LOS ENTRETELONES DE LA SUS­PEN­SIÓN DEL CON­CIER­TO DE AEROSMITH

Ase­gu­ran que to­do fue un he­cho for­tui­to pro­vo­ca­do por los fuer­tes vien­tos. Un es­ce­na­rio si­mi­lar se ar­mó pa­ra el show de Ar­jo­na en 2013. Aún no sa­ben si se re­pro­gra­ma­rá el con­cier­to

El Deber - Séptimo Día - - Portada - PABLO OR­TIZ

Se­gún los pro­duc­to­res, el ca­ché de los ar­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ba pa­ga­do 60 días an­tes del con­cier­to

Iba a ser el con­cier­to del año. Des­de ha­cía me­ses, la gen­te ha­bía com­pra­do su en­tra­da y 19.000 al­mas ya se ha­bían ase­gu­ra­do un lu­gar en al­gún pun­to del es­ta­dio Tahui­chi Agui­le­ra. Los vue­los na­cio­na­les es­ta­ban sa­tu­ra­dos de fans que que­rían apro­ve­char la úni­ca opor­tu­ni­dad de ver a una le­yen­da vi­vien­te del hard rock, a Aerosmith, la ban­da que ha­bía so­bre­vi­vi­do a los 70, que se ha­bía rein­ven­ta­do en los 90 y afron­ta­ba su úl­ti­ma gi­ra mun­dial en­tre es­te y el pró­xi­mo año. San­ta Cruz de la Sie­rra era par­te de ese tour y cuan­do to­do es­ta­ba ar­ma­do pa­ra que los téc­ni­cos de ‘Los chi­cos ma­los de Bos­ton’ pro­ba­ran so­ni­do e ilu­mi­na­ción, una rá­fa­ga de viento de unos 80 ki­ló­me­tros por ho­ra le­van­tó el te­cho, las lu­ces y los equi­pos de so­ni­do col­ga­dos de una vi­ga me­tá­li­ca y los de­jó caer con fu­ria.

La vi­ga ce­dió y el te­cho for­mó una eme en­tre las dos to­rres me­tá­li­cas que se co­men­za­ron a ar­mar tres días an­tes. Con ella tam­bién ce­dió par­te de la con­fian­za del pú­bli­co y los pro­gra­ma­do­res in­ter­na­cio­na­les de que en Bo­li­via ha­ya la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar en Bo­li­via es­pec­tácu­lo de ese ta­ma­ño.

Un tra­ba­jo de me­ses

To­do de­bió co­men­zar con Draw

the li­ne, un rock and roll que co­mien­za con un so­lo de Joe Pe­rri, el gui­ta­rris­ta de la ban­da, pe­ro el con­cier­to frus­tra­do de Aerosmith ha­bía da­do sus pri­me­ros acor­des seis me­ses an­tes, cuan­do los pri­me­ros lis­ta­dos téc­ni­cos co­men­za­ron a lle­gar­le a Álvaro Fuen­tes, di­rec­tor de TAG, una de las tres pro­duc­to­ras in­vo­lu­cra­das en el con­cier­to. Sen­ta­do en un ca­fé de la ciu­dad, cuen­ta que so­lo de su em­pre­sa se in­vo­lu­cra­ron unas 30 per­so­nas des­de el prin­ci­pio, pe­ro que en to­tal, la pro­duc­ción in­vo­lu­cra­ba a unos 700 tra­ba­ja­do­res, de los cua­les 120 es­ta­ban en­car­ga­dos de ar­mar el es­ce­na­rio, de ins­ta­lar las lu­ces y el so­ni­do. Esos es­ta­ban

ba­jo el man­do de Abe­lar­do Suá­rez, di­rec­tor de So­ni­lum.

No era la pri­me­ra vez que Suá­rez se en­fren­ta­ba a un es­ce­na­rio con una bo­ca de 20 me­tros, ca­si tan lar­go co­mo el lote de una ca­sa. En reali­dad, la ar­ma­zón de ace­ro, ma­de­ra y lo­na que de­bía co­bi­jar a los mú­si­cos es­ta­dou­ni­den­ses era exac­ta­men­te la mis­ma que se cons­tru­yó pa­ra el show de Ar­jo­na en 2013 o pa­ra el con­cier­to de Guns N’ Ro­ses en La Paz en 2014. Suá­rez re­cuer­da que su­dó la go­ta gor­da con la ban­da de Axl Ro­se. El road má­na­ger, una es­pe­cie de ‘re­gis­seur’ mo­derno que se en­car­ga de que to­dos los ca­pri­chos del ar­tis­ta sean cum­pli­dos, ha­bía exi­gi­do que un piano de co­la de 1.100 kg se cuel­gue ocul­to de la es­truc­tu­ra y que so­lo des­cien­da cuan­do Axl quie­ra sen­tar­se an­te él pa­ra to­car No­ven­ber rain.

An­te la rup­tu­ra de su te­cho, Suá­rez tie­ne teo­rías. Cree que la gra­ve­dad me­tió la mano, que la rá­fa­ga de viento al le­van­tar el te­cho tam­bién le­van­tó las lu­ces col­ga­das de la vi­ga y al ba­jar lo hi­cie­ron con una fuer­za que multiplicó su pe­so por diez, pro­vo­can­do el co­lap­so in­me­dia­to de la es­truc­tu­ra de ace­ro al car­bón, he­cha con el mis­mo ma­te­rial que se uti­li­za pa­ra ha­cer ins­ta­la­cio­nes de gas de al­ta pre­sión.

“An­tes del co­lap­so, la vi­ga es­ta­ba com­ple­ta­men­te ho­ri­zon­tal, no ha­bía fle­xión. Es­te ti­po de ace­ro te avi­sa cuan­do hay fa­ti­ga, se do­bla, no es co­mo el hie­rro dul­ce que se uti­li­za pa­ra la cons­truc­ción, pe­ro hay fotos que mues­tran que mi­nu­tos an­tes la vi­ga de ace­ro que ce­dió es­ta­ba com­ple­ta­men­te ho­ri­zon­tal”, di­ce Suá­rez.

Co­mo prue­ba de que el cálcu­lo es­truc­tu­ral era el co­rrec­to, ex­pli­ca que to­das las lu­ces y el so­ni­do es­ta­ban mon­ta­dos so­bre la es­truc­tu­ra des­de la ma­dru­ga­da, que lle­va­ban ho­ras col­gan­do a mer­ced del viento y que los fie­rros uti­li­za­dos es­ta­ban so­bre­di­men­sio­na­dos pa­ra re­sis­tir el pe­so del tol­do y de los equi­pos. Pa­ra lo que no es­ta­ba cal­cu­la­do es pa­ra que to­da la es­truc­tu­ra sea le­van­ta­da por el viento y arro­ja­da otra vez con fu­ria ha­cia el pi­so. Allí, la vi­ga que vo­la­ba dos me­tros des­de las co­lum­nas, co­lap­só.

Ade­más, no era el te­cho más am­plio que ha­bían mon­ta­do. Pa­ra la pre­sen­ta­ción de un ce­lu­lar de al­ta ga­ma en el Sa­lar de Uyu­ni, mon­ta­ron un te­cho de 31 me­tros de luz (es­pa­cio en­tre co­lum­na y co­lum­na), que fun­cio­nó sin in­con­ve­nien­te, pe­se a que el de­sier­to sa­la­do de Uyu­ni es un lu­gar azo­la­do por rá­fa­gas de viento tan ve­lo­ces co­mo las que azo­tan la ciu­dad de los ani­llos.

¿Quién pier­de más?

Ste­ven Ty­ler no iba a es­pe­rar que el ca­lor de la no­che cru­ce­ña ca­lien­te al pú­bli­co. Ha­bía pre­pa­ra­do un set de te­mas que pre­ten­día in­cen­diar a los fans des­de el prin­ci­pio. No iba a es­pe­rar a que sus fans no­ven­te­ros co­mien­cen a pe­dir “la de Ar­mag­ge­don”, sino que des­pués de Lo­ve in the ela­va­tor, en­gan­cha­ría con Cr­yin’, Eat the rich y Crazy. Eso sí, pa­ra Walk

this way y Dream on se ten­dría que es­pe­rar has­ta los bi­ses.

An­tes de su­bir a es­ce­na, el can­tan­te, la ban­da y los 72 miem­bros de su corte, te­nían pla­nea­do ce­nar en el es­ce­na­rio. Ha­bía un cheff con­tra­ta­do pa­ra aten­der sus gus­tos, se ha­bía im­por­ta­do pro­duc­tos or­gá­ni­cos des­de Ar­gen­ti­na pa­ra cum­plir con los re­que­ri­mien­tos y ha­bían traí­do objetos des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que Ste­ve es­té a gus­to en su ca­me­rino. Ade­más, te­nían una flo­ti­lla de tres mi­cros, un bus gran­de, 18 va­go­ne­tas, tres fur­go­ne­tas y 12 tra­duc­to­res pa­ra que es­tén to­dos có­mo­dos. Al tra­tar­se de per­so­nas que ron­dan los 70 años, los or­ga­ni­za­do­res to­ma­ron un se­gu­ro de can­ce­la­ción del show, que co­rre­rá con las pér­di­das ori­gi­na­das por el ven­ta­rrón.

Otros em­pre­sa­rios cal­cu­la­ron que to­da la pro­duc­ción -en­tre el ca­ché de la ban­da, im­pues­tos, al­qui­le­res y gas­tos de mon­ta­je­pa­ra traer a Aerosmith bor­dea­ba los $us 2 mi­llo­nes. Por una cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad en el con­tra­to, Fuen­tes no pue­de con­fir­mar es­te he­cho, pe­ro cuan­do se men­cio­nó es­te mon­to en la en­tre­vis­ta tam­po­co ne­gó el da­to.

Por lo pron­to, el co­lap­so del te­cho ya ha afec­ta­do a los pró­xi­mos espectáculos pre­vis­tos en San­ta Cruz. Suá­rez ex­pli­ca que de­ci­dió no pres­tar ser­vi­cios pa­ra el con­cier­to de Ricky Mar­tin pa­ra no afec­tar a los pro­duc­to­res y co­men­za­rá a bus­car nue­vas es­truc­tu­ras de te­cho en fá­bri­cas de otros paí­ses. Ex­pli­ca que pa­ra cua­tro con­cier­tos gran­des al año, la in­ver­sión no es la más ló­gi­ca, pe­ro los fuer­tes vien­tos que azo­tan San­ta Cruz lo obli­gan a en­ca­rar­la.

Con más de 30 años de ex­pe­rien­cia en la or­ga­ni­za­ción de espectáculos, Suá­rez sa­be que la tur­bu­len­cia cau­sa­da por Aerosmith afec­ta­rá a la pre­ven­ta de los shows de Ricky Mar­tin y Car­los Vi­ves, aun­que no ha­ya mo­ti­vo pa­ra des­con­fiar. Ya vio ese fe­nó­meno tras las ava­lan­chas del Ti­go Fest, pe­ro tam­bién sa­be que la con­fian­za del pú­bli­co se re­cu­pe­ra­rá. Más lar­go se­rá el ca­mino por an­dar pa­ra re­co­brar la con­fian­za de pro­gra­ma­do­res in­ter­na­cio­na­les de gran­des espectáculos. Eso pue­de tar­dar años, in­clu­so dé­ca­das, di­cen los que sa­ben de es­te ne­go­cio

To­da la pro­duc­ción de es­te show im­pli­ca­ba dar em­pleo a unas 700 per­so­nas, en­tre ar­tis­tas y obre­ros

Fuen­tes del me­dio ase­gu­ran que la in­ver­sión as­cen­día a $us 2 mi­llo­nes. La or­ga­ni­za­ción no lo con­fir­ma

La caí­da de es­te es­ce­na­rio fue el ini­cio del pro­ble­ma

JOR­GE UECHI

La vi­ga fron­tal del te­cho del es­ce­na­rio de So­ni­lum se rin­dió al em­ba­te del viento, que la za­ma­rro­neó has­ta rom­per­la

La frus­tra­ción de los fans se hi­zo vi­si­ble en el ae­ro­puer­to y los al­re­de­do­res del es­ta­dio. Ha­bían lle­ga­do des­de to­do el país

El es­ce­na­rio se co­men­zó a ar­mar el fin de se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.