Cuan­do mien­te el pre­si­den­te

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

En EEUU hay un pre­si­den­te que mien­te mu­cho. En un par de me­ses, Do­nald Trump se ha que­da­do sin cre­di­bi­li­dad -y es­to es muy gra­ve por­que, cuan­do real­men­te ne­ce­si­te que los es­ta­dou­ni­den­ses le crean, ya no sa­bre­mos si lo que di­ce es ver­dad o men­ti­ra.

Trump tie­ne un lar­go ca­mino de men­ti­ras. Du­ran­te años ase­gu­ró que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma no ha­bía na­ci­do en EEUU. Has­ta que, por fin, un buen día di­jo pú­bli­ca­men­te que Oba­ma ha­bía na­ci­do en el es­ta­do de Ha­wái. Trump nun­ca se dis­cul­pa; so­lo cam­bia de te­ma.

Min­tió tam­bién en un tuit so­bre los su­pues­tos “mi­llo­nes de per­so­nas que vo­ta­ron ile­gal­men­te” en las pa­sa­das elec­cio­nes y que le hi­cie­ron per­der el voto po­pu­lar. No so­lo eso: en su pri­me­ra reunión con lí­de­res del Con­gre­so en la Ca­sa Blan­ca vol­vió a re­pe­tir la men­ti­ra y di­jo que mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos ha­bían vo­ta­do. To­do es­to es fal­so, pe­ro Trump cree que al re­pe­tir sus men­ti­ras la gen­te lo va a creer.

Lo que sí es­tá cla­ro es su aver­sión por los in­mi­gran­tes. Su cam­pa­ña pre­si­den­cial co­men­zó con una gi­gan­tes­ca men­ti­ra al de­cir que los in­mi­gran­tes que en­vía Mé­xi­co “traen dro­gas, cri­men y son vio­la­do­res”. Aten­ción: Trump nun­ca di­jo al­gu­nos o unos po­cos. Qui­so con­ver­tir a to­dos en de­lin­cuen­tes, y eso es fal­so. (El 97% de los in­do­cu­men­ta­dos nun­ca ha co­me­ti­do un cri­men se­rio, se­gún el Mi­gra­tion Po­licy Ins­ti­tu­te.)

La úl­ti­ma gran men­ti­ra de Trump fue el sá­ba­do 4 de mar­zo, es­cri­bió: “Te­rri­ble, me aca­bo de en­te­rar que Oba­ma or­de­nó que me es­pia­ran en la To­rre Trump ...”. Unos 14 mi­nu­tos más tar­de pre­gun­tó: “¿Es le­gal que un pre­si­den­te es­píe an­tes de una elec­ción? ... Qué ba­jo ha caí­do”.

No sa­be­mos qué es­ta­ba pa­san­do esa ma­ña­na en el ho­tel del pre­si­den­te en Mar-a-La­go, Florida, pe­ro Trump y su ce­lu­lar se con­vir­tie­ron en una má­qui­na de men­ti­ras. Apa­ren­te­men­te na­die del equi­po pre­si­den­cial se atre­ve a con­tra­de­cir­lo aun­que es­té equi­vo­ca­do.

La men­ti­ra de Trump fue re­fu­ta­da por el di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, quien di­jo en una au- dien­cia del Con­gre­so: “No ten­go nin­gu­na in­for­ma­ción que apo­ye esos tuits”. Tra­duc­ción: el prin­ci­pal es­pía del país sa­lió en te­le­vi­sión na­cio­nal a de­cir que su je­fe es­ta­ba mal.

Es muy po­co pre­si­den­cial que Trump se le­van­te en la Florida y se pon­ga a dis­pa­rar men­ti­ras con­tra un ex­man­da­ta­rio sin te­ner evi­den­cia. Lo me­nos que le po­de­mos pe­dir al lí­der de la prin­ci­pal su­per­po­ten­cia mun­dial es que co­rro­bo­re lo que va a de­cir en Twit­ter -o que res­pi­re unos se­gun­dos an­tes de apre­tar el bo­tón de en­vío-. Es­tos son tiem­pos muy di­fí­ci­les. El país es­tá par­ti­do por la mi­tad. Mi­llo­nes no vo­ta­ron por Trump, y ven con preo­cu­pa­ción sus men­ti­ras y sus co­men­ta­rios ra­cis­tas.

No en­tien­do por qué un pre­si­den­te que quie­re cam­biar las le­yes mi­gra­to­rias y que tie­ne a un nue­vo no­mi­na­do a la Cor­te Su­pre­ma se po­ne a dis­traer la aten­ción con fal­se­da­des.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a las men­ti­ras de Trump. Son tan­tas y tan se­gui­das que ya no sor­pren­den a na­die. Co­mo cuan­do di­jo que los mu­sul­ma­nes es­ta­ban ce­le­bran­do en Nue­va Jer­sey tras los ac­tos te­rro­ris­tas del 9/11, o que el pa­pá del se­na­dor Ted Cruz se reunió con el ase­sino de John F. Ken­nedy. Ab­sur­do to­do.

Pe­ro cuan­do un pre­si­den­te mien­te fre­cuen­te­men­te pue­de ha­ber gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el país. Hay ca­sos que re­quie­ren de ab­so­lu­ta con­fian­za en el lí­der de una na­ción. ¿Qué pa­sa­ría en ca­so de un ata­que nu­clear de Co­rea del Norte o que se de­ci­da ini­ciar una nue­va gue­rra en Si­ria? ¿Y si hu­bie­ra otro ata­que te­rro­ris­ta en EEUU? ¿ Po­dría­mos con­fiar ple­na­men­te en el pre­si­den­te?

Pa­re­ce que Trump vi­ve en un mun­do de fan­ta­sías crea­das por él mis­mo. “Yo soy el pre­si­den­te y tú no”, le di­jo, co­mo si fue­ra un ni­ño, a la re­vis­ta Ti­me en una en­tre­vis­ta. Tie­ne tan­ta ne­ce­si­dad de que lo vean co­mo un pre­si­den­te le­gí­ti­mo que no se da cuen­ta de que sus men­ti­ras y de­seos de gran­de­za so­lo lo ha­cen ver más pe­que­ño y tri­vial

* Di­rec­tor de Uni­vi­sion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.