Re­elec­ción y de­re­cho po­lí­ti­co a la par­ti­ci­pa­ción

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Co­mo par­te de las vías pa­ra ha­bi­li­tar al pre­si­den­te Evo Morales a una nue­va re­elec­ción pre­si­den­cial, en el ofi­cia­lis­mo se plan­tea “pe­dir al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal que reali­ce una in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do (CPE) pa­ra res­pe­tar el de­re­cho de los ciu­da­da­nos a ele­gir al go­ber­nan­te que pre­fie­ran sin im­por­tar los lí­mi­tes de la Cons­ti­tu­ción”.

Esa al­ter­na­ti­va tie­ne su ba­se en una hi­pó­te­sis ma­ne­ja­da en al­gu­nos es­ta­dos de Cen­troa­mé­ri­ca, en la que se afir­ma que la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal or­gá­ni­ca que prohí­be o li­mi­ta la re­elec­ción pre­si­den­cial in­frin­ge la nor­ma dog­má­ti­ca que con­sa­gra el de­re­cho po­lí­ti­co a la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos; de­re­cho en­ten­di­do por quie­nes plan­tean esa hi­pó­te­sis, co­mo la fa­cul­tad o po­tes­tad que tie­nen los ciu­da­da­nos a ele­gir li­bre­men­te co­mo pre­si­den­te del Es­ta­do al ciu­da­dano que pre­fie­ren in­clu­yen­do a quien es­té ejer­cien­do esa al­ta ma­gis­tra­tu­ra, así co­mo el de­re­cho del ciu­da­dano que ejer­ce la Pre­si­den­cia a pos­tu­lar­se al car­go las ve­ces que crea con­ve­nien­te pa­ra que el pue­blo sea quien de­ci­da si lo re­eli­ge o no. Des­de mi pun­to de vis­ta esa hi­pó­te­sis no tie­ne con­sis­ten­cia cons­ti­tu­cio­nal.

Si bien es cier­to que los de­re­chos fun­da­men­ta­les son un lí­mi­te na­tu­ral al ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co del Es­ta­do, no es me­nos cier­to que en una so­cie­dad or­ga­ni­za­da y en un mo­de­lo de Es­ta­do de­mo­crá­ti­co cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho el ejer­ci­cio de esos de­re­chos no es irres­tric­to; pues to­da per­so­na tie­ne que ejer­cer sus de­re­chos en ar­mo­nía con el de­re­cho de los de­más y con res­pe­to del bien co­mún y los in­tere­ses ge­ne­ra­les.

Es por esa ra­zón que en las nor­mas pre­vis­tas por el art. 2º de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos, el art. 28 de la De­cla­ra­ción Ame­ri­ca­na de los De­re­chos y De­be­res del Hom­bre y el art. 32.2) de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos se de­fi­ne ex­pre­sa­men­te: “Los de­re­chos de ca­da per­so­na es­tán li­mi­ta­dos por los de­re­chos de los de­más, por la se­gu­ri­dad de to­dos y por las jus­tas exi­gen- cias del bien co­mún, en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca”. Con­for­me a ello, el Es­ta­do le­gí­ti­ma­men­te pue­de im­po­ner res­tric­cio­nes o li­mi­ta­cio­nes al ejer­ci­cio de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de una per­so­na con el fin de res­guar­dar los de­re­chos de las de­más per­so­nas, la se­gu­ri­dad de to­dos, las jus­tas exi­gen­cias del bien co­mún y por úl­ti­mo, las jus­tas exi­gen­cias de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Al res­pec­to, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, en su Opinión Con­sul­ti­va OC – 5/85, ha se­ña­la­do que “(…) el ejer­ci­cio de los de­re­chos ga­ran­ti­za­dos por la Con­ven­ción de­be ar­mo­ni­zar­se con el bien co­mún (…) Es po­si­ble en­ten­der el bien co­mún, den­tro del con­tex­to de la Con­ven­ción, co­mo un con­cep­to re­fe­ren­te a las con­di­cio­nes de la vida so­cial que per­mi­ten a los in­te­gran­tes de la so­cie­dad al­can­zar el ma­yor gra­do de de­sa­rro­llo per­so­nal y la ma­yor vi­gen­cia de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. En tal sen­ti­do, pue­de con­si­de­rar­se co­mo un im­pe­ra­ti­vo del bien co­mún la tra­vés del diá­lo­go con la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, acu­dien­do a la afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca, tal co­mo hi­zo el ex­pre­si­den­te Hu­go Ban­zer con su par chi­leno Au­gus­to Pi­no­chet. An­te la fal­ta de re­sul­ta­dos, el Go­bierno na­cio­nal de­ci­dió uti­li­zar una más agre­si­va, lle­van­do nues­tra de­man­da a la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia (CIJ) de La Ha­ya pa­ra que es­te tri­bu­nal obli­gue a Chi­le a ne­go­ciar con Bolivia una so­lu­ción so­bre el di­fe­ren­do ma­rí­ti­mo.

La im­por­tan­cia de la de­man­da ma­rí­ti­ma pa­ra el país se pue­de cons­ta­tar tam­bién con la in­vi­ta­ción del pre­si­den­te Evo Morales a los ex­man­da­ta­rios na­cio­na­les pa­ra que for­men par­te de la es­tra­te­gia, pe­se a que du­ran­te to­da su ges­tión esas exau­to­ri­da­des fue­ron cons- or­ga­ni­za­ción de la vida so­cial en for­ma que se for­ta­lez­ca el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y se pre­ser­ve y pro­mue­va la plena rea­li­za­ción de los de­re­chos de la per­so­na hu­ma­na”.

Es en el mar­co re­fe­ri­do que la nor­ma pre­vis­ta por el art. 168 de la Cons­ti­tu­ción, al po­ner un lí­mi­te a la re­elec­ción pre­si­den­cial, res­trin­ge el ejer­ci­cio del de­re­cho po­lí­ti­co a la par­ti­ci­pa­ción con­sa­gra­do en su art. 26; res­tric­ción que per­si­gue co­mo fin res­guar­dar el bien co­mún y las jus­tas exi­gen­cias de la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, así co­mo los de­re­chos de las de­más per­so­nas.

El ré­gi­men de­mo­crá­ti­co de Go­bierno se or­ga­ni­za so­bre la ba­se de prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les: de se­pa­ra­ción de fun­cio­nes, pe­sos y con­tra­pe­sos, con­tro­les ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les al ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co y la al­ter­nan­cia en el ejer­ci­cio del po­der. Esos prin­ci­pios se ve­rían afec­ta­dos si la Cons­ti­tu­ción no es­ta- tan­te­men­te ata­ca­das.

Sin du­da, la de­man­da ma­rí­ti­ma une a to­dos los bo­li­via­nos. Pe­ro que sea una po­lí­ti­ca de Es­ta­do no sig­ni­fi­ca que es­té exen­ta de ré­di­to po­lí­ti­co. Es en es­te pun­to don­de los bo­li­via­nos de­be­mos mi­rar con cau­te­la, pues­to que en un país don­de se tra­ta de exal­tar la fi­gu­ra de un pre­si­den­te, no de­be sor­pren­der que se di­ga que so­la­men­te con Evo Morales al man­do del país, Bolivia po­drá te­ner un ac­ce­so so­be­rano al mar.

Los bo­li­via­nos desea­mos que el fa­llo de la CIJ sea fa­vo­ra­ble a Bolivia, pe­ro de­be­mos re­pro­char que un par­ti­do o una per­so­na tra­ten de apro­piar­se del úni­co te­ma en el que la ciu­da­da­nía ve más allá de los co­lo­res po­lí­ti­cos. Pre­ci­sa­men­te por eso es que no hay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.