¿Hay una es­tra­te­gia del mar?

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Los au­to­res clá­si­cos de la ne­go­cia­ción, de las tác­ti­cas y es­tra­te­gias, acon­se­jan una mi­ra­da de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. Hoy se re­co­no­ce el ca­rác­ter du­ra­de­ro de una bue­na ne­go­cia­ción cuan­do las par­tes in­vo­lu­cra­das sien­ten no ha­ber lo­gra­do to­do lo desea­do, pe­ro sí lo esen­cial. ‘ Win win’ di­cen unos, ‘vic­to­ria mu­tua o acuer­do con­sen­ti­do’, di­cen otros. Esos prin­ci­pios, en la di­plo­ma­cia, sig­ni­fi­can que las ac­cio­nes di­plo­má­ti­cas, po­lí­ti­cas, ju­rí­di­cas y me­diá­ti­cas de­ben es­tar guia­das por la cla­ri­dad de los ob­je­ti­vos a ser lo­gra­dos y los pro­ce­di­mien­tos que acer­quen al lo­gro de los mis­mos. En nin­gún ca­so pue­den ser guías la im­pro­vi­sa­ción y la agre­si­vi­dad in­ne­ce­sa­rias. En el mun­do con­tem­po­rá­neo los paí­ses y los Es­ta­dos ac­túan por sus in­tere­ses an­tes que sus sen­ti­mien­tos de so­li­da­ri­dad y her­man­dad. Por tan­to, de­be ser vi­si­bi­li­za­da la lis­ta de ob­je­ti­vos de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo de la ne­go­cia­ción.

Re­cor­de­mos el jui­cio in­ter­na­cio­nal en­tre Pe­rú y Chi­le por la mo­di­fi­ca­ción del es­pa­cio ma­rí­ti­mo. Pre­pa­ra­ron sus de­man­das du­ran­te años, cons­tru­ye­ron es­tra­te­gias de ne­go­cia­ción y con­for­ma­ron equi­pos de al­to ni­vel pro­fe­sio­nal. En nues­tro ca­so, el Go­bierno pu­bli­ci­tó la con­for­ma­ción de un equi­po de al­to ni­vel pa­ra la cons­truc­ción de una es­tra­te­gia del mar. Fru­tos ini­cia­les fue­ron la de­man­da an­te la Ha­ya y el

La de­man­da de Bolivia an­te el la Cor­te In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya ( CIJ) pa­re­ció ra­ti­fi­car esa exis­ten­cia. Sin em­bar­go, va­rias de­cla­ra­cio­nes, ac­cio­nes y tro­pe­zo­nes per­mi­ten la sos­pe­cha de la au­sen­cia de di­cha es­tra­te­gia o, por lo me­nos, la de­bi­li­dad de la misma.

En pri­mer lu­gar, la plu­ra­li­dad de la vo­ce­ría del te­ma ma­rí­ti­mo. Una dispu­ta in­di­si­mu­la­ble en­tre el pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te, ministro de la Pre­si­den­cia (el an­te­rior), par­la­men­ta­rios y di­ri­gen­tes sin­di­ca­les. ¿ Y el can­ci­ller? De for­ma ra­ra, en el exi­lio del silencio.

En se­gun­do lu­gar, las ten­sio­nes con el vo­ce­ro in­ter­na­cio­nal del te­ma ma­rí­ti­mo, Car­los Me­sa. Al pa­re­cer, su exi­to­so desem­pe­ño des­per­tó la mez­quin­dad po­lí­ti­ca y ge­ne­ró los ce­los de las má­xi­mas au­to­ri­da­des de­bi­do a un su­pues­to uso del te­ma ma­rí­ti­mo pa­ra fi­nes elec­to­ra­les. El Go­bierno, a su vez, usa abier­ta­men­te el te­ma ma­rí­ti­mo pa­ra in­cre­men­tar su le­gi­ti­mi­dad mer­ma­da por las de­nun­cias de co­rrup­ción, di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des y el in­ten­to de re­ver­sión de la po­pu­la­ri­dad per­di­da.

En ter­cer lu­gar, el len­gua­je agre­si­vo y pro­vo­ca­dor de au­to­ri­da­des bo­li­via­nas y chi­le­nas. Del la­do bo­li­viano, es in­com­pren­si­ble si des­pués del fa­llo de La Ha­ya ten­ga­mos que sen­tar­nos con Chi­le en una lar­ga ne­go­cia­ción, ¿ta­les de­cla­ra­cio­nes agre­si­vas y ofen­si­vas ayu­da­rán? En cuar­to lu­gar, el uso de la reivin­di­ca­ción ma­rí­ti­ma pa­ra sa­tis­fa­cer in­tere­ses de po­lí­ti­ca in­ter­na. Al pa­re­cer, uno de los úl­ti­mos re­cur­sos es­ta­ta­les, fren­te a la caí­da de la po­pu­la­ri­dad de los man­da­ta­rios, es la con­vo­ca­to­ria a la uni­dad na­cio­nal en torno a la de­man­da del mar. Lo de­mues­tra el de­no­da­do es­fuer­zo del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­ción y el al­to gas­to fi­nan­cie­ro. No fal­ta el chan­ta­je re­elec­to­ral: ten­dre­mos sa­li­da al mar si si­gue en el man­do el pre­si­den­te Morales. O de­cir que so­lo con el Go­bierno del MAS se­rá po­si­ble cul­mi­nar con éxi­to el j ui­cio en La Ha­ya. Sin em­bar­go, no exis­te la vo­lun­tad de re­unir­se con los lí­de­res de la opo­si­ción po­lí­ti­ca y se los per­si­gue ju­di­cial­men­te jun­to a pe­rio­dis­tas crí­ti­cos.

La de­man­da an­te La Ha­ya es una ac­ción co­rrec­ta y fe­cun­da. Pe­ro dos o tres ac­cio­nes no de­fi­nen una es­tra­te­gia. ¿Exis­te tal es­tra­te­gia?

* Ex­vi­ce­pre­si­den­te de Bolivia, do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.