REN­ZO ABRUZZESE, CAR­LOS D. ME­SA Y HU­GO JO­SÉ SUÁ­REZ

El Deber - Séptimo Día - - Portada - HU­GO JO­SÉ SUÁ­REZ *

No me gus­ta la te­le­vi­sión. De he­cho la he evi­ta­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po, y aho­ra de plano ya no ten­go el apa­ra­to en ca­sa. Ca­da que me to­ca ver al­gún frag­men­to, nor­mal­men­te en los con­sul­to­rios o sa­las de es­pe­ra, me con­ven­zo de ha­ber to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta. Mi dis­tan­cia con la ca­ja má­gi­ca se acen­tuó cuan­do vi­ne a vi­vir a Mé­xi­co y sen­tí mi in­te­li­gen­cia ofen­di­da ca­da que caía en cual­quier pro­gra­ma de Te­le­vi­sa o TV Az­te­ca, aca­so la ba­su­ra me­diá­ti­ca más lo­gra­da. El ca­so es que lue­go de un tiem­po de re­sis­ten­cia, de­ci­dí sus­cri­bir­me­me a Net­flix, y aho­ra soy un con­su­mi­dor com­pul­si­vo de sus se­ries. No veo tele, veo Net­flix en mi dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co. Lo que me lla­ma la aten­ción es el lu­gar que ha ocu­pa­do es­ta for­ma de con­su­mo de imá­ge­nes y có­mo ha trans­for­ma­do tan­tas co­sas. Va­mos por par­tes. En es­tos tiem­pos de in­di­vi­dua­li­za­ción, don­de ca­da uno de­ci­de contenidos y mo­men­tos pa­ra con­su­mo me­diá­ti­co, Net­flix per­mi­te no es­tar obli­ga­do a te­ner que es­pe­rar un epi­so­dio a la ho­ra que el pro­gra­ma­dor lo de­ci­da, sino más bien cuan­do uno pue­da ha­cer­lo. Así, no pa­sa na­da si un día no pu­dis­te ver un ca­pí­tu­lo, o si se te atra­ve­só al­go; ya ha­brá oca­sión pa­ra re­to­mar la his­to­ria. De he­cho una de las ra­zo­nes por las que no se­guía una se­rie com­ple­ta en cual­quier ca­nal, era por la di­fi­cul­tad de obli­gar­me a es­tar fren­te a la pan­ta­lla a una de­ter­mi­na­da ho­ra. Eso se aca­bó. Re­cuer­do que cuan­do era ni­ño se trans­mi­tía la se­rie ame­ri­ca­na Da­llas, y to­dos sa­bían en qué es­ta­do es­ta­ba el fa­mo­so per­so­na­je “Jr.”. Lo pro­pio con te­le­no­ve­las co­mo Ro­sa de Le­jos. Es más, el día en que iban a trans­mi­tir el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo fue ca­si un fe­ria­do na­cio­nal. Hoy, ese es­ce­na­rio es im­po­si­ble. Con mis ami­gos cer­ca­nos co­men­ta­mos las dis­tin­tas se­ries vis­tas pe­ro uno va em­pe­zan­do, el otro al me­dio, y el otro ya la ter­mi­nó. Ca­da cual a su rit­mo, lo que no im­pi­de que po­da­mos dis­cu­tir e in­ter­cam­biar opi­nio­nes. Por otro la­do, hay que de­cir que las te­le­no­ve­las me­xi­ca­nas pri­sio­ne­ras de los in­tere­ses de Te­le­vi­sa son de tan ma­la ca­li­dad que da ver­güen­za aje­na. La sim­ple com­pa­ra­ción con cual­quier pro­gra­ma en Net­flix es no­ta­ble en to­dos los as­pec­tos: ac­tua­ción, li­bre­to, es­ce­na­rio, rit­mo, con­te­ni­do y un lar­go et­cé­te­ra. En mi ta­ble­ta he vis­to his­to­rias que me han lle­va­do a las emo­cio­nes, a las lá­gri­mas o la ra­bia, al mie­do o la ri­sa, a la ra­zón o al en­tre­te­ni­mien­to, ade­más con un agu­do sen­ti­do crí­ti­co de la reali­dad. Por ejem­plo, la cru­de­za de la po­lí­ti­ca nun­ca fue tan bien pre­sen­ta­da co­mo en Hou­se of Cards, los lí­mi­tes de la tec­no­lo­gía en la vi­da dia­ria se los ex­po­ne en Black Mi­rror, la trans­for­ma­ción de un ti­po or­di­na­rio en un mag­ní­fi­co dea­ler es­tá en Brea­king Bad. Lla­ma la aten­ción que lo que pu­so en ja­que al mo­no­po­lio te­le­vi­si­vo en Mé­xi­co no fue­ron los es­fuer­zos de ca­na­les cul­tu­ra­les o de pro­duc­cio­nes al­ter­na­ti­vas de la iz­quier­da, sino una em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na que sim­ple­men­te pu­so la ca­li­dad por de­lan­te y en­ten­dió que el es­pec­ta­dor es al­guien me­dia­na­men­te in­te­li­gen­te que quie­re ver en la pan­ta­lla his­to­rias que le ha­blen de la vi­da dia­ria sin ma­ti­ces cur­sis. Por úl­ti­mo, es ex­tra­ña la ma­ne­ra có­mo Net­flix se ha in­tro­du­ci­do a la vi­da ma­ri­tal. An­tes, coor­di­nar con la pa­re­ja pa­ra sen­tar­se fren­te a la te­le­vi­sión en el mis­mo mo­men­to a ver una no­ve­la por más de una se­ma­na con­se­cu­ti­va era mo­ti­vo de plei­to. Hoy la ne­go­cia­ción es más flui­da, los tiem­pos se equi­pa­ran con más fa­ci­li­dad, to­do se re­suel­ve en la ca­ma con una pe­que­ña pan­ta­lla sin me­dia­ción al­gu­na. Va­rios de mis ami­gos han he­cho del mo­men­to de ver Net­flix el es­pa­cio de en­cuen­tro de pa­re­ja, más im­por­tan­te que ir a pa­sear al par­que. No fal­ta­rá quién con le­gí­ti­ma sus­pi­ca­cia pien­se que Net­flix me pa­gó es­ta co­lum­na. No es el ca­so –la­men­ta­ble­men­te ca­si no co­bro por lo que es­cri­bo-. Lo cier­to es que Net­flix ya se ins­ta­ló en nues­tras vi­das –al me­nos en la mía- y, la ver­dad, es­toy fe­liz en­re­da­do en su te­la­ra­ña. Más ade­lan­te co­men­ta­ré al­gu­nas his­to­rias que me lla­ma­ron la aten­ción; aho­ra de­jo es­tas le­tras, me es­pe­ra una nue­va tem­po­ra­da de mi se­rie fa­vo­ri­ta * Doc­tor en So­cio­lo­gía y ca­te­drá­ti­co de la UNAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.