jo­sé Rafael Vi­lar, ex­per­to en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y pro­ce­sos glo­ba­les apun­ta, in­clu­so, a que la es­tra­te­gia es­té en­fo­ca­da en una even­tual can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Cho­quehuan­ca. “En lo ex­te­rior -más en un con­tex­to re­gio­nal ca­da vez me­nos pro­cli­ve a la po­lí­ti­ca del país- po­ten­cial­men­te es con­tra­pro­du­cen­te y le res­ta cre­di­bi­li­dad a la po­si­ción bo­li­via­na”, ex­pli­ca.

Quien po­ne otro fo­co es Iván Fi­not, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal, ex ase­sor de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Ce­pal) y miem­bro de las Maes­trías pa­ra el Desa­rro­llo de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Bo­li­via­na (UCB), quien sos­tie­ne que el len­gua­je be­li­cis­ta es acep­ta­do por­que, de al­gu­na for­ma u otra, in­ter­pre­ta el sen­tir de la ma­yo­ría de los bo­li­via­nos. Apun­ta, eso sí, a que el pro­ble­ma es­tu­vo en la co­mi­ti­va que en­ca­be­zó David Cho­quehuan­ca a los puer­tos del norte de Chi­le.

“Las pa­la­bras del canciller no me pa­re­cen con­fron­ta­cio­na­les, sino que na­cen de un sen­ti­mien­to que com­par­ti­mos los bo­li­via­nos”, ar­gu­men­ta. “En cam­bio, la vi­si­ta no con­cer­ta­da de una de­le­ga­ción de al­tí­si­mo ni­vel oca­sio­na­da por­que nues­tros cho­fe­res se ha­bían que­da­do sin ga­ra­jes y alo­ja­mien­to en Ari­ca, sí me pa­re­ce inade­cua­da: la hu­ma­ni­dad fue desa­rro­llan­do pro­to­co­los di­plo­má­ti­cos uni­ver­sa­les pa­ra en­ten­der­nos en­tre cul­tu­ras di­fe­ren­tes; en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra dia­lo­gar hay que seguir obli­ga­to­ria­men­te esos ca­mi­nos pa­ra evi­tar la con­fron­ta­ción”.

Jo­sé Vi­lar apun­ta a que la vi­si­ta de Cho­quehuan­ca a Chi­le fue ne­ga­ti­va pa­ra los in­tere­ses ma­rí­ti­mos bo­li­via­nos. “Cir­cuns­tan­cial­men­te, en lo que re­fie­re a di­fi­cul­ta­des pa­ra el trans­por­te bo­li­viano en los puer­tos asig­na­dos, cum­plió el co­me­ti­do de cons­ta­tar fa­len­cias y di­fi­cul­ta­des y de­nun­ciar­las. En las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, fue mal di­se­ña­da y rea­li­za­da, apro­ve­chan­do Chi­le pa­ra de­nun­ciar­la con ri­be­tes de ‘in­tro­mi­sión ex­tran­je­ra’”. Pa­sión au­to­des­truc­ti­va Fer­nan­do Sa­la­zar Pa­re­des en­sa­ya, in­clu­so, una crí­ti­ca más pro­fun­da y ge­ne­ra­li­za­da a la po­lí­ti­ca ex­te­rior del Go­bierno de Mo­ra­les. “En una eva­lua­ción se­re­na y ob­je­ti­va de la po­lí­ti­ca ex­te­rior del ac­tual Go­bierno des­de sus ini­cios, ten­dre­mos que con­cluir que hay una pa­sión au­to­des­truc­ti­va que emer­ge de la be­li­co­si­dad con la que se ma­ne­ja la re­la­ción con cier­tos paí­ses y la dó­cil su­mi­sión pa­ra con otros”, sos­tie­ne.

Ex­pli­ca que su país mues­tra una preo­cu­pan­te ten­den­cia “im­pul­si­va­men­te pen­den­cie­ra”: “En po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, hay re­glas de jue­go ob­je­ti­va­das en tra­ta­dos, con­ven­cio­nes y con­ve­nios. No po­de­mos pre­ten­der es­tar por en­ci­ma de ellos, de­be­mos res­pe­tar­los. No so­mos to­do­po­de­ro­sos, er­go, to­da ac­ción que se to­ma, ba­sa­dos en esa ilu­so­ria no­ción de que so­mos el om­bli­go del mun­do, ten­drá una reac­ción”.

¿Diá­lo­go? ¿Cuál diá­lo­go?

Pe­se a to­do, el Go­bierno bo­li­viano de­man­dó abrir diá­lo­go en­tre Mo­ra­les y Ba­che­let. ¿Es ra­zo­na­ble el pe­di­do en es­te con­tex­to? La vi­sión de los ex­per­tos con­sul­ta­dos es pe­si­mis­ta.

“Quie­nes ma­ne­jan la po­lí­ti­ca ex­te­rior bo­li­via­na ¿re­cién aho­ra se dan cuen­ta de que Mu­ñoz es un obs­tácu­lo pa­ra el diá­lo­go? Siem­pre lo fue, y si lo cam­bian o no es irre­le­van­te ya que ven­drá otro con la mis­ma po­si­ción”, di­ce el ex­mi­nis­tro Fer­nan­do Sa­la­zar.

“La gue­rra ver­bal con Chi­le ha lle­ga­do a ex­tre­mos que no se pue­de so­lu­cio­nar con un pe­di­do de diá­lo­go”, di­ce Sa­la­zar.

El pun­to es que, se­gún los ex- per­tos, el Go­bierno ne­ce­si­ta to­mar con­cien­cia de que el re­torno al diá­lo­go se­rá, en ade­lan­te, cues­ta arri­ba y cuan­do, inevi­ta­ble­men­te se lle­gue a él, ha­brá que ini­ciar un lar­go ca­mino pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za, re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra sen­tar­se en una me­sa de ne­go­cia­ción. En po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, di­cen, no hay bo­rrón y cuen­ta nue­va. To­do que­da re­gis­tra­do e in­ci­de en fu­tu­ras ne­go­cia­cio­nes.

Mar­ce­lo Os­tria-Tri­go ad­vier­te: “Pa­re­ce que ya es­tá re­suel­to. Chi­le no acep­ta un diá­lo- go en es­te con­tex­to. Ha­brá que es­pe­rar que cam­bie el am­bien­te, con una ba­ja de ten­sio­nes que pro­du­je­ron la tor­pe­za com­par­ti­da. Ha­brá que ex­pli­car que es­tos ex­ce­sos se pro­du­cen por­que se tra­ta de un te­ma muy sen­si­ble en la opi­nión pú­bli­ca, y los per­so­ne­ros ofi­cia­les de los dos paí­ses se em­bar­can en una ab­sur­da com­pe­ten­cia de quién es el más pa­trio­ta”.

Jo­sé Vi­lar apun­ta a que las de­cla­ra­cio­nes con­fron­ta­cio­na­les a am­bos la­dos de la me­sa ha­cen del diá­lo­go un ele­men­to in­via­ble. “En el ac­tual mo­men­to en que hay una es­ca­la­da de de­cla­ra­cio­nes con­fron­ta­cio­na­les de ida y vuel­ta y sin la ne­ce­sa­ria dis­ten­sión, pa­ra la opi­nión pú­bli­ca chi­le­na el diá­lo­go en me­dio de ello pue­de per­ci­bir­se co­mo una clau­di­ca­ción, y pa­ra la bo­li­via­na co­mo una vic­to­ria es­tra­té­gi­ca. De­be pri­mar una dis­ten­sión que an­te­ce­da al diá­lo­go, po­si­ble­men­te me­dia­da por un or­ga­nis­mo creí­ble; des­car­to Una­sur”, ex­pli­ca. El fac­tor Mu­ñoz Tam­bién lla­man la aten­ción las res­pues­tas de par­la­men­ta­rios chi­le­nos, es­pe­cial­men­te de quie­nes han si­do más ac­ti­vos en es­ta mi­ni­gue­rri­lla de de­cla­ra­cio­nes, co­mo el se­na­dor Jor­ge Ta­rud, quien dis­pa­ró ha­ce po­cos días en EL DE­BER: “Es me­jor que Evo Mo­ra­les guar­de el ce­lu­lar y no lla­me a la pre­si­den­ta Ba­che­let”, ad­vir­tió a raíz del lla­ma­do de Mo­ra­les pa­ra abrir un diá­lo­go di­rec­to con Ba­che­let.

Mar­ce­lo Os­tria-Tri­go res­pon­de: “La­men­ta­ble­men­te eso es par­te de la es­ca­la­da de agra­vios. Me pa­re­ce que esos se­na­do­res y dipu­tados han caí­do en lo que de­bían evi­tar: la con­fron­ta­ción es­tri­den­te que mues­tra a fun­cio­na­rios de am­bos paí­ses co­mo pro­ta­go­nis­tas de una dis­cu­sión de muy ba­jo ni­vel”.

Pe­ro el po­lí­ti­co chi­leno más cues­tio­na­do en Bo­li­via es, qui­zás, el canciller Heraldo Mu­ñoz.

Al res­pec­to, Fer­nan­do Sa­la­zar Pa­re­des ca­li­fi­ca la his­to­ria de la re­la­ción en­tre Mo­ra­les y Mu­ñoz co­mo in­cohe­ren­te. “La in­cohe­ren­cia es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de es­te Go­bierno. Re­cuer­do có­mo el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les re­ci­bió a es­te per­so­na­je (Mu­ñoz) en el 2012 en pa­la­cio con bom­bos y pla­ti­llos. Era un fun­cio­na­rio de tercer ni­vel del PNUD, pe­ro se dio el lu­jo de ser re­ci­bi­do por el pre­si­den­te, el canciller y otras au­to­ri­da­des y creo que has­ta ju­gó fút­bol con el pri­mer man­da­ta­rio. Na­die re­vi­só su pa­sa­do, na­die re­pa­ró en sus an­te­ce­den­tes”, sos­tie­ne y agre­ga: “Mu­ñoz es uno de los po­cos can­ci­lle­res chi­le­nos que han co­no­ci­do la Bo­li­via pro­fun­da, pues en los años 80 re­co­rrió gran par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal”. Vi­lar tie­ne una opi­nión al­go di­fe­ren­te. “Aun­que Mu­ñoz ha­ya si­do el más ac­ti­vo en las con­fron­ta­cio­nes has­ta el mo­men­to des­de el la­do gu­ber­na­men­tal -del la­do po­lí­ti­co el pro­ta­go­nis­mo lo ha te­ni­do el se­na­dor Ta­rud-, no lo con­si­de­ro co­mo obs­tácu­lo pa­ra el diá­lo­go”. Lo que te­me, di­ce, es que de ser re­em­pla­za­do sea su­ce­di­do por al­guien más con­fon­ta­cio­nal, co­mo Jo­sé Miguel In­sul­za o Jor­ge Ta­rud. Y así el re­me­dio po­dría ser peor que la en­fer­me­dad

Mo­ra­les sos­tie­ne que Chi­le co­me­te atro­pe­llos en la zo­na del ma­nan­tial Si­la­la, pe­ro pi­de diá­lo­go a Ba­che­let

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.