Pan­di­llas ju­ve­ni­les: ¿cua­dri­llas de­lic­ti­vas?

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El do­min­go 24 de ju­lio, EL DE­BER edi­to­ria­li­zó so­bre el re­cu­rren­te te­ma de las lla­ma­das ‘pan­di­llas ju­ve­ni­les’ a raíz de la ‘de­cla­ra­to­ria de gue­rra’ de­cre­ta­da por las “fuer­zas vi­vas” de Ri­be­ral­ta con­tra es­tas ‘cua­dri­llas de­lic­ti­vas’. En es­ta mis­ma lí­nea, el Mi­nis­te­rio de Go­bierno vie­ne anun­cian­do un an­te­pro­yec­to de ley de pre­ven­ción y lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia ju­ve­nil y las pan­di­llas, se­gún el cual se en­tien­de por pan­di­lla a las agru­pa­cio­nes de ado­les­cen­tes y jó­ve­nes “cu­ya ac­ti­vi­dad es­tá vin­cu­la­da a la rea­li­za­ción de he­chos vio­len­tos y/o ac­tos de­lic­ti­vos den­tro y fue­ra de su te­rri­to­rio”. Y qué nos di­ce Cla­ri­ta, una ado­les­cen­te de 16 años, vin­cu­la­da a una de es­tas agru­pa­cio­nes: “Que­re­mos te­ner al­guien que nos es­cu­che, que nos quie­ra y no nos dis­cri­mi­ne, y so­bre to­do que nos res­pe­te; en la ‘pan­di­lla’ en­con­tra­mos ami­gos que no son ca­re­tas (hi­pó­cri­tas). Me sien­to me­jor que en mi ca­sa, aquí to­dos so­mos pa­nas (ami­gos), a mí no me gus­ta que me con­tro­len, yo siem­pre fui ami­gue­ra, po­de­mos com­par­tir con los de­más ami­gos lo que te pa­sa en tu ca­sa, con tu fa­mi­lia, si te han mal­tra­ta­do, si abu­san de vos, si no te quie­ren, si es­tás fe­liz, si es­tás con ra­bia; allí tus ami­gos te acon­se­jan, em­pie­zas a fu­mar ma­rihua­na, un gua­chi­to, pa­ra desaho­gar to­das tus pe­nas. Allí nos reuni­mos pa­ra char­lar, ju­gar pe­lo­ta, es de­cir pa­ra ‘ac­ti­var­nos,’ lue­go nos va­mos..”. Es­tas con­tra­pues­tas vi­sio­nes nos re­cuer­dan que pa­ra abor­dar cual­quier fe­nó­meno so­cial es ar­chi­sa­bi­do que el pun­to de par­ti­da es des­en­tra­ñar di­cho fe­nó­meno o al me­nos apro­xi­mar­nos a la ca­rac­te­ri­za­ción del mis­mo, más aún si te­ne­mos el man­da­to le­gal de ge­ne­rar y apli­car po­lí­ti­cas pú­bli­cas, que, pa­ra ser ta­les, de­bie­ran ser el re­sul­ta­do de la ar­ti­cu­la­ción en­tre go­bier­nos y so­cie­dad ci­vil re­co­gien­do par­ti­cu­lar­men­te la per­cep­ción y la de­man­da del sec­tor al que se orien­tan. Pre­ci­sa­men­te co­mo par­te del es­tu­dio que rea­li­za­mos so­bre ‘pan­di­llas ju­ve­ni­les’, ade­más de cuan­ti­fi­car el fe­nó­meno en los 12 dis­tri­tos ur­ba­nos de San­ta Cruz de la Sie­rra, tra­ta­mos de in­fe­rir la sig­ni­fi­ca­ción de la per­te­nen­cia de ado­les­cen­tes y jó­ve­nes a es­tas agru­pa­cio­nes a tra­vés de en­tre­vis­tas y gru­pos fo­ca­les con miem­bros de ‘pan­di­llas’ o ‘ca­ma­ri­llas’, men­cio­nán­do­nos co­mo el ca­so de Cla­ri­ta, que su in­vo­lu­cra­mien­to en es­tos gru­pos de pa­res es­tá de­ter­mi­na­do por una se­rie de fac­to­res, re­la­cio­na­dos esen­cial­men­te con el mun­do de pri­va­cio­nes que de­ben en­fren­tar, par­ti­cu­lar­men­te la ca­ren­cia afec­ti­va en la fa­mi­lia, que se ex­pre­sa en la fal­ta de cui­da­do y la au­sen­cia de la ima­gen pa­ter­na o ma­ter­na y en no po­cos ca­sos la par­cial o to­tal se­pa­ra­ción de sus fa­mi­lias. La ca­ren­cia de la­zos afec­ti­vos es su­pli­da por el gru­po, el cual pa­sa a cons­ti­tuir­se en su nue­va fa­mi­lia. Pe­ro, ade­más, los miem­bros de ‘pan­di­llas,’ que ma­yo­ri­ta­ria­men­te es­tán en­tre los 12 y 25 años, han de­ser­ta­do o más pro­pia­men­te es­tán ex­clui­dos o en ries­go de ser­lo del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, sea por ca­ren­cias eco­nó­mi­cas de las fa­mi­lias o por la ab­so­lu­ta fal­ta de per­ti­nen­cia y el ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio e im­po­si­ti­vo del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, el que en mu­chos ca­sos es­tá en­se­ñan­do a los jó­ve­nes la de­s­es­pe­ran­za al sub­va­lo­rar sus ca­pa­ci­da­des. Con ba­se en es­tas con­si­de­ra­cio­nes, la OEA ha in­tro­du­ci­do la si­guien­te de­fi­ni­ción: “Las pan­di­llas ju­ve­ni­les re­pre­sen­tan el es­fuer­zo es­pon­tá­neo de ni­ños y jó­ve­nes pa­ra crear, en don­de no exis­te, un es­pa­cio en la so­cie­dad que se adap­ta a sus ne­ce­si­da­des, en don­de pue­dan ejer­cer los de­re­chos que la fa­mi­lia, el go­bierno y las co­mu­ni­da­des no les ofre­cen” (OEA, 2007). De­fi­ni­ción que ex­pre­sa a más del 90% de las al­re­de­dor de 170 ‘pan­di­llas’ con­for­ma­das por cer­ca de 7.000 in­te­gran­tes que pue­blan el área ur­ba­na de San­ta Cruz de la Sie­rra y que de­man­dan opor­tu­ni­da­des a tra­vés de po­lí­ti­cas ju­ve­ni­les de de­sa­rro­llo hu­mano an­tes que po­lí­ti­cas cri­mi­na­les. Y en re­la­ción con las ‘pan­di­llas’ que se in­vo­lu­cran en ac­tos de­lin­cuen­cia­les y cri­mi­na­les, que en nues­tro me­dio no pa­san de una do­ce­na, la OEA men­cio­na que: “Las pan­di­llas tra­tan de ga­nar sus de­re­chos y cum­plir con sus ne­ce­si­da­des desa­rro­llan­do sus pro­pias re­glas, y afian­zan­do una te­rri­to­ria­li­dad y una sim­bo­lo­gía que otor­gue sen­ti­do a su per­te­nen­cia al gru­po. Es­ta bús­que­da de ejer­cer ciu­da­da­nía es, en mu­chos ca­sos, ge­ne­ran­do vio­len­cia y cri­men en un círcu­lo vi­cio­so que per­pe­túa su ex­clu­sión ini­cial” (OEA, 2007), en cu­yo ca­so, y so­lo en él, sí co­rres­pon­de di­se­ñar e im­ple­men­tar po­lí­ti­cas cri­mi­na­les y de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na * In­ves­ti­ga­dor so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.