La vi­da de­be aca­bar con dig­ni­dad

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

a co­mu­ni­ca­do­ra Ma­ria­na Var­gas hi­zo pú­bli­co el fa­lle­ci­mien­to de su ma­má, des­pués de que la vie­ron los mé­di­cos de emer­gen­cia en La Paz y la man­da­ron a su ca­sa con diag­nós­ti­co de ‘es­trés’ y una ti­ra de Flo­ge­ne. To­dos los exá­me­nes sa­lie­ron nor­ma­les; sin em­bar­go, el cán­cer ha­bía to­ma­do el hí­ga­do y los pul­mo­nes y la pa­cien­te mu­rió. És­te no es un he­cho ais­la­do, sino que se re­pi­te con los pa­cien­tes ter­mi­na­les que acu­den a bus­car ayu­da en los hos­pi­ta­les del país. En es­te ca­so, la fal­ta de un diag­nós­ti­co opor­tuno y de un tra­ta­mien­to efi­caz hi­zo de los úl­ti­mos días de la en­fer­ma un ver­da­de­ro cal­va­rio. Los po­cos me­di­ca­men­tos del hos­pi­tal so­lo la ador­me­cían; ne­ce­si­ta­ba su­pe­rar los su­fri­mien­tos y no ha­bía có­mo por el cua­dro crí­ti­co de la pa­cien­te y las gran­des li­mi­ta­cio­nes del cen­tro mé­di­co. A par­tir de es­te he­cho co­mien­za a to­mar cuer­po un pro­yec­to de ley so­bre los de­re­chos del pa­cien­te y muer­te dig­na en Bo­li­via, que se sus­ten­ta en el re­co­no­ci­mien­to que ha­ce la Cons­ti­tu­ción (art. 22) en el sen­ti­do de que "la dig­ni­dad y la li­ber­tad de la per­so­na son in­vio­la­bles, res­pe­tar­las y pro­te­ger­las es de­ber pri­mor­dial del Es­ta­do”. Sin em­bar­go, es­te pro­yec­to de ley no pro­po­ne di­rec­ta­men­te la ‘eu­ta­na­sia’, que es la muer­te pro­vo­ca­da, sino la ‘or­to­ta­na­sia’, que se de­fi­ne co­mo la muer­te a su tiem­po, y se re­fie­re a la ayu­da que los pa­cien­tes ter­mi­na­les de­ben re­ci­bir pa­ra tran­si­tar de la vi­da a la muer­te de for­ma dig­na, con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer de és­te ‘un mo­men­to dul­ce’ y no una ago­nía. Se bus­ca eli­mi­nar los su­fri­mien­tos del pa­cien­te a la es­pe­ra de una muer­te ‘co­rrec­ta’. Es­tos su­fri­mien­tos in­ne­ce­sa­rios y, por tan­to, in­dig­nos son los ejes cen­tra­les de es­ta pro­pues­ta le­gis­la­ti­va. La muer­te ‘co­rrec­ta’ con­sis­te, en efec­to, en la su­pre­sión o li­mi­ta­ción de to­do tra­ta­mien­to fú­til, ex­tra­or­di­na­rio o des­pro­por­cio­na­do an­te la in­mi­nen­cia de la muer­te del pa­cien­te. El en­fer­mo en to­do ca­so de­be es­tar de­bi­da­men­te aten­di­do, in­for­ma­do y con la au­to­no­mía pa­ra de­ci­dir so­bre su vi­da en el mo­men­to ex­tre­mo que es la muer­te. Di­cha in­for­ma­ción de­be ser cla­ra pa­ra quien la re­ci­be y de­be ser brin­da­da por el pro­fe­sio­nal de sa­lud, las ve­ces que sea de­man­da­da; ade­más, tie­ne tam­bién el de­re­cho de ob­te­ner una se­gun­da opi­nión so­bre el diag­nós­ti­co, pro­nós­ti­co o tra­ta­mien­to re­la­cio­na­dos con su es­ta­do de sa­lud. En el pro­yec­to se es­ta­ble­ce que nin­gu­na con­di­ción so­cial, ideo­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca u otra pue­de pri­var al pa­cien­te de sus de­re­chos a una aten­ción dig­na. En es­te ca­so, cuan­do se con­sul­tó por otras op­cio­nes pa­ra ayu­dar a su ma­má, le res­pon­die­ron que no se po­día ha­cer na­da más y tam­po­co sus­pen­der el tra­ta­mien­to, pues se es­ta­ría co­me­tien­do el de­li­to de ‘ho­mi­ci­dio pia­do­so.’ El ar­tícu­lo 257 del Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­ce una "pe­na de re­clu­sión de uno a tres años, si pa­ra el ho­mi­ci­dio fue­ren de­ter­mi­nan­tes los mó­vi­les pia­do­sos y apre­mian­tes las ins­tan­cias del in­tere­sa­do, con el fin de ace­le­rar una muer­te in­mi­nen­te o de po­ner fin a gra­ves pa­de­ci­mien­tos o le­sio­nes cor­po­ra­les pro­ba­ble­men­te in­cu­ra­bles”. Con el fin de exi­mir de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal, ci­vil o ad­mi­nis­tra­ti­va al pro­fe­sio­nal in­ter­vi­nien­te en la muer­te ‘co­rrec­ta,’ la pro­yec­tis­ta pro­po­ne de­ro­gar es­te ar­tícu­lo del Có­di­go Pe­nal. Tam­bién hay que re­for­mar el Có­di­go de Sa­lud, pues el ac­tual se en­fo­ca en los de­be­res, obli­ga­cio­nes y de­re­chos de los pres­ta­do­res de ser­vi­cios y en los de­re­chos del pa­cien­te, pe­ro no al ni­vel de per­mi­tir­le ele­gir có­mo quie­re cul­mi­nar su vi­da dig­na­men­te. No ca­be du­da en­ton­ces que es­ta idea exi­ge nue­vos pa­ra­dig­mas en la me­di­ci­na y la éti­ca pro­fe­sio­nal. El de­re­cho a cul­mi­nar la vi­da con dig­ni­dad con­lle­va una se­rie de con­no­ta­cio­nes éti­cas, an­tro­po­ló­gi­cas, so­cia­les, mé­di­cas, ju­rí­di­cas, etc., que ne­ce­sa­ria­men­te se com­ple­men­tan y de­ben ser abor­da­das con va­len­tía a pro­pó­si­to del pro­yec­to de ley, que bus­ca ter­mi­nar con es­ta suer­te de hi­po­cre­sía de alar­gar la vi­da ar­ti­fi­cial­men­te y a un al­to cos­to so­cial y eco­nó­mi­co. Es­ta ini­cia­ti­va le­gal bus­ca ter­mi­nar con los su­fri­mien­tos es­té­ri­les de­ri­va­dos de una le­sión o en­fer­me­dad irre­ver­si­ble y gra­ve don­de el pa­cien­te, en ejer­ci­cio de su li­ber­tad y au­to­no­mía, pue­da cul­mi­nar su vi­da con dig­ni­dad * Ju­ris­ta y au­tor de va­rios li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.