La sel­va ex­tra­ña a sus vi­si­tas

Ru­rre­na­ba­que tie­ne las ca­lles ca­si va­cías. De 60.000 tu­ris­tas por año en 2008, aho­ra re­ci­be me­nos de 20.000. Sus ha­bi­tan­tes creen que exi­gir vi­sas a los is­rae­li­tas fue una he­ri­da que les mer­mó los in­gre­sos. Aho­ra via­jan a Eu­ro­pa pa­ra pro­mo­cio­nar­se co­mo de

El Deber - Séptimo Día - - Portada - RO­BER­TO NA­VIA rna­via@el­de­ber.com.bo

Las cua­tro ha­ma­cas de un ho­tel mo­des­to es­tán va­cías. En otros tiem­pos, ahí se acos­ta­ban ru­bias y pe­li­rro­jas, o va­ro­nes en­chi­ne­la­dos con pan­ta­lo­nes cor­tos que ha­bían lle­ga­do de Is­rael o de otros rin­co­nes del mun­do, ham­brien­tos por co­no­cer la sel­va del Ma­di­di o las pam­pas de San­ta Ro­sa del Ya­cu­ma.

El tu­ris­mo es­tá de ca­pa caí­da en Ru­rre­na­ba­que (Be­ni), que es la puer­ta de en­tra­da al par­que Ma­di­di (La Paz) y a las pam­pas de San­ta Ro­sa del Ya­cu­ma. El mo­ti­vo prin­ci­pal pa­ra que ha­ya caí­do e flu­jo de vi­si­tan­tes que has­ta el 2014 subía co­mo la es­pu­ma, se­gún au­to­ri­da­des municipales y ope­ra­do­res de tu­ris­mo, se de­be a que el Go­bierno de­ci­dió eli­mi­nar un acuer­do que per­mi­tía el in­gre­so li­bre de ciu­da­da­nos is­rae­líes. El 30 de agos­to de 2014, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Mi­gra­ción pu­so en vi­gen­cia el De­cre­to Su­pre­mo 1923, que sus­pen­de el acuer­do de li­bre in­gre­so que man­te­nía el país con Is­rael des­de 1972.

Los efec­tos ya se sien­ten, ya gol­pean, coin­ci­den los ho­te­le­ros y los que ma­ne­jan las agen­cias de tu­ris­mo. Ós­car Ra­mí­rez, di­rec­tor mu­ni­ci­pal de Tu­ris­mo de Ru­rre­na­ba­que, arro­ja nú­me­ros que con­fir­man que la bi­lle­te­ra del pue­blo ha en­fla­que­ci­do.

Has­ta an­tes de la me­di­da del Go­bierno lle­ga­ban en­tre 22.000 y 25.000 tu­ris­tas ex­tran­je­ros, el 60% de ellos pro­ve­nien­tes de Is­rael. Ra­mí­rez lan­zó un da­to ma­yor. Di­jo que el 2008 in­gre­sa­ron por Ru­rre­na­ba­que, a los di­fe­ren­tes des­ti­nos de la zo­na, 60.000 tu­ris­tas. Una ci­fra que aho­ra es vis­ta co­mo un pi­co más al­to que la cum­bre del Hi­ma­la­ya o del Eve­rest. Por aho­ra, di­fí­cil de lo­grar. Las ci­fras ac­tua­les son mo­des­tas. Se­gún da­tos de la di­rec­ción de Tu­ris­mo, el año pa­sa­do in­gre­sa­ron 11.500 tu­ris­tas y has­ta sep­tiem­bre de es­te año se subió a 17.400. Es­te in­cre­men­to, se­gún Ra­mí­rez, se de­be a que Ru­rre­na­ba­que re­cu­pe­ró el nom­bre de des­tino tu­rís­ti­co que ha­bía per­di­do du­ran­te mu­chos años y por­que se hi­cie­ron cam­pa­ñas de pro­mo­ción mun­dial, co­mo asis­tir a la fe­ria in­ter­na­cio­nal de Berlín. “Es­pe­ra­mos un gran re­pun­te del tu­ris­mo is­rae­lí y asiá­ti­co, por­que en enero y fe­bre­ro se es­tá es­tre­nan­do la pe­lí­cu­la El re­torno de

Tui­chi, que se ba­sa en la no­ve­la es­cri­ta por Yos­si Ghins­berg, el is­rae­lí que so­bre­vi­vió tres se­ma­nas en la sel­va en 1981 y que dio lu­gar a que ven­gan los tu­ris­tas a Ru­rre­na­ba­que.

Pa­ra su­pe­rar el ba­jón que han de­ja­do los is­rae­líes, en es­te lu­gar han acor­da­do cam­biar el seg­men­to del pú­bli­co vi­si­tan­te.

Si uno con­ver­sa con los ho­te­le­ros, coin­ci­den en que an­tes tra­ba­ja­ban con mo­chi­le­ros, con gen­te de ba­jo ni­vel eco­nó­mi­co, por­que Rurre fue co­no­ci­do co­mo un des­tino tu­rís­ti­co ba­ra­to. Ra­mí­rez in­clu­so di­ce que el mis­mo ac­cio­nar de las ope­ra­do­ras ge­ne­ró una com­pe­ten­cia des­leal pa­ra ga­nar clien­tes, lle­gan­do al ex­tre­mo de que el pa­que­te a la pam­pa o a la sel­va cos­ta­ba has­ta Bs 300 por día, que in­cluía trans­por­te, ali­men­ta­ción y al­ber­gue.

Una pa­re­ja de franceses ca­mi­na des­pa­cio por la pla­za de Ru­rre­na­ba­que. Han lle­ga­do con mo­ti­vo de ce­le­brar en la sel­va sus 30 años de ma­tri­mo­nio. Es­ta­rán una se­ma­na y por día gas­ta­rán $us 300, con bueha na co­mi­da, ho­tel y vi­si­tas a la sel­va y a la pam­pa.

Son las 17:00 y de una lan­cha que aca­ba de atra­car en el río Be­ni ba­jan vi­si­tan­tes de ori­gen in­glés, ho­lan­dés y fran­cés. Es­tán con la piel ro­ja, por más que lle­van som­bre­ros y ca­mi­sas de man­ga lar­ga. Es que lle­gan de la sel­va, di­je­ron que in­gre­sa­ron a los al­ber­gues que se en­cuen­tran so­bre el río Tui­chi y que lo que vie­ron fue tan fan­tás­ti­co que que­da­ron muy asom­bra­dos. Ca­mi­na­ron por sen­das, des­cen­die­ron en lia­na a lo Tar­zán, na­da­ron en el río y en arro­yos, se in­ter­na­ron en el bos­que y ahí en­con­tra­ron la no­che, una no­che os­cu­ra cuan­do no ha­bía ni una piz­ca de lu­na, o lla­ma­ti­va­men­te lu­mi­no­sa cuan­do la ob­ser­va­ban po­san­do en un cie­lo es­plén­di­do. Lo que más le gus­tó a Án­ge­la Ruiz, que lle­ga­do des­de Es­pa­ña, ha si­do que ha po­di­do con­vi­vir unos días con las co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias, cu­yos miem­bros le acom­pa­ña­ron a ob­ser­var al ve­na­do an­dino y al de co­la blan­ca, al tro­pe­ro, a la lon­dra y al ma­ne­chi.

Ma­rit­za La To­rre, pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra Ho­te­le­ra de Ru­rre­na­ba­que, no es­con­de que, a com­pa­ra­ción de años an­te­rio­res, ha ba­ja­do bas­tan­te el tu­ris­mo, pe­se a que en in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra se han me­jo­ra­do los ser­vi­cios, pre­pa­rán­do­se pa­ra re­ci­bir un seg­men­to de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo, por­que an­tes los ser­vi­cios ho­te­le­ros, en su ma­yo­ría, es­ta­ban acon­di­cio­na­dos pa­ra los is­rae­líes, quie­nes acos­tum­bra­ban, por aho­rrar, dor­mir va­rias per­so­nas en una so­la ha­bi­ta­ción.

A pe­sar de la cri­sis de tu­ris­tas, La To­rre acla­ra que no se han

ce­rra­do ho­te­les afi­lia­dos a la Cá­ma­ra Ho­te­le­ra, por­que si bien aho­ra no hay tan­tos vi­si­tan­tes, hay em­pre­sas que es­tán tra­ba­jan­do en la zo­na, en la cons­truc­ción del puen­te que uni­rá a Ru­rre­na­ba­que con San Bue­na­ven­tu­ra (La Paz) y en as­fal­ta­do de ca­rre­te­ra, y la ho­te­le­ría es­tá hos­pe­dan­do a los obre­ros, mu­chos de ellos chi­nos. “Las em­pre­sas es­tán sal­van­do mo­men­tá­nea­men­te. Exis­ten 26 ho­te­les afi­lia­dos y cua­tro que no lo es­tán. Hay una ca­pa­ci­dad pa­ra 1.000 ca­mas. Ru­rre­na­ba­que, el se­gun­do des­tino tu­rís­ti­co de Bo­li­via”, di­ce or­gu­llo­sa.

La pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra Ho­te­le­ra desea­ría que se re­ti­re la exi­gen­cia de vi­sa­do a los is­rae­líes, aun­que tam­po­co sa­be si val­drá la pe­na, “por­que cuan­do a al­guien ya se ha ofen­di­do es di­fí­cil de­cir bo­rrón y cuen­ta nue­va”.

Álex Vill­ca Li­ma­co, vo­ce­ro de la coor­di­na­do­ra pa­ra la de­fen­sa de la Ama­zo­nia y se­cre­ta­rio de tie­rra y te­rri­to­rio, re­cur­sos na­tu­ra­les y me­dio am­bien­te del pue­blo in­dí­ge­na San Jo­sé de Chu­pia­mono, la­men­ta que ha­yan ce­rra­do al­gu­nas ope­ra­do­ras de tu­ris­mo, pues­to que, se­gún di­jo, an­tes ha­bía 30 em­pre­sas y a la fe­cha, 20. “Tam­bién ce­rra­ron al­gu­nos res­tau­ran­tes”, re­ve­ló.

Cae la no­che y las ha­ma­cas de un ho­tel mo­des­to si­guen va­cías. Los tu­ris­tas eu­ro­peos pre­fie­ren des­can­sar en sus ha­bi­ta­cio­nes, di­ce el ad­mi­nis­tra­dor, mien­tras que los is­rae­líes pre­fe­rían sa­car­se las bo­tas, co­lo­car­se las san­da­lias y ha­cer vi­da so­cial en las ha­ma­cas, don­de en­con­tra­ban el sue­ño mu­chas ve­ces has­ta el día si­guien­te

En el pues­to de con­trol El Ba­la to­dos los tu­ris­tas de­ben re­gis­trar­se. Exis­te un cam­pa­men­to de guar­da­par­ques. Ahí ex­pli­can la ru­ta

Las em­bar­ca­cio­nes sur­can el río Be­ni. Los tu­ris­tas, con sal­va­vi­das, disfrutan de un pai­sa­je que los de­ja ma­ra­vi­lla­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.