FI­NAN­CIAL TI­MES DES­CRI­BE EL ÉXO­DO EN VENEZUELA

El Deber - Séptimo Día - - Portada - ANDRÉS SCHIPANI *

In­clu­so sin di­ne­ro y sin un tra­ba­jo es­ta­ble des­de su lle­ga­da a Co­lom­bia a prin­ci­pios de ju­lio, Eduar­do ha re­cu­pe­ra­do la ma­yor par­te del pe­so que ha­bía per­di­do en Venezuela. El ingeniero de sis­te­mas de 44 años de edad so­lía ga­nar $us 18 al mes en su ciu­dad na­tal de Bar­qui­si­me­to, pe­ro no era su­fi­cien­te pa­ra ali­men­tar­se y pa­ra ali­men­tar a su hi­jo da­da la in­fla­ción ga­lo­pan­te y la es­ca­sez cró­ni­ca de ali­men­tos y me­di­ci­nas a me­di­da que Venezuela se hun­de ca­da vez más en su cri­sis eco­nó­mi­ca. Des­de que hu­yó a Bogotá, Eduar­do di­ce que ha es­ta­do tra­ba­jan­do "ha­cien­do de to­do un po­co mien­tras que un ami­go me brin­da ayu­da. Al me­nos aquí pue­do en­con­trar co­mi­da. Allá en Venezuela a to­dos nos fal­ta­ba qué co­mer". No ha pa­sa­do tan­to tiem­po des­de que la san­grien­ta his­to­ria de Co­lom­bia la lle­va­ra a su pro­pio éxo­do. Pe­ro eso se ha re­ver­ti­do con­for­me Co­lom­bia se acer­ca a un po­si­ble acuer­do de paz y Venezuela se su­me en la de­ses­pe­ra­ción con el im­po­pu­lar pre­si­den­te, Ni­co­lás Ma­du­ro, al man­do. "La ma­yo­ría de las fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas en la si­tua­ción ac­tual tie­nen la es­pe­ran­za de que al­gún miem­bro de la fa­mi­lia se va­ya, a al­gún lu­gar, pa­ra que en­víe di­ne­ro de vuel­ta", agre­gó el hom­bre. Por su par­te, un con­ta­dor ve­ne­zo­lano que en­tró en Co­lom­bia es­te fin de se­ma­na es­tá de­ter­mi­na­do a per­ma­ne­cer in­clu­so si "ten­go que es­tar pa­ra­do en una esquina to­do el día ven­dien­do are­pas”. De acuer­do con un fun­cio­na­rio de al­to ni­vel de la in­mi­gra­ción co­lom­bia­na, es­ta es la ten­den­cia ac­tual: "El nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos que cru­za a Co­lom­bia, le­gal o ile­gal­men­te, se ha ele­va­do mu­cho". De he­cho, en los úl­ti­mos dos me­ses, cer­ca de 300.000 ve­ne­zo­la­nos han cru­za­do la fron­te­ra con Co­lom­bia, la cual es­ta­ba an­tes ce­rra­da, pa­ra com­prar los ali­men­tos y me­di­ci­nas que no po­dían en­con­trar en los va­cíos es­tan­tes de Venezuela. El Go­bierno co­lom­biano cal­cu­la que una por­ción de los que cru­za­ron nun­ca re­gre­só a Venezuela. La afluen­cia de ve­ne­zo­la­nos prin­ci­pal­men­te de cla­se al­ta y me­dia ha re­pre­sen­ta­do una ten­den­cia no so­lo en Co­lom­bia, sino tam­bién en Es­pa­ña y en Pa­na­má. Des­de que Hu­go Chá­vez asu­mió el po­der en 1999, los ve­ne­zo­la­nos co­men­za­ron a huir: pri­me­ro fue­ron los pe­tro­le­ros que ha­bían si­do des­pe­di­dos; des­pués los hom­bres de ne­go­cios hu­yén­do­le al con­trol de cam­bios; y lue­go los es­tu­dian­tes en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Ca­da vez con más fre­cuen­cia, los ve­ne­zo­la­nos de to­dos los es­tra­tos so­cia­les es­tán de­ses­pe­ra­dos por de­jar atrás lo que los ob­ser­va­do­res creen que es una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria in­mi­nen­te. Los que se que­dan en el país en­fren­tan es­ca­se­ces cró­ni­cas de ali­men­tos y me­di­ci­nas; el au­men­to drás­ti­co de las ta­sas de ho­mi­ci­dios; la in­fla­ción ga­lo­pan­te; y la dis­mi­nu­ción de las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. Un ve­ne­zo­lano su­pues­ta­men­te fa­lle­ció tra­tan­do de lle­gar a la is­la de Aru­ba fren­te a las cos­tas de Venezuela en una bal­sa im­pro­vi­sa­da. Glenn Sul­va­ran, un miem­bro del par­la­men­to de Cu­ra­zao, di­jo que "en el peor de los ca­sos, es­ta­lla­rá una gue­rra ci­vil y la gen­te se em­bar­ca­rá en bo­tes en gran­des can­ti­da­des. La gen­te va a que­rer es­ca­par al me­jor re­fu­gio eco­nó­mi­co que es­té más cer­cano". Gu­ya­na, uno de los paí­ses más po­bres de La­ti­noa­se­gu­ri­dad es­tá de­por­tan­do ve­ne­zo­la­nos en bus­ca de co­mi­da. El nú­me­ro de los que so­li­ci­tan asi­lo en EEUU ha au­men­ta­do un 168% des­de el año pa­sa­do, in­for­mó el Pew Re­search Cen­ter, co­lo­can­do a Venezuela ca­si en la ci­ma de las so­li­ci­tu­des de asi­lo, de­trás de Chi­na y Mé­xi­co. El Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos di­jo que el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos so­li­ci­tan­do el es­ta­tus de re­fu­gia­do au­men­tó de 127 en 2000 a 10.300 el año pa­sa­do. Con la aten­ción del mun­do con­cen­tra­da en Áfri­ca, en el Me­dio Orien­te, y en los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, Daniel Pa­gés, de la Aso­cia­ción de Ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia, quie­re in­cluir a los ve­ne­zo­la­nos "co­mo par­te de esa ola". To­más Páez-Bra­vo -un pro­fe­sor de so­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Venezuela que rea­li­za in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la diás­po­raes­ti­ma que 1,8 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han hui­do los úl­ti­mos 17 años. Di­jo que "la in­tán ju­rí­di­ca y per­so­nal, jun­to a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, his­tó­ri­ca­men­te han si­do los prin­ci­pa­les im­pul­so­res pa­ra aban­do­nar Venezuela". La caí­da del pre­cio del pe­tró­leo se ha su­ma­do a años de aus­te­ri­dad pa­ra ali­men­tar la peor cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca en la his­to­ria de Venezuela. La ‘re­vo­lu­ción bo­ni­ta’ de Chá­vez se ha afea­do, y ca­da vez pa­re­ce más una ver­sión tro­pi­cal de la ‘cul­tu­ra de es­ca­se­ces’ du­ran­te la Ru­ma­nía del go­bierno co­mu­nis­ta de Ni­co­lae Ceau­ses­cu. "Es­toy muy preo­cu­pa­do por la si­tua­ción ac­tual, en la cual los bie­nes y servicios bá­si­cos, ta­les co­mo ali­men­to, agua, aten­ción mé­di­ca y ro­pa, no es­tán dis­po­ni­bles", di­jo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon. "Es­to des­en­ca­de­na una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Venezuela que se crea de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca". Mien­tras que la opo­si­ción pre­sio­na pa­ra ex­pul­sar a Ma­du­ro, los fun­cio­na­rios so­cia­lis­tas re­cha­zan los co­men­ta­rios de Ban. Ellos acha­can los pro­ble­mas a una ‘gue­rra eco­nó­mi­ca’ ini­cia­da por los enemi­gos de­re­chis­tas. Pe­ro, se­gún un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, la cri­sis de li­qui­dez pue­de em­peo­rar a me­di­da que la pro­duc­ción de pe­tró­leo en un país con re­ser­vas más gran­des que las de Ara­bia Sau­di­ta con­ti­núa dis­mi­nu­yen­do. La es­ca­sez pue­de em­peo­rar. Los ra­di­ca­les ase­so­res de Ma­du­ro pa­re­cen ha­ber obs­ta­cu­li­za­do las re­co­men­da­cio­nes de los eco­no­mis­tas so­bre có­mo arre­glar un caó­ti­co pro­nós­ti­co eco­nó­mi­co que se re­du­ci­rá un 10% es­te año * Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en asun­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.