Pue­de que ya na­da sea igual pa­ra el man­da­to de Evo Mo­ra­les

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - MI­GUEL ÁN­GEL BASTENIER

“El au­ra ca­si má­gi­ca que te­nía Evo Mo­ra­les se es­tá di­lu­yen­do, aun­que no es­tá de mo­do al­guno ven­ci­do”

N o se en­tien­de la muer­te del vi­ce­mi­nis­tro Illa­nes, por­que los que pier­den apo­yo po­pu­lar son los mi­ne­ros por­que él que­ría ne­go­ciar. Vien­do las co­sas en pers­pec­ti­va, los dos mi­ne­ros muer­tos y qui­zá el ase­si­na­to del vi­ce­mi­nis­tro co­mo re­pre­sa­lia, ha­bría que de­cir que pa­ra Evo Mo­ra­les la si­tua­ción se le es­tá yen­do de las ma­nos.

Ya na­da pue­de ser igual en el man­da­to del pre­si­den­te, más o me­nos des­de el ‘vo­de­vil’ de Za­pa­ta y el hi­jo que nun­ca exis­tió.

El au­ra ca­si má­gi­ca que te­nía Mo­ra­les se es­tá di­lu­yen­do, aun­que no es­tá de mo­do al­guno ven­ci­do. Y su ob­je­ti­vo si­gue sien­do pre­si­dir el país en el bi­cen­te­na­rio, lo que hoy pa­re­ce ca­da vez más com­pli­ca­do. Evo si­gue sien­do la gran per­so­na­li­dad in­ter­na­cio­nal que ha te­ni­do Bolivia en los úl­ti­mos 20 o 30 años, pe­ro el de­bi­li­ta­mien­to del bo­li­va­ria­nis­mo le afec­ta tam­bién, y es­tas muer­tes pue­den mar­car un an­tes y un des­pués en su pro­lon­ga­da Pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.