Via­je ‘tes­ti­mo­nial’ al mun­do des­co­no­ci­do de los ‘no con­tac­ta­dos’

Den­tro de la sel­va ama­zó­ni­ca ha­bi­tan in­dí­ge­nas li­bres de la in­fluen­cia del mun­do de afue­ra, que de­ci­die­ron vi­vir en ais­la­mien­to vo­lun­ta­rio. Así lo ase­gu­ran po­bla­do­res de ri­be­ras de ríos. En sep­tiem­bre, tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros di­je­ron ha­ber si­do tes­ti­gos d

El Deber - Séptimo Día - - Informe Nacional - RO­BER­TO NAVIA rna­via@el­de­ber.com.bo

Hue­llas de hu­ma­nos que ca­mi­nan con los pies des­cal­zos, ra­mas do­bla­das en la sel­va, res­tos de ali­men­tos, va­rias ví­bo­ras que apa­re­cen en la mis­ma sen­da y en un mis­mo día, y so­bre to­do, vo­ces de se­res hu­ma­nos, adul­tos y ni­ños que gri­tan a lo le­jos, con un des­te­llo de un eco que no se ol­vi­da. To­do eso ha­ce pen­sar que se tra­ta de se­ña­les de­ja­das a pro­pó­si­to por in­dí­ge­nas que no en­tra­ron en con­tac­to con la ‘ci­vi­li­za­ción’ que ha­bi­ta fue­ra de la Ama­zo­nia bo­li­via­na, y que por al­gún mo­ti­vo se sien­ten ame­na­za­dos por la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra en su te­rri­to­rio.

Así lo afir­man los pue­blos in­dí­ge­nas que vi­ven a ori­llas de los ríos ama­zó­ni­cos de Be­ni y de Pan­do, y lo ha­cen con más fuer­za des­de sep­tiem­bre, cuan­do un gru­po de tra­ba­ja­do­res del pro­yec­to de Sís­mi­ca 2D, de la em­pre­sa PBG Bo­li­via SRL y YPFB ubi­ca­do en la cuen­ca Ma­dre de Dios Nue­va Es­pe­ran­za, pro­vin­cia Itu­rral­de de La Paz, ad­vir­tie­ron so­bre di­fe­ren­tes su­ce­sos en torno a un su­pues­to pue­blo in­dí­ge­na no con­tac­ta­do.

El ge­ren­te de Seguridad, Sa­lud, Am­bien­te, So­cial y Ges­tión Cor­po­ra­ti­va, Miguel Án­gel Ro­jas, ex­pli­có que se re­por­ta­ron su­pues­tos gru­pos de in­dí­ge­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y que, sin em­bar­go, no exis­tió nin­gún ti­po de con­tac­to vi­sual, so­lo ra­mas que­bra­das, hue­llas hu­ma­nas y al­gu­nos sen­de­ros. Por una po­lí­ti­ca de pre­cau­ción que tie­ne YPFB, se ha de­ci­di­do re­ti­rar, en esos mo­men­tos, al per­so­nal en for­ma in­me­dia­ta, y se ha es­ta­ble­ci­do un ra­dio de seguridad de 10 km en el cual no se in­ter­vie­ne nin­gu­na ac­ti­vi­dad.

- ¿Los tra­ba­ja­do­res es­cu­cha­ron vo­ces pro­ve­nien­tes del mon­te?

- Hay co­men­ta­rios de vo­ces, pe­ro no se vi­sua­li­zó a na­die.

- ¿Sin­tie­ron te­mor los tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros?

- En to­do ca­so, se co­mu­ni­ca­ron por ra­dio des­de el cam­pa­men­to mó­vil has­ta la ba­se. Apli­can­do nues­tra guía se re­ti­ró al per­so­nal. Eso res­pon­dió Ro­jas a EL DEBER.

Se­gún el in­for­me re­mi­ti­do a YPFB en sep­tiem­bre y que ha si­do di­fun­di­do por di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa PBG Bo­li­via SRL y YPFB, tes­ti­gos del acon­te­ci­mien­to, die­ron cuen­ta que si­guie­ron es­cu­chan­do vo­ces y gri­tos de hom­bres, de mu­je­res y ni­ños, ca­da vez más cer­ca­nos has­ta lle­gar apro­xi­ma­da­men­te a 80 me­tros de su ubi­ca­ción. "Pro­gre­si­va­men­te sin­tie­ron es­tar ro­dea­dos por el flan­co oes­te en la lí­nea. Co­mo pri­me­ra ac­ción in­me­dia­ta man­tu­vie­ron la cal­ma pa­ra no ser de­tec­ta­dos, lue­go los gri­tos ce­sa­ron y con mu­cha pre­cau­ción co­men­za­ron el re­torno al cam­pa­men­to Vo­lan­te CV-L7", se­ña­la el do­cu­men­to di­vul­ga­do por la agen­cia ANF y que fue de co­no­ci­mien­to de la Cen­tral de Co­mu­ni­da­des In­dí­ge­nas Ta­ca­na II Río Ma­dre de Dios. “No son un mi­to” Alex Vill­ca Li­ma­co, vo­ce­ro de la Coor­di­na­do­ra Pa­ra la De­fen­sa de la Ama­zo­nia, des­de Ru­rre­na­ba­que (Be­ni), afir­ma que los in­dí­ge­nas ‘no con­tac­ta­dos’ no son un mi­to, que des­de ‘siem­pre’ han es­cu­cha­do, a tra­vés de sus pa­dres y abue­los, de la exis­ten­cia de gru­pos que por vo­lun­tad pro­pia de­ci­die­ron vi­vir ais­la­dos en ple­na sel­va y no sa­lir al mun­do ex­te­rior.

Vill­ca Li­ma­co, que per­te­ne­ce al pue­blo de los Ta­ca­na, di­ce que las evi­den­cias que re­por­ta­ron los tra­ba­ja­do­res de YPFB de­ben ser to­ma­das co­mo al­go creí­ble y que los in­dí­ge­nas han sa­li­do a dar evi­den­cias a cau­sa de que han es­cu­cha­do de­to­na­cio­nes de di­na­mi­ta y que eso los ha pues­to en aler­ta.

“Es­to es al­go no usual pa­ra ellos. El rui­do les ge­ne­ró un im­pac­to”, di­ce Vill­ca Li­ma­co, que

Hue­llas de hu­ma­nos que ca­mi­nan des­cal­zos, ra­mas do­bla­das, son al­gu­nos tes­ti­mo­nios

“To­do eso ha­ce pen­sar que se tra­ta de se­ña­les de­ja­das a pro­pó­si­to por no con­tac­ta­dos”

ha es­tu­dia­do es­ta reali­dad tan­to en Bo­li­via co­mo en Pe­rú. Con ese co­no­ci­mien­to, sos­tie­ne que se de­be te­ner mu­cho cui­da­do pa­ra en­trar en con­tac­to con ellos, pues­to que se re­quie­re gran lo­gís­ti­ca y los ex­per­tos acon­se­jan que me­jor no su­ce­da nin­gún acer­ca­mien­to, pues­to que “nues­tra pre­sen­cia lle­va con­si­go en­fer­me­da­des que de ata­car a los que vi­ven en ais­la­mien­to vo­lun­ta­rio los pue­de in­clu­so lle­gar a ma­tar”.

El vo­ce­ro de la Coor­di­na­do­ra Pa­ra la De­fen­sa de la Ama­zo­nia, re­cuer­da que en va­rias ex­pe­di­cio­nes de tu­ris­mo den­tro del par­que Ma­di­di (La Paz), se en­con­tra­ron evi­den­cias si­mi­la­res a las re­por­ta­das por YPFB, co­mo ser ra­mas, en las que ade­más se en­con­tra­ron fle­chas y dar­dos, co­mo ad­ver­ten­cia de que hay vi­vien­tes en esa zo­na, que exi­gen res­pe­to y no in­tro­mi­sión.

El 31 de oc­tu­bre, se reali­zó en San­ta Cruz el en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal 'Na­cio­nes y Pue­blos In­dí­ge­nas Ori­gi­na­rios en Si­tua­ción de Al­ta Vul­ne­ra­bi­li­dad y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de Pre­ven­ción, Pro­tec­ción y For­ta­le­ci­mien­to', or­ga­ni­za­do por Iwgia y la ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos.

Has­ta es­ta ciu­dad lle­ga­ron lí­de­res in­dí­ge­nas ama­zó­ni­cos, que di­je­ron que ‘los her­ma­nos ori­gi­na­rios que vi­ven en pue­blos cer­ca­nos al lu­gar don­de se re­por­ta­ron esos acon­te­ci­mien­tos de un su­pues­to gru­po no con­tac­ta­do, en­con­tra­ron en un mis­mo día tres ví­bo­ras mo­vién­do­se por las sen­das, co­mo si hu­bie­ran si­do co­lo­ca­das por ellos, pa­ra sem­brar mie­do a quie­nes con­si­de­ran que es­tán aten­tan­do con­tra su há­bi­tat y for­ma de vi­da.

El pro­yec­to Ad­qui­si­ción Sís­mi­ca 2D de la Cuen­ca Ma­dre de Dios del Área Nue­va Es­pe­ran­za, se en­cuen­tra en Ixia­ma, pro­vin­cia Itu­rral­de de La Paz. A ese lu­gar se in­gre­sa por Co­bi­ja (Pan­do), y se continúa por tie­rra has­ta Chi­vé, una po­bla­ción que se en­cuen­tra a ori­llas del río Ma­dre de Dios y es el lí­mi­te en­tre los de­par­ta­men­tos de Pan­do y La Paz.

Has­ta ese lu­gar lle­gó EL DEBER. El cam­pa­men­to pe­tro­le­ro, cus­to­dia­do en su in­gre­so por un por­te­ro, atien­de al equi­po de es­te diario; el hom­bre se co­mu­ni­ca con el en­car­ga­do y des­pués de unos mi­nu­tos di­ce que no pue­de dar nin­gu­na in­for­ma­ción, que to­do se cen­tra en la ciu­dad de La Paz.

Los tra­ba­ja­do­res que se en­con­tra­ban en el pue­blo te­nían el mis­mo dis­cur­so. Se ex­cu­sa­ban di­cien­do que ellos no es­tán au­to­ri­za­dos pa­ra dar nin­gu­na de­cla­ra­ción.

Días des­pués, el 17 de oc­tu­bre, La es­ta­tal YPFB, a tra­vés de su pre­si­den­te, Gui­ller­mo Achá, ne­gó la exis­ten­cia de un su­pues­to pue­blo no con­tac­ta­do en la Ama­zo­nia bo­li­via­na, y ad­vir­tió que las ta­reas de ex­plo­ra­ción sís­mi­ca en bus­ca de hi­dro­car­bu­ros con­ti­nua­rán sin cam­bios en los tra­zos de las lí­neas pre­vis­tas. "No te­ne­mos nin­gu­na con­fir­ma­ción de nin­gún pue­blo no con­tac­ta­do. En­tien­do que es­ta ha si­do una dis­tor­sión de la in­for­ma­ción y lo que es­ta­ría­mos ha­cien­do es po­der con­ti­nuar con to­das las ac­ti­vi­da­des", ase­gu­ró a ANF. Achá di­jo que no hay in­ten­ción de mo­di­fi­car las lí­neas sís­mi­cas de­fi­ni­das pa­ra las ta­reas de ex­plo­ra­ción hi­dro­car­bu­rí­fe­ra que atra­ve­sa­rán la Ama­zo­nia, des­de el nor­te de La Paz pa­san­do por Be­ni has­ta lle­gar a Pan­do.

En Chi­vé hay un hom­bre que ase­gu­ra que los no con­tac­ta­dos sí exis­ten. Lean­dro Ma­yo, 64 años y de ori­gen Ta­ca­na, tra­ba­ja de por­te­ro en un co­le­gio y se con­si­de­ra un des­te­rra­do. Vi­vía en Puer­to Pé­rez, una co­mu­ni­dad que es­tá a 50 mi­nu­tos en bo­te, río arri­ba de Chi­vé. Afir­ma que ahí era di­ri­gen­te y que la gen­te blan­ca que lle­gó a ese lu­gar pa­ra aca­pa­rar tie­rras lo ex­pul­só, acu­sán­do­lo de bru­je­ría, pues­to que el 2005 mu­rió un ni­ño y a él le echa­ron la cul­pa de ese de­ce­so. “Ahí te­nía mi cha­qui­to, mi ca­sa y a fi­nes de año iba a la za­fra de cas­ta­ña”, ex­pli­ca, afue­ra del co­le­gio don­de tra­ba­ja y des­pués reite­ra tal afir­ma­ción en su ca­sa mo­des­ta, don­de vi­ve con su fa­mi­lia.

So­bre los in­dí­ge­nas no con­tac­ta­dos, Lean­dro Ma­yo reite­ra que sí exis­ten y que él lo sa­be por­que co­no­ció a un hom­bre de Chi­vé, que se de­di­ca­ba a la ca­ce­ría, que una vez se to­pó con in­dí­ge­nas en si­tua­ción de ais­la­mien­to, que con­vi­vió con ellos unos días. “En esa cor­ta con­vi­ven­cia, se per­ca­tó de que lo que bus­can las per­so­nas no con­tac­ta­das es vi­vir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za y que se sien­ten ame­na­za­dos por­que ca­da vez son arrin­co­na­dos por las ac­ti­vi­da­des del mun­do de los de afue­ra, de las ac­ti­vi­da­des pe­tro­le­ras, agrí­co­las o la fo­res­tal.

El te­mor que tie­nen al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Chi­vé y de otras zo­nas que mo­ran en las ri­be­ras del río Ma­dre de Dios, es que cuan­do ellos in­gre­sen a la sel­va pa­ra de­di­car­se a la za­fra de la cas­ta­ña, se en­cuen­tren con in­dí­ge­nas no con­tac­ta­dos y que los con­fun­dan con los tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros, por­que, se­gún va­rios tes­ti­mo­nios, las se­ñas que die­ron en sep­tiem­bre tie­nen el fin de exi­gir que los de­jen vi­vir tran­qui­los

El di­ri­gen­te Ta­ca­na, di­ce que los in­dí­ge­nas ‘no con­tac­ta­dos’ no son un mi­to

YPFB ne­gó la exis­ten­cia de un su­pues­to pue­blo no con­tac­ta­do en la Ama­zo­nia

Los ni­ños de la Ama­zo­nia se po­nen aten­tos cuan­do sus ma­yo­res ha­blan de los no con­tac­ta­dos

Tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros, en el cam­pa­men­to de Chi­vé, cer­ca de la zo­na don­de se pre­sen­ta­ron los in­di­cios

Los ha­bi­tan­tes de pue­blos ubi­ca­dos a ori­llas del río Be­ni, re­cuer­dan que sus abue­los siem­pre con­ta­ban de la exis­ten­cia de pue­blos ais­la­dos

Li­dia Ma­ma­ni vi­ve en San Miguel, a mi­nu­tos en lan­cha de Ru­rre­na­ba­que, ella tam­bién es­cu­chó las his­to­rias de sus pa­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.