Desafíos de la edu­ca­ción su­pe­rior en San­ta Cruz

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

En Amé­ri­ca La­ti­na y es­pe­cial­men­te en Bolivia, mu­chas ve­ces nos de­di­ca­mos a con­me­mo­rar nues­tro pa­sa­do, ocu­pan­do un buen tiem­po de los go­bier­nos y de la so­cie­dad a una pa­sión ne­cro­ló­gi­ca ex­ce­si­va, que pa­ra­li­za con fre­cuen­cia la idea de cons­truir el fu­tu­ro y la ta­rea de com­pe­tir me­jor en la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to en es­te nue­vo mi­le­nio, co­mo una for­ma de lu­char con­tra la po­bre­za.

El prin­ci­pal pro­ble­ma de la de­sigual­dad no es so­lo un asun­to eco­nó­mi­co, sino que tam­bién de­pen­de del ni­vel edu­ca­ti­vo de los pue­blos. La eco­no­mía no es to­do, sino vie­ne acom­pa­ña­da de una edu­ca­ción de ca­li­dad. Si es­ta es de­fi­ci­ta­ria, por de­cir lo me­nos, se pro­du­ce una de­sigual­dad so­cial al con­de­nar a la mar­gi­na­ción a bue­na par­te de la po­bla­ción. La edu­ca­ción es una cues­tión es­tra­té­gi­ca y de su­per­vi­ven­cia en el mun­do ac­tual.

Hay re­tos que nos en­fren­tan a desafíos ac­tua­les, co­mo el mo­de­lo de en­se­ñan­za pa­ra ni­ños y jó­ve­nes, cu­yo de­sa­rro­llo va acor­de a los avan­ces de la tec- no­lo­gía. Ca­si to­dos los que in­gre­san a la uni­ver­si­dad qui­zás no ha­yan co­no­ci­do un mun­do sin in­ter­net y la ma­yo­ría de los me­no­res de 10 años se di­vier­ten al me­nos con un jue­go elec­tró­ni­co. Pe­ro ade­más, su de­sa­rro­llo con­vi­ve con otros re­tos, sean de ti­po so­cial, eco­ló­gi­cos, cul­tu­ra­les, etc.

¿Qué he­rra­mien­tas po­de­mos uti­li­zar pa­ra el apren­di­za­je de es­tos jó­ve­nes? Da­niel Go­le­man y Pe­ter Sen­ge (2016), me­dian­te un en­fo­que tri­ple: el per­so­nal, el del otro y el ex­te­rior, des­cri­ben tres con­jun­tos de des­tre­zas. El pri­me­ro es­tá cen­tra­do en no­so­tros mis­mos, se es­tu­dia lo que sen­ti­mos y qué hay por de­trás de di­chas emo­cio­nes. El si­guien­te tie­ne que ver con el re­la­cio­na­mien­to con las per­so­nas, có­mo ser ca­pa­ces de com­pren­der a los de­más des­de su pers­pec­ti­va. En am­bos ca­sos, se bus­ca có­mo me­jo­rar la con­cien­cia de sí mis­mos, la au­to­ges­tión, la em­pa­tía que da lu­gar al afec­to y a la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar en equi­po y las ha­bi­li­da­des so­cia­les. El ter­cer as­pec­to com­pren­de el mo­do en que los sis­te­mas in­ter­ac­túan y cre- an re­des de in­ter­de­pen­den­cia, al mar­gen del lu­gar don­de se desa­rro­llan (fa­mi­lia, ciu­dad o en el mun­do en ge­ne­ral). Aquí, la di­ná­mi­ca es “cuan­do ha­go es­to, la con­se­cuen­cia es es­ta”. Co­mo bien di­cen es­tos au­to­res, fren­te a lo que ha­bi­tual­men­te de­ci­mos que la ju­ven­tud es el fu­tu­ro de la pa­tria, hoy ellos nos cues­tio­nan di­cien­do “No te­ne­mos tan­to tiem­po. He­mos de cam­biar aho­ra. Es­ta­mos pre­pa­ra­dos, ¿y vo­so­tros?”.

Pa­ra res­pon­der a es­te cues­tio­na­mien­to, el pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je por ob­je­ti­vos tu­vo que ser cam­bia­do al de re­di­se­ño cu­rri­cu­lar por com­pe­ten­cias, cen­tra­do en el alumno, y que en sín­te­sis sig­ni­fi­ca ‘apren­der ha­cien­do’. Un es­tu­dio de­mos­tró que cuan­do so­lo lee­mos, oí­mos y ve­mos, des­pués de dos se­ma­nas ape­nas re­cor­da­mos el 10%, y el 30%, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que si ha­ce­mos el tra­ba­jo, re­te­ne­mos un 90% en el mis­mo tiem­po. Ello sig­ni­fi­ca vi­vir la ex­pe­rien­cia real. po­bla­cio­nes pro­fun­da­men­te di­vi­di­das de­bi­do a sus ideo­lo­gías; pa­ra pro­te­ger a los paí­ses de la afluen­cia in­con­tro­la­ble de re­fu­gia­dos y migrantes y de los traficantes de per­so­nas y bie­nes; y pa­ra se­pa­rar a ve­ci­nos pro­pen­sos a la gue­rra.

El re­cien­te nú­me­ro al al­za de mu­ros es una reac­ción a los ata­ques te­rro­ris­tas en EEUU el 11 de sep­tiem­bre de 2001, a la Pri­ma­ve­ra Ára­be en 2011 y a la cri­sis de mi­gra­ción en Eu­ro­pa, se­gún Eli­sa­beth Va­llet, de la Uni­ver­si­dad de Que­bec, Mon­treal. Di­ce que un ter­cio de las ba­rre­ras fue­ron eri­gi­das pa­ra po­ner fin a un con­flic­to, co­mo el pro­ble­ma en­tre el norte y el sur de Chi­pre, las dos Co­reas e In­dia y Pa­kis­tán. Pe­ro en años re­cien­tes, “han sur­gi­do tres ti­pos dis­tin­tos de mu­ros: mu­ros Has­ta aho­ra, en su ma­yo­ría la en­se­ñan­za ha si­do dic­ta­da en au­las del si­glo XIX, por pro­fe­so­res del si­glo XX pa­ra es­tu­dian­tes del si­glo XXI. ¿Dón­de es­tá el cam­bio? Que el mo­de­lo edu­ca­ti­vo y los nue­vos pla­nes de es­tu­dios pre­pa­ren a los es­tu­dian­tes pa­ra el fu­tu­ro y la era di­gi­tal. El co­le­gio o la uni­ver­si­dad de­ben dar la opor­tu­ni­dad al es­tu­dian­te de afron­tar to­do ti­po de si­tua­cio­nes y re­sol­ver pro­ble­mas, in­te­gran­do co­no­ci­mien­tos, ca­pa­ci­da­des, ac­ti­tu­des y va­lo­res, po­nien­do en prác­ti­ca las com­pe­ten­cias a lo lar­go de su for­ma­ción, me­dian­te pro­yec­tos in­te­gra­do­res y prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les. En es­te nue­vo rum­bo de la pe­da­go­gía ha­brá que desa­rro­llar li­de­raz­go, in­no­va­ción, em­pren­de­du­ris­mo y un fir­me com­pro­mi­so con el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble y co­nec­tar a los es­tu­dian­tes con la reali­dad y las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad, a ni­vel lo­cal y glo­bal ( Ve­ró­ni­ca Agre­da, 2017). En­tre tan­to, la es­pe­cia­li­za­ción sur­ge co­mo un con­di­cio­nan­te an­ti­in­mi­gran­tes (el ti­po más co­mún), mu­ros an­ti­tra­fi­can­tes y mu­ros an­ti­te­rro­ris­mo”.

Con la cre­cien­te de­man­da pa­ra es­tas es­truc­tu­ras, es­tá au­men­tan­do el gas­to en va­llas y mu­ros. Por ejem­plo, un ter­cio de los 3.200 km de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y EEUU ya cuen­ta con una va­lla, pe­ro el cos­to del mu­ro pro­pues­to por Do­nald Trump po­dría ser de has­ta $us 21,6 mil mi­llo­nes, se­gún los es­ti­ma­dos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

Los crí­ti­cos ar­gu­men­tan que el mu­ro da­ña­rá el me­dioam­bien­te, que es im­prác­ti­co de­bi­do a la na­tu­ra­le­za cam­bian­te de los ríos y de­sier­tos, que no pue­de ser vi­gi­la­do fá­cil­men­te y que fomenta una men­ta­li­dad de ase­dio ul­tra­na­cio­na­lis­ta. “Si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.