AÚN HAY QUE PE­RE­GRI­NAR PA­RA DE­NUN­CIAR RA­CIS­MO

De­nun­ciar es di­fí­cil. La in­for­ma­ción no es­tá ac­ce­si­ble. Las ofi­ci­nas no exis­ten en San­ta Cruz. El pro­ce­so es bu­ro­crá­ti­co. Uno de ca­da diez ca­sos lle­ga a re­sol­ver­se. El ve­ja­men a cam­pe­si­nos en Su­cre, en 2008, dio ori­gen a es­ta nor­ma­ti­va.

El Deber - Séptimo Día - - Portada - FABIOLA GU­TIÉ­RREZ ESCÓBAR MAES­TRÍA UNES­CO - UEB

V ie­ron a per­so­nas afro­bo­li­via­nas y se pe­lliz­ca­ron. “El ne­gro pa´ vos, la suer­te pa´ mi” se di­je­ron tal vez aque­llas au­to­ri­da­des que se en­con­tra­ban en el pal­co mien­tras la sa­ya se pre­sen­ta­ba por las fies­tas pa­trias. Fue en agos­to de es­te año, en el cam­bó­dro­mo. Cuan­do le con­ta­ron es­ta es­ce­na a la pre­si­den­ta de Unión Afro, Te­re­za Ca­li­sa­ya, el bai­le ha­bía ter­mi­na­do. Le ha­bría gus­ta­do pe­lliz­car­los más fuer­te, co­mo ha­cía su ma­má.

Aho­ra, con la ley, no es ne­ce­sa­rio pe­lliz­car; se pue­de de­nun­ciar. La Ley 045 na­ció en 2010 lue­go de que cam­pe­si­nos fue­ran ve­ja­dos en Su­cre en 2008.

De­nun­ciar no es fá­cil

El color de piel es el mo­ti­vo de los nue­ve ca­sos de ra­cis­mo de­nun­cia­dos en 2016. Ca­li­sa­ya no va a pe­lliz­car. Quie­re ver si la Ley 045 con­tra to­da for­ma de Ra­cis­mo y Dis­cri­mi­na­ción fun­cio­na. Han de­nun­cia­do al pro­gra­ma ‘Bai­lan­do por un sue­ño’, por­que una de sus par­ti­ci­pan­tes se pin­tó de ne­gro pa­ra emu­lar a los afros. “Es ofen­si­vo por­que da lu­gar a la mo­fa. No­so­tros no nos pin­ta­mos de otro color pa­ra bai­lar cho­be­na”, ex­pli­ca Ca­li­sa­ya. Es la se­gun­da vez que ocu­rre en Red Uno y creen que acep­tar dis­cul­pas no bas­ta pa­ra evi­tar que se re­pi­ta.

Su de­nun­cia se su­ma a las 1.076 que han si­do re­ci­bi­das en­tre 2009 (un año an­tes de la ley) y 2016. Por ca­da 10 de­nun­cias ad­mi­ti­das, una es re­suel­ta por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va o pe­nal.

Las in­di­ca­cio­nes pa­ra de­nun­ciar no es­tán ac­ce­si­bles en in­ter­net. Hay una lí­nea gra­tui­ta (800-102555) que apa­re­ce en la pá­gi­na del Co­mi­té Na­cio­nal de Lu­cha con­tra el Ra­cis­mo y to­da for­ma de Dis­cri­mi­na­ción (CNRD). El ope­ra­dor di­ce que hay que ir a la Go­ber­na­ción o Al­cal­día, pe­ro desconoce la ofi­ci­na es­pe­cí­fi­ca, di­rec­ción, te­lé­fono y ho­ra­rio de aten­ción.

El pe­rio­dis­ta cie­go Ri­chard Ma­teos, que ca­mi­na con pe­rro guía, se di­ri­gió a la Al­cal­día acom­pa­ña­do por EL DE­BER. Allí le ex­pli­ca­ron que no exis­te una ofi­ci­na que re­ci­ba de­nun­cias. La his­to­ria se re­pi­tió en la Go­ber­na­ción cru­ce­ña des­pués de que cin­co fun­cio­na­rios des­con­cer­ta­dos lo hi­cie­ran re­bo­tar a la uni­dad de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. “No ven la dis­cri­mi­na­ción, so­lo ven la dis­ca­pa­ci­dad”, di­ce Ma­teos.

Ofi­ci­na de pa­pel

En los pa­pe­les, el co­mi­té cru­ce­ño exis­te des­de 2013 y de­pen­de del go­bierno de­par­ta­men­tal. En lo con­cre­to, no exis­te. Sus se­cre­ta­rios ya fue­ron ele­gi­dos pe­ro no po­se­sio­na­dos. No tie­nen nin­gún cro­no­gra­ma de tra­ba­jo. Uno de ellos, Alex Ber­na­bé, di­rec­tor de la Fun­da­ción Igual­dad, ex­pli­ca que el pre­su­pues­to es in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der de­nun­cias, se­gún les ex­pli­có la se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo Hu­mano, Paola Pa­ra­da.

Los se­cre­ta­rios no re­ci­bi­rán suel­do y los re­cur­sos se des­ti­na­rán a cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas. Se­rá so­lo una ins­tan­cia vee­do­ra. “Hay di­fi­cul­ta­des ope­ra­ti­vas. He­mos ins­ta­do a los go­bier­nos a for­ta­le­cer sus co­mi­tés”, ad­mi­te Leoncio Gu­tié­rrez, di­rec­tor de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Lu­cha con­tra el Ra­cis­mo (Dglcr). Al no exis­tir ins­tan­cias re­gu­la­do­ras, el tra­ba­jo re­cae en las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ex­pli­ca Ber­na­bé. Sin em­bar­go, in­cluir un me­dia­dor ali­men­ta la bu­ro­cra­cia y re­tar­da la eje­cu­ción de las le­yes, ex­pli­ca el es­tu­dio­so del de­re­cho Bis­mark Cué­llar. “Lle­gan a con­ci­liar pe­ro no se pro­ce­sa. Lue­go el dis­cri­mi­na­dor lo vuel­ve a ha­cer”, ex­pli­ca la re­pre­sen­tan­te de la Asam­blea Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos (Apdhb) en San­ta Cruz, Ma­ría Inés Gal­vis.

Ma­teos ha vuel­to a ser dis­cri­mi­na­do en otras ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, lue­go de que la Defensoría del Pue­blo me­dió su ca­so en 2015, lue­go de que no lo de­ja­ron en­trar a ha­cer com­pras con su pe­rro guía. “Aho­ra la gen­te in­ter­vie­ne y ofre­ce su­bir vi­deos a las re­des so­cia­les. Pa­re­ce que eso es más efec­ti­vo”, co­men­ta Ma­teos.

“La me­dia­ti­za­ción hi­zo que el Co­mi­té con­tra el Ra­cis­mo me in­sis­ta pa­ra ha­cer la de­nun­cia con ellos cuan­do no me de­ja­ron su­bir al Pu­ma­ka­ta­ri en La Paz”, re­la­ta Ma­teos. El Pu­ma­ka­ta­ri ne­gó el he­cho y el co­mi­té no pue­de obli­gar­lo a re­co­no­cer­lo, ex­pre­sa la abo­ga­da de la Dglcr, Ve­ró­ni­ca Quis­bert. Si la de­nun­cia hu­bie­ra pro­gre­sa­do, el co­mi­té ha­bría re­co­men­da­do al acu­sa­do que pi­da dis­cul­pas. A más de un año del he­cho, Ma­teos no ha re­ci­bi­do nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción de par­te del co­mi­té pe­se a ha­ber he­cho el se­gui­mien­to.

El pro­ce­so no es tan ba­ra­to

“La dis­cri­mi­na­ción co­mo de­li­to ocu­rre cuan­do se nie­ga un de­re­cho. Lue­go de de­nun­ciar en la Po­li­cía, se em­pie­za un pro­ce­so pe­nal co­mo cual­quier otro. La Fis­ca­lía tie­ne al me­nos seis me­ses pa­ra in­ves­ti­gar y la víc­ti­ma tie­ne que coad­yu­var”, ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de la uni­dad de aná­li­sis de la Fis­ca-

lía De­par­ta­men­tal de San­ta Cruz, Clau­dia Mé­ri­da.

En la Po­li­cía le di­cen a la gen­te: “Su de­nun­cia no lle­ga­rá a nin­gu­na par­te por­que us­ted no tie­ne pla­ta”, di­ce Gal­vis. La Apdhb re­ci­be mí­ni­mo 10 ca­sos dia­rios de per­so­nas dis­cri­mi­na­das por ope­ra­do­res de jus­ti­cia.

Lue­go de de­nun­ciar, el pro­ce­so du­ra en pro­me­dio dos años y de­pen­de de los pre­jui­cios de los ope­ra­do­res, sos­tie­ne el abo­ga­do Ale­jan­dro Co­lan­zi. “Fal­ta tra­ba­jar con los ope­ra­do­res de jus­ti­cia”, ad­mi­te la Di­rec­ción de Lu­cha con­tra el Ra­cis­mo. So­lo los ho­no­raios pa­ra un jui­cio cues­tan al me­nos $us 700.

Las es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les y lo­ca­les no coin­ci­den en la can­ti­dad de ca­sos que se en­cuen­tran en la vía pe­nal. Por eso, el CNRD en su úl­ti­ma se­sión re­sol­vió crear una ba­se de da­tos con las de­fen­so­rías, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y Ór­gano ju­di­cial. Por otro la­do, es­tán con­si­de­ran­do la mo­di­fi­ca­ción de la ley 045 pa­ra que es­ta ins­tan­cia pue­da san­cio­nar, a su­ge­ren­cia del vi­ce­mi­nis­tro de Des­co­lo­ni­za­ción, Fé­lix Cár­de­nas, quien se ne­gó a ha­blar con EL DE­BER.

Lo­gros y pen­dien­tes de la ley

“An­tes el ra­cis­mo es­ta­ba in­vi­si­bi­li­za­do y se veía co­mo al­go na­tu­ral”, ex­pli­ca Leoncio Gu­tié­rrez di­rec­tor de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Lu­cha Con­tra el Ra­cis­mo. Las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les coin­ci­den en el cam­bio del dis­cur­so, pe­ro no­tan fa­llas en las ac­cio­nes de re­gu­la­ción.

De acuer­do con los in­for­mes emi­ti­dos por la Defensoría del Pue­blo, la dis­cri­mi­na­ción per­sis­te con­tra sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te vul­ne­ra­dos. “No he­mos sen­ti­do el cam­bio; no nos han con­vo­ca­do ni pa­ra so­cia­li­zar lay ley”, di­ce el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción De­par­ta­men­tal de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad Fí­si­ca Jai­me Es­tí­va­riz.

La ley se uti­li­za pa­ra coar­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra del Ob­ser­va­to­rio Bo­li­viano de De­re­chos Hu­ma­nos (OBDH), Ma­riel Rodríguez. Has­ta sep­tiem­bre de 2016, hay dos me­dios san­cio­na­dos y cin­co pro­ce­sos ins­ta­la­dos. El re­pre­sen­tan­te de la Con­fe­de­ra­ción de Pue­blos Afro­bo­li­via­nos (Co­na­fro) en San­ta Cruz, Os­car Pi­ne­do, in­di­ca que la cau­sa con­tra la Red Uno ha si­do re­mi­ti­da a la Fis­ca­lía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.