DU­RAN­TE EL JUI­CIO, AL­GU­NOS PA­DRES AME­NA­ZAN CON ‘RE­CO­GER’ A SUS HI­JOS

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad -

“Ellas no de­be­rían pe­lear por es­to. Lu­cha­mos por jus­ti­cia en de­re­chos y obli­ga­cio­nes equi­ta­ti­vas y equi­va­len­tes; vi­si­tar­los o ver­los no es su­fi­cien­te ni jus­to pa­ra las par­tes y pa­ra los hi­jos”, se lee en el ma­nual.

Pa­ra ca­da edad, un mon­to

El Có­di­go ni­ño, ni­ña y ado­les­cen­te cla­si­fi­ca las eda­des en in­fan­cia (0-5 años), in­fan­cia es­co­lar (6-12 años) y ado­les­cen­cia (13-18 años). Si bien la ley es­ta­ble­ce un mon­to, que es el 20% del sa­la­rio mí­ni­mo, al­gu­nos pa­dres que pue­den dar más, so­lo ofre­cen 361 bo­li­via­nos. Se plan­tea que los mon­tos sean dis­tin­tos pa­ra ca­da edad. Lau­ra S., que no re­ci­bió ayu­da por un año, no re­cu­pe­ra­rá ese di­ne­ro, por­que la asis­ten­cia no es re­tro­ac­ti­va; en la De­fen­so­ría ex­pli­can que so­lo co­rre des­de el mo­men­to en que se pre­sen­ta la de­man­da. Eso no es equi­ta­ti­vo

Cuen­ta HS: “Me se­pa­ré ha­ce cua­tro años y pre­sen­té la de­man­da el 2015. Yo es­ta­ba a car­go de la con­ta­bi­li­dad del pa­pá de mi hi­ja, y co­mo él no cam­bió usua­rio y con­tra­se­ña, sa­qué la in­for­ma­ción. En 2015 fac­tu­ró ca­si 200.000 bo­li­via­nos. Pre­sen­té la ma­trí­cu­la de Fun­dem­pre­sa, cer­ti­fi­ca­ción de NIT, de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos y la res­pues­ta es que so­lo me quie­re dar 700 bo­li­via­nos al mes. So­lo la men­sua­li­dad del co­le­gio es de 653 bo­li­via­nos. El juez me pre­sio­na. Me di­ce ‘acep­tá los 700 que te es­tá ofre­cien­do. Me di­ce ‘si el pa­pá so­li­ci­ta la cus­to­dia de la ni­ña, se va a pe­dir una eva­lua­ción si­co­so­cial don­de si te pes- can que sales y tra­ba­jas to­dos los días, te la van a qui­tar’. Yo ten­go mie­do”.

Es­to es cla­ra­men­te un chan­ta­je, se­gún la do­cen­te Gri­sel­da Si­lle­ri­co, que es tam­bién fun­cio­na­ria de la De­fen­so­ría del Pue­blo. An­te la po­si­bi­li­dad de pa­gar asis­ten­cia, al­gu­nos pa­dres pi­den, co­mo ar­gu­men­to, la guar­da de los hi­jos. An­te la ame­na­za de per­der a sus hi­jos, la mu­jer queda ame­dren­ta­da. Lo que re­co­mien­dan los ex­per­tos es, ini­cial­men­te, acep­tar la su­ma ofre­ci­da, pe­ro lue­go pe­dir un in­cre­men­to, por­que la ape­la­ción sue­le ser más com­pli­ca­da. Si un abo­ga­do so­lo acon­se­ja acep­tar la su­ma ini­cial, es­tá dan­do un mal con­se­jo. to sin la pre­sen­cia del pa­dre. Tam­bién se ha de­fi­ni­do por ley que en una so­la au­dien­cia se tie­ne que fi­jar el mon­to de asis­ten­cia fa­mi­liar; an­tes el pro­ce­so tar­da­ba me­ses o años. La ley ac­tual fi­ja el mon­to mí­ni­mo de asis­ten­cia en 361 bo­li­via­nos. An­tes ha­bía asis­ten­cias de 100, de 150, de 200 bo­li­via­nos. Tam­bién es po­si­ble re­cu­rrir a la ano­ta­ción pre­ven­ti­va de los bie­nes has­ta el pa­go de la deu­da, o al des­cuen­to por pla­ni­llas. Lo que es com­pli­ca­do es asig­nar el sub­si­dio fa­mi­liar. Al­gu­nos pa­dres no en­tre­gan la bo­le­ta de pa­go pa­ra po­der re­co­ger el sub­si­dio, y las mu­je­res lo pier­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.