Cha­ra­gua-Iyam­bae, au­to­no­mía in­dí­ge­na pa­ra el mun­do

El Deber - Séptimo Día - - Firmas - A au­to­no­mía in­dí­ge­na ori­gi­na­ria cam­pe­si­na es un ti­po de au­to­no­mía es­ta­ble­ci­da en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Es­ta­do en Bo­li­via. Una reivin­di­ca­ción

Lhis­tó­ri­ca que re­co­no­ce e iden­ti­fi­ca a los pue­blos y na­cio­nes de nues­tro país y cu­ya exis­ten­cia es an­te­rior a la Co­lo­nia y a la Re­pú­bli­ca. La na­ción gua­ra­ní de Cha­ra­gua com­par­te te­rri­to­ria­li­dad, his­to­ria, cul­tu­ra, len­gua, or­ga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les pro­pias. En es­te con­tex­to el ac­ce­so y con­ver­sión de la au­to­no­mía in­dí­ge­na ori­gi­na­ria cam­pe­si­na de Cha­ra­gua –Iyam­bae se cons­ti­tu­ye en el pri­mer pro­ce­so de au­to­no­mía in­dí­ge­na de Bo­li­via y el mun­do. Cha­ra­gua ini­cio su ho­ja de ru­ta au­to­nó­mi­ca en 2009 con el re­fe­rén­dum de ac­ce­so a la au­to­no­mía in­dí­ge­na, pa­ra lue­go cons­truir y re­dac­tar su nor­ma bá­si­ca ins­ti­tu­cio­nal ex­pre­sa­da en el es­ta­tu­to de au­to­no­mía in­dí­ge­na apro­ba­da en el re­fe­rén­dum au­to­nó­mi­co del 2015. Es­te pro­ce­so de con­ver­sión del mu­ni­ci­pio de Cha­ra­gua en au­to­no­mía in­dí­ge­na ori­gi­na­ria cam­pe­si­na ya de­li­neó la cons­ti­tu­ción de sus ór­ga­nos de go­bierno, a tra­vés de la En pleno uso y vi­gen­cia del es­ta­tu­to se eli­gie­ron por usos y cos­tum­bres a to­das las au­to­ri­da­des de los tres ór­ga­nos del Go­bierno Au­tó­no­mo Gua­ra­ní Cha­ra­gua Iyam­bae: Nem­boa­ti Re­ta - Ór­gano de De­ci­sión Co­lec­ti­va; Mbo­ro­kuai Sim­bi­ka Iya­poa Re­ta -Ór­gano Le­gis­la­ti­vo; y el Te­ta­rem­bio­kuai Re­ta -Ór­gano Eje­cu­ti­vo. En­tre el 28 de agos­to y el 17 de sep­tiem­bre de es­te año se eli­gió a 24 au­to­ri­da­des del Ór­gano de De­ci­sión Co­lec­ti­va, 12 pa­ra el Ór­gano Le­gis­la­ti­vo y sie­te pa­ra el Ór­gano Eje­cu­ti­vo, que du­ra­rán en el man­da­to en­tre tres y cin­co años, res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién se eli­gió a los re­pre­sen­tan­tes de los par­ques Na­cio­nal Kaa Iya del Gran Cha­co, Na­cio­nal Otu­quis y el Área de Con­ser­va­ción e Im­por­tan­cia Eco­ló­gi­ca de la Na­ción Gua­ra­ní Ñem­bi Gua­su. La ex­tin­ción y des­apa­ri­ción del go­bierno au­tó­no­mo mu­ni­ci­pal de Cha­ra­gua y por en­de del mu­ni­ci­pio se cons­ti­tu­ye en un pro­ce­so iné­di­to de tran­si­ción y cie­rre con­ta­ble y de las ins­ti­tu­cio­nes que de­pen­den de él. Es­te pro­ce­so es­ta asis­ti­do por el Mi­nis­te­rio de Au­to­no­mías y en apli­ca­ción del es­ta­tu­to de la au­to­no­mía in­dí­ge­na de Cha­ra­gua, así co­mo de la nor­ma de tran­si­ción na­cio­nal su­ple­to­ria. Las au­to­ri­da­des elec­tas del Go­bierno de la Au­to­no­mía Gua­ra­ní Cha­ra­gua Iyam­bae to­ma­rán po­se­sión de sus car­gos el 8 de enero del 2017. En la tran­si­ción que­dan ga­ran­ti­za­dos los pro­graCha­ra­gua Me asom­bra, así que le pi­do al ven­de­dor que co­te­je el va­lor pa­ra ver si era el co­rrec­to. Se po­ne ner­vio­so, in­gre­sa a uno de los cuar­tos y sa­le un em­plea­do muy for­mal –con to­do y cor­ba­ta- del de­par­ta­men­to ad­mi­nis­tra­ti­vo. Me di­ce so­lem­ne­men­te: “El li­bro cues­ta 700 pe­sos, pe­ro tie­ne des­cuen­to del 20%. Uno de los tra­ba­ja­do­res se equi­vo­có y pu­so 1 en vez de 7. Por ley le ten­go que co­brar lo que es­tá anun­cia­do, pe­ro la di­fe­ren­cia la va a pa­gar nues­tro em­plea­do que co­me­tió el error. Lo de­jo a su con­cien­cia”. In­me­dia­ta­men­te mi ca­be­za em­pie­za a fun­cio­nar so­bre la de­ci­sión que de­bo to­mar. El di­le­ma es pa­gar el pre­cio fru­to de un error que se­rá co­bra­do al tra­ba­ja­dor, o pa­go lo que te­nía pen­sa­do in­ver­tir sin afec­tar a na­die. Ten­go du­das, así que si­go in­te­rro­gan­do: “¿si no lo pa­go, se le co­bra­rá al em­plea­do de su sa­la­rio o cu­bri­rá la em­pre­sa la di­fe­ren­cia?”. La res­pues­ta, ver­da­de­ra o fal­sa, es ob­via: “es el tra­mas de in­ver­sión asig­na­dos por el ni­vel cen­tral del Es­ta­do, así co­mo la con­ti­nui­dad de pla­nes, pro­gra­mas y pro­yec­tos en eje­cu­ción ini­cia­dos en el otro­ra go­bierno au­tó­no­mo mu­ni­ci­pal de acuer­do con la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de la nue­va ges­tión de la au­to­no­mía gua­ra­ní Cha­ra­gua Iyam­bae. El ca­mino de la au­to­no­mía in­dí­ge­na ori­gi­na­ria cam­pe­si­na de ba­ja­dor”. Ya de­ci­dí, yo lo cu­bro. Me que­dé re­fle­xio­nan­do mu­cho tiem­po bá­si­ca­men­te en dos ideas. Por un la­do, la per­ver­sa re­la­ción ca­pi­tal-tra­ba­jo que fun­cio­na con re­glas en las cua­les nun­ca la em­pre­sa pier­de, to­do dé­fi­cit se­rá cu­bier­to por los tra­ba­ja­do­res o por los clien­tes. Por otro la­do, re­cor­dé el epi­so­dio de una se­rie de te­le­vi­sión que vi ha­ce mu­chos años don­de una per­so­na en si­tua­ción dra­má­ti­ca te­nía que de­ci­dir si ha­cía el bien o si afec­ta­ba a un ter­ce­ro que no co­no­cía, y al te­ner cer­te­za de que se­ría un des­co­no­ci­do, op­tó por no im­por­tar­le el des­tino del otro. Cuan­do de­jé la li­bre­ría –li­bro en mano y bi­lle­te­ra va­cía- se­guí elu­cu­bran­do si me ha­bía vis­to muy in­ge­nuo en vez de apro­ve­char la opor­tu­ni­dad del error ajeno en fa­vor de mi eco­no­mía, y co­sas así. Pe­ro to­das mis dis­qui­si­cio­nes ter­mi­na­ron cuan­do lle­gué a mi ofi­ci­na, pues al bus­car el lu­gar dón­de ubi­car mi nue­vo te­so­ro, En la pos­ta que de­ja Cha­ra­gua Iyam­bae le si­guen 34 pro­ce­sos de trá­mi­te de au­to­no­mías in­dí­ge­nas, en ca­mino a la re­con­fi­gu­ra­ción y des­co­lo­ni­za­ción en nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal. La reivin­di­ca­ción y ho­me­na­je a la lu­cha de to­dos los lí­de­res y an­ces­tros del pue­blo gua­ra­ní, la au­to­no­mía in­dí­ge­na de Cha­ra­gua pro­yec­ta el ca­mino ha­cia el Ivi Ma­raei – (tie­rra sin mal) pa­ra el Yai­ko Ka­vi Pa­ve (pa­ra vi­vir bien) * Mi­nis­tro de Au­to­no­mías lle­gué al es­tan­te que al­ber­ga mis va­rios li­bros de Bec­ker, y, sor­pre­sa, ¡ese tí­tu­lo ya lo te­nía! No es la pri­me­ra vez que me pa­sa, he ad­qui­ri­do en va­rias oca­sio­nes li­bros que des­can­san en mi bi­blio­te­ca. Vol­ví a acu­dir a mi red de Fa­ce­book y pu­se a Bec­ker en ofer­ta en mi mu­ro:

Rá­pi­da­men­te una es­tu­dian­te se pro­nun­ció y fue a pa­rar sus ma­nos. Ter­mino. De ma­ne­ra ines­pe­ra­da, Bec­ker me vol­vió a in­vi­tar a ha­cer so­cio­lo­gía de la vi­da dia­ria, uti­li­zan­do las ex­pe­rien­cias per­so­na­les –y la ne­ce­si­dad de re­dac­tar­las re­fle­xi­va­men­te­co­mo fuen­te pa­ra en­ten­der la so­cie­dad. No ca­be du­da, es un maes­tro de inago­ta­bles for­mas y agra­da­bles sor­pre­sas. Al fi­nal de cuen­tas, el li­bro me sa­lió ba­ra­to * So­ció­lo­go de la UNAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.