Cons­ti­tu­ción, el lar­go ca­mino a la igual­dad

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

“Pa­ra ser ciu­da­dano es ne­ce­sa­rio: 1º Ser bo­li­viano; 2º Ser ca­sa­do o ma­yor de vein­te años; 3º Sa­ber leer y es­cri­bir…; 4º Te­ner al­gún em­pleo, o in­dus­tria, o pro­fe­sar al­gu­na cien­cia o ar­te, sin su­je­ción a otro en cla­se de sir­vien­te do­més­ti­co”. Es­te era el tex­to re­fe­ri­do a la ciu­da­da­nía en la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción del país, re­dac­ta­da por Si­món Bo­lí­var, san­cio­na­da por la Asam­blea y pro­mul­ga­da por el pre­si­den­te An­to­nio Jo­sé de Su­cre en 1826. Por muy li­be­ra­les que fue­sen los li­ber­ta­do­res, la con­si­de­ra­ción en torno a los de­re­chos y de­be­res ciu­da­da­nos se res­trin­gía de una ma­ne­ra abru­ma­do­ra da­da la evi­den­cia de que la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción era anal­fa­be­ta y, por la he­ren­cia co­lo­nial que se agu­di­zó en la pri­me­ra eta­pa del pe­rio­do re­pu­bli­cano, la re­la­ción ha­cen­da­do-‘colono’ en el área ru­ral era de pa­tro­naz­go y ser­vi­dum­bre. Du­ran­te ca­si 130 años, el prin­ci­pio de oro del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co, que se ba­sa en la idea de que to­dos los se­res hu­ma­nos na­ce­mos igua­les y te­ne­mos los mis­mos de­re­chos, se res­trin­gió en fun­ción de cri­te­rios que –ex­pli­ca­bles, pe­ro no jus­ti­fi­ca­bles en el mo­men­to en que se im­pu­sie­ro­na­pun­ta­ban de ma­ne­ra cla­ra a dis­cri­mi­nar a dos gran­des sec­to­res de la po­bla­ción bo­li­via­na: la mi­tad de sus ha­bi­tan­tes, las mu­je­res y la ma­yo­ría de ellos en ese mo­men­to de la his­to­ria, los in­dí­ge­nas. Lo dra­má­ti­co, sal­vo las ex­cep­cio­nes que ci­ta­re­mos, es que las res­tric­cio­nes no es­ta­ban in­cor­po­ra­das en le­yes com­ple­men­ta­rias sino en el co­ra­zón de la nor­ma, la pro­pia Cons­ti­tu­ción. Las cons­ti­tu­cio­nes de 1831 y 1834 (pro­mul­ga­das por An­drés San­ta Cruz) eli­mi­na­ron el re­qui­si­to de sa­ber leer y es­cri­bir pa­ra ejer­cer la ciu­da­da­nía, pe­ro esa li­mi­ta­ción vol­vió a apa­re­cer en la CPE de 1839 (La Con­ven­ción con­vo­ca­da por Ve­las­co) que es­ta­ble­cía ex­plí­ci­ta­men­te que so­lo ten­drían de­re­cho a vo­to los “que se­pan leer y es­cri­bir y ten­gan un ca­pi­tal de 400 pe­sos, o ejer­zan al­gu­na cien­cia, ar­te u ofi­cio que les pro­por­cio­ne la sub­sis­ten­cia, sin su­je­ción a otro en cla­se de sir­vien­te do­més­ti­co”. En 1843 Ba­lli­vián eli­mi­nó otra vez la obli­ga­ción de es­tar al­fa­be­ti­za­do pa­ra ser ciu­da­dano. En 1851 la Asam­blea en el Go­bierno de Bel­zu es­ta­ble­ció un an­te­ce­den­te de uni­ver­sa­lis­mo ex­cep­cio­nal: “Art. 2.: A la edad de 21 años tie­nen los bo­li­via­nos la ca­pa­ci­dad de ejer­cer los de­re­chos po­lí­ti­cos y ci­vi­les. Las le­yes es­ta­ble­cen las ex­cep­cio­nes…”. Se tra­ta –por mu­cho que las le­yes es­pe­ci­fi­cas fue­ron res­tric­ti­vas­del pri­mer tex­to de nues­tra his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal que re­co­no­ce los de­re­chos ciu­da­da­nos con am­pli­tud en la Car­ta Mag­na, res­pon­dien­do por pri­me­ra vez a la idea de la igual­dad. Ese mis­cons­ti­tu­cio­na­lis­mo cu­yo cos­to, se­gún la jus­ti­fi­ca­ción ofi­cial, cos­ta­ría ‘me­dio pe­lo’ del em­ba­ja­dor chino. El ras­go más lla­ma­ti­vo del dis­cur­so pre­si­den­cial fue el re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia de la re­la­ción con Chi­na. “No po­de­mos sen­tir­nos so­los, hay pre­sen­cia de Chi­na”, es de­cir, po­de­mos de­du­cir, sin la pre­sen­cia de Chi­na, es­tá la po­si­bi­li­dad (¿o reali­dad?) de sen­tir­se so­los. Las re­la­cio­nes amis­to­sas con los paí­ses de la re­gión y del mun­do en­fren­ta­ron, de for­ma pro­gre­si­va, múl­ti­ples di­fi­cul­ta­des. La alianza cla­ve y pri­vi­le­gia­da con los paí­ses de la AL­BA que­dó tan de­bi­li­ta­da por las nue­vas re­la­cio­nes de Cu­ba con Es­ta­dos Uni­dos, que los lí­de­res más es­tri­den­tes con­tra el im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano guar­da­ron sus dis­cur­sos ra­di­ca­les pa­ra bus­car for­mas de reorien­ta­ción de las re­la­cio­nes en­tre paí­ses ba­sa­das en el res­pe­to mu­tuo, en el mu­tuo be­ne­fi­cio, en el re­co­mo con­te­ni­do lo en­con­tra­mos en la CPE de 1868 (pro­mul­ga­da por Mel­ga­re­jo). En la prác­ti­ca eso no se apli­có en el su­fra­gio, pe­ro cuan­do me­nos se mar­có un prin­ci­pio de fi­lo­so­fía cons­ti­tu­cio­nal re­le­van­te. En 1861 –per­ti­naz de­ci­sión de las éli­tes- se vol­vie­ron a co­lo­car las res­tric­cio­nes es­ta­ble­ci­das des­de 1826 más aque­llas in­clui­das en la de 1839. Es­ta ló­gi­ca so­bre la ciu­da­da­nía per­ma­ne­ció en los tex­tos de 1871 (Mo­ra­les), 1878 (Da­za) y 1880 (Cam­pe­ro). En 1938 cuan­do en el Go­bierno de Busch se apro­bó la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción ins­pi­ra­da en el no­ci­mien­to de fac­to de la in­via­bi­li­dad de pro­yec­tos po­lí­ti­cos es­ta­tis­tas y la creen­cia en los pro­ce­di­mien­tos de­mo­crá­ti­cos elec­to­ra­les. Otros paí­ses, co­mo Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay, cam­bia­ron sus re­la­cio­nes con nues­tro país de­bi­do al cam­bio de sus go­ber­nan­tes por­ta­do­res de ideo­lo­gías y pro­yec­tos po­lí­ti­cos dis­tin­tos y con­tra­dic­to­rios con la vi­sión de nues­tro Go­bierno. Au­men­ta­ron los ro­ces y con­flic­tos es­ti­mu­la­dos por la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca de nues­tro te­rri­to­rio pa­ra la pro­duc­ción y trán­si­to de dro­gas. Bra­sil mi­li­ta­ri­zó sus fron­te­ras con Bo­li­via. Ar­gen­ti­na tie­ne las mis­mas in­ten­cio­nes, tan­to que el can­di­da­to per­de­dor de la pro­pues­ta kirch­ne­ris­ta postuló imi­tar los pa­sos bra­si­le­ños y mi­li­ta­ri­zar la fron­te­ra ar­gen­tino-bo­li­via­na. Ha­ce mu­chos años, las re­la­cio­nes con Pa­ra­guay es­tán en­fria­das. Por fin en 1961, ¡136 años des­pués de la in­de­pen­den­cia!, la Cons­ti­tu­ción pro­mul­ga­da por Paz Es­tens­so­ro es­ta­ble­ció: Art. 40.: “Son ciu­da­da­nos to­dos los bo­li­via­nos ma­yo­res de 21 años, cual­quie­ra que sea su gra­do de ins­truc­ción, ocu­pa­ción o ren­ta…”. Es­ta vez sí to­dos po­dían ejer­cer de­re­chos ciu­da­da­nos, el más em­ble­má­ti­co de ellos en de­mo­cra­cia, el del vo­to. Aun­que de he­cho y an­tes de es­ta Cons­ti­tu­ción las mu­je­res (que ha­bían vo­ta­do en elec­cio­nes municipales des­de 1947) y los in­dí­ge­nas, vo­ta­ron sin res­tric­ción al­gu­na en los co­mi­cios na­cio­na­les de 1956. La ley de le­yes que no se ha­bía to­ca­do des­de 1945, in­cor­po­ró es­te con­cep­to ele­men­tal en la ci­ta­da Cons­ti­tu­ción. Es­ta pre­mi­sa se man­tu­vo en la Cons­ti­tu­ción de 1967 (pro­mul­ga­da por Ba­rrien­tos) y en la ac­tual Cons­ti­tu­ción. La Re­vo­lu­ción de 1952 con­quis­tó de­re­chos e igual­dad pa­ra to­dos, que fue­ron con­sa­gra­dos años des­pués de ma­ne­ra for­mal. Hoy vi­vi­mos ba­jo una Car­ta Mag­na que re­co­no­ce esos y otros de­re­chos de ‘nue­va ge­ne­ra­ción’ que, es bueno re­cor­dar­lo, de­be­mos ejer­cer sin otro lí­mi­te que el so­me­ti­mien­to a una ley que en es­te as­pec­to –y por lo me­nos teó­ri­ca­men­tees la más am­plia que ha­ya­mos te­ni­do nun­ca * Ex­pre­si­den­te de Bo­li­via En el ám­bi­to eu­ro­peo, ca­da vez cre­ce la des­con­fian­za y re­ce­lo de las can­ci­lle­rías so­bre el cur­so po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo de nues­tro Go­bierno. Di­ver­sas per­cep­cio­nes de opi­nión pú­bli­ca ali­men­tan la cons­ta­ta­ción de una pro­gre­si­va de­silu­sión so­bre las des­via­cio­nes del lla­ma­do ‘pro­ce­so de cam­bio’, el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos, las rís­pi­das de­cla­ra­cio­nes y ac­ti­tu­des con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les y lí­de­res de la opi­nión crí­ti­ca. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes de per­cep­cio­nes di­fun­die­ron da­tos so­bre la pé­si­ma ima­gen del país en co­rrup­ción, en se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra la in­ver­sión, en apo­yo al Es­ta­do de De­re­cho, en la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca, en la crea­ción de em­pleos, en el ín­di­ce del ham­bre, en la ca­li­dad edu­ca­ti­va y en ser­vi­cios so­cia­les * Ex­vi­ce­pre­si­den­te de Bo­li­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.