Ve­ne­zue­la: iti­ne­ra­rio de un fra­ca­so

El Deber - Séptimo Día - - Firmas - REN­ZO ABRUZZESE *

La cri­sis ve­ne­zo­la­na per­fi­la el de­rro­te­ro de un ré­gi­men de fuer­za en tiem­pos del ca­pi­ta­lis­mo avan­za­do. Co­mo sa­be­mos, de la mano del ca­pi­tal se desa­rro­lla­ron to­das las va­rian­tes de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, tam­bién sa­be­mos que la de­mo­cra­cia re­sul­to tan dúc­til y ver­sá­til, co­mo ver­sá­til es el desa­rro­llo del ca­pi­tal al pun­to de que mu­chos sos­tie­nen que po­see sus pro­pios me­ca­nis­mos de so­bre­vi­ven­cia cuan­do lo sa­cu­den las te­mi­das cri­sis cí­cli­cas. Es­te per­ver­so con­tu­ber­nio en­tre la ba­se eco­nó­mi­ca y la su­per­es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca tu­vo la vir­tud de crear un mun­do en el que el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas al­te­ra­ron el pro­yec­to so­cia­lis­ta; a la inefa­ble con­cen­tra­ción del ca­pi­tal y el sur­gi­mien­to de una plu­to­cra­cia glo­bal le si­guió la emer­gen­cia mul­ti­tu­di­na­ria de cla­ses me­dias cu­yo ima­gi­na­rio so­lo era via­ble en el mar­co de la de­mo­cra­cia bur­gue­sa. El pro­le­ta­ria­do com­pues­to por to­dos los es­tra­tos de ba­jos re­cur­sos e in­clu­so el mis­mí­si­mo lum­pen ter­mi­na­ron ads­cri­bién­do­se re­go­ci­ja­da­men­te al de­rro­te­ro ca­pi­ta­lis­ta de un oc­ci­den­te vic­to­rio­so, una con­vi­ven­cia de ri­que­za, po­der y mi­se­ria al­ta­men­te cues­tio­na­da pe­ro im­po­si­ble de ven­cer los atri­bu­tos his­tó­ri­cos de la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta de oc­ci­den­te. En el mar­co de es­te es­ce­na­rio pla­ne­ta­rio, to­dos los in­ten­tos orien­ta­dos a sus­ti­tuir el mo­de­lo ca­pi­ta­lis­ta ter­mi­na­ron en dic­ta­du­ras, unas en nom­bre de los más des­fa­vo­re­ci­dos, otras en nom­bre de los más fa­vo­re­ci­dos. Por es­ta vía la iz­quier­da mar­xis­ta or­to­do­xa ter­mi­nó im­po­nién­do­se a des­pe­cho de to­dos sus pre­cep­tos hu­ma­nis­tas y po­lí­ti­cos, a su turno lo mis­mo su­ce­dió con la de­re­cha. Cuan­do la iz­quier­da se ra­di­ca­li­zó sur­gió un “fas­cis­mo ro­jo” en la te­mi­ble Ru­sia de Sta­lin, cuan­do la de­re­cha se ra­di­ca­li­zó sur­gió un fas­cis­mo ge­no­ci­da en la vie­ja Ita­lia de Mus­so­li­ni, peor aún, en la fa­na­ti­za­da Ale­ma­nia de Hitler, en la aso­la­da Chi­le ba­jo el po­der de Pi­no­chet, en la me­siá­ni­ca dic­ta­du­ra de Gar­cía Me­za o en la tris­te­men­te cé­le­bre Ar­gen­ti­na del Plan Cón­dor. Si nos po­ne­mos en es­ta pers­pec­ti­va, no pa­re­ce des­ca­be­lla­do que en me­dio de am­bos ha­bría que iden­ti­fi­car for­mas hi­bri­das co­mo la dic­ta­du­ra po­pu­lis­ta en Ve­ne­zue­la, em­po­bre­ci­da na­ción que na­die po­dría con­si­de­rar ba­jo el yu­go fas­cis­ta, pe­ro tam­po­co po­dría sos­te­ner lo con­tra­rio. En es­ta fa­tal pa­ra­do­ja, no ca­be, em­pe­ro, el ca­li­fi­ca­ti­vo de­mo­crá­ti­co, lo más que se pue­de de­cir es que la Ve­ne­zue­la ac­tual mar­ca el iti­ne­ra­rio de una iz­quier­da fra­ca­sa­da y de una de­re­cha as­fi­xia­da ba­jo el pe­so de un Es­ta­do des­pó­ti­co. Si la hi­pó­te­sis es co­rrec­ta, ten­dría­mos que con­cluir que los “po­pu­lis­mos” son el re­sul­ta­do no desea­do en la dia­léc­ti­ca “ca­pi­ta­lis­mo vs so­cia­lis­mo” que En el ciu­da­dano la re­vo­lu­ción ve­ne­zo­la­na ha su­pri­mi­do to­dos los idea­rios de li­ber­tad en aras del po­der ab­so­lu­to. La má­xi­ma “si no es­tás con­mi­go es­tas con­tra mi” ha in­cor­po­ra­do va­rian­tes no­ta­bles al vie­jo po­pu­lis­mo del si­glo pa­sa­do. La vie­ja es­tra­te­gia de “con­tro­lar” los me­ca­nis­mos de la so­cie­dad ci­vil ha si­do sus­ti­tui­da por la es­tra­te­gia de “su­pri­mir­la” has­ta en sus ni­ve­les más ele­men­ta­les. La re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na ha in­gre­sa­do así a un abis­mo en el que no po­drá en­con­trar ja­más el pue­blo que al­gu­na vez le dio vi­da, se ha con­de­na­do al fra­ca­so en el ma­re­mág­num de sus pro­pios fan­tas­mas, y de­trás de ella se ha lle­va­do al abis­mo un pue­blo que no sa­bía lo que pue­de ha­cer la his­to­ria con los hom­bres cuan­do el po­der cie­ga a sus cau­di­llos * So­ció­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.