LO QUE SE SUBE A LA NU­BE SE QUE­DA EN LA NU­BE PA­RA SIEM­PRE

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad -

Geor­ge Proe­ller (EEUU) ha am­plia­do la edu­ca­ción en se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción en to­da Co­lom­bia. El ex­per­to se preo­cu­pa mu­cho por la in­for­ma­ción que su­bi­mos a la nu­be. “Lo que su­bi­mos a la nu­be se que­da ahí pa­ra siem­pre”, re­cuer­da. “¿Us­ted cree que es­tá bo­rran­do sus co­rreos de Gmail? No, to­do que­da con un res­pal­do”. Si hay al­gu­na di­fe­ren­cia de cri­te­rios con un con­tra­to, por ejem­plo, y una de las par­tes nie­ga ha­ber si­do in­for­ma­da, un pro­ce­di­mien­to le­gal pue­de ha­cer que la in­for­ma­ción bo­rra­da sal­ga a la luz en un jui­cio. Proe­ller siem­pre ha­bla de los pe­li­gros que hay en la nu­be. Por ejem­plo, el soft­wa­re Sca­da, que se usa pa­ra con­tro­lar los pro­ce­sos in­dus­tria­les a dis­tan­cia, es uno de los pro­gra­mas más cui­da­dos por la in­dus­tria. En Bo­li­via, es el que con­tro­la to­do el flu­jo de gas al ex­te­rior. Los ofi­cia­les de se­gu­ri­dad te­men que al­gún in­tru­so de­ten­ga la pro­duc­ción al in­gre­sar a es­te pro­gra­ma, que con­tro­la los sen­so­res, la pro­duc­ción, el con­trol de ca­li­dad y has­ta el al­ma­ce­na­mien­to de da­tos de una in­dus­tria. Es el co­ra­zón de cual­quier ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Se­gún el ex­per­to, no siem­pre se afec­ta a to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción. Por ejem­plo, si se es­tá con­tro­lan­do una plan­ta nu­clear, no ha­ce fal­ta de­te­ner to­do el sis­te­ma de en­fria­mien­to de agua. Bas­ta con que un in­tru­so afec­te la for­ma de lec­tu­ra de un sen­sor pa­ra que el en­fria­mien­to no se reali­ce efi­cien­te­men­te.

Si se es­tá con­tro­lan­do un vehícu­lo, es po­si­ble ha­cer que las compu­tado­ras del au­to re­ini­cien los sis­te­mas y en lu­gar de des­pla­zar­se a 50 ki­ló­me­tros por ho­ra, el au­to via­ja­rá a 80 sin que el con­duc­tor se dé cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.