Cin­co de 35 em­ba­ja­do­res tie­nen ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, los po­lí­ti­cos son el do­ble

Son 35 le­ga­cio­nes de Bo­li­via en el mun­do. La ma­yo­ría es de­sig­na­da por el can­ci­ller y se li­mi­ta a pa­sar un cur­so de in­duc­ción du­ran­te ocho días. Lue­go pa­san cla­ses a dis­tan­cia. Hay ex­mi­nis­tros, mi­li­ta­res en re­ti­ro y un di­ri­gen­te sin­di­cal. Ex­per­tos ob­ser­van

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - IVÁN PA­RE­DES TAMAYO ivan.pa­re­[email protected]­de­ber.com.bo

Un pro­fe­sio­nal bo­li­viano pue­de ser par­te del ser­vi­cio ex­te­rior pa­san­do cla­ses de di­plo­ma­cia du­ran­te ocho días, cla­ro, si tie­ne el aval del can­ci­ller. Con la nue­va nor­ma­ti­va se es­ta­ble­ce tres mo­da­li­da­des de in­gre­so pa­ra ser fun­cio­na­rio en el ex­tran­je­ro. La pri­me­ra, la de­sig­na­ción di­rec­ta por de­ci­sión del mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Las otras dos tie­nen que ver con con­cur­so de mé­ri­tos y con gra­duar­se de la Aca­de­mia Di­plo­má­ti­ca Plu­ri­na­cio­nal. La pri­me­ra vía es la que más se apli­ca, ya que de las 35 em­ba­ja­das que Bo­li­via tie­ne en el mun­do, 23 son di­ri­gi­das por fun­cio­na­rios que lle­ga­ron por la ofer­ta del mi­nis­tro y so­lo cin­co son di­plo­má­ti­cos de ca­rre­ra. Hay sie­te le­ga­cio­nes sin em­ba­ja­dor.

La Ley del Ser­vi­cio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res dio un gi­ro drás­ti­co a la di­plo­ma­cia bo­li­via­na. La nor­ma fue pro­mul­ga­da por Evo Mo­ra­les en di­ciem­bre de 2013 y tie­ne co­mo eje cen­tral la re­po­si­ción de la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca so­bre la ba­se de un nue­vo es­ca­la­fón. A la fe­cha, y se­gún da­tos de la Can­ci­lle­ría, nue­ve po­lí­ti­cos vin­cu­la­dos al Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS), ocho pro­fe­sio­na­les, cua­tro mi­li­ta­res, un di­ri­gen­te sin­di­cal y cin­co di­plo­má­ti­cos de ca­rre­ra son par­te de la mi­sión bo­li­via­na en el ex­te­rior. La ma­yo­ría de ellos op­tó por ha­cer un cur­so de in­duc­ción de ocho días ba­jo los ejes del Vi­vir Bien, la de­man­da ma­rí­ti­ma bo­li­via­na, asis­ten­cia con­su­lar y con­su­la­dos mó­vi­les.

Ha­ce unos días, los ex­mi­nis­tros Juan Ramón Quin­ta­na, Ma­ria­ne­la Pa­co y Jorge Le­dez­ma apro­ba­ron es­te cur­so y aho­ra es­tán ha­bi­li­ta­dos pa­ra ejer­cer la di­plo­ma­cia. El ex­mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia iría co­mo em­ba­ja­dor a Cu­ba, mien­tras que Pa­co se­rá cón­sul en An­to­fa­gas­ta, Chi­le —aun­que es­tá de­sig­na­da co­mo au­xi­liar por los días de va­ca­ción que go­za— y Le­dez­ma se­rá cón­sul en San Pa­blo, Bra­sil.

Den­tro del es­que­ma de Bo­li­via en el ser­vi­cio ex­te­rior, los cin­co con ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca son Ri­car­do Martínez Co­va­rru­bia, em­ba­ja­dor en Aus­tria; Juan Pa­blo Chaín Bal­di­vie­zo, em­ba­ja­dor en Di­na­mar­ca; Ro­ber­to Cal­za­di­lla Sar­mien­to, em­ba­ja­dor en el Reino Uni­do de Gran Bre­ta­ña; Mil­ton So­to San­ties­te­ban, em­ba­ja­dor en Sue­cia; y Ben­ja­mín Blan­co Fe­rri, em­ba­ja­dor en Uru­guay.

Los nue­ve po­lí­ti­cos vin­cu­la­dos al MAS son Nar­di Su­xo Itu­rri, em­ba­ja­do­ra en Sui­za y tam­bién re­pre­sen­tan­te bo­li­via­na an­te el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das; San­tos Ti­to Vé­liz, em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na; Jo­sé Kinn Fran­co, em­ba­ja­dor en Bra­sil; Pa­blo Guz­mán Lau­gier; em­ba­ja­dor en Canadá; Ed­mun­do Po­lo, re­cién de­sig­na­do em­ba­ja- dor en Co­lom­bia; Juan En­ri­que Ju­ra­do, em­ba­ja­dor en Ecua­dor; Ma­ría Lui­sa Ra­mos, em­ba­ja­do­ra en Es­pa­ña; Rey­nal­do Llan­que Ar­ce, en Paraguay; Jo­sé Pa­re­des Coim­bra, en Nicaragua; y Jo­sé Cres­po, em­ba­ja­dor en Mé­xi­co.

El aná­li­sis

Fer­nan­do Ga­lar­za, di­plo­má­ti­co que sir­vió 13 años en el ser­vi­cio ex­te­rior, con­si­de­ra que de es­tos ca­sos la to­ta­li­dad fue de­sig­na­da de ma­ne­ra di­rec­ta y que pa­sa­ron el cur­so de in­duc­ción de ocho días pa­ra re­ci­bir el di­plo­ma. El ex­per­to re­cor­dó que an­tes pa­ra in­gre­sar a la di­plo­ma­cia se to­ma­ban cua­tro exá­me­nes: uno de his­to­ria de Bo­li­via, otro de his­to­ria de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, de teo­ría de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y, por úl­ti­mo, de co­mer­cio ex­te­rior. En ca­so de ser asig­na­do, aña­de, ha­bía un úl­ti­mo en- sa­yo de fun­cio­nes con­su­la­res.

“Un 95% de los em­ba­ja­do­res de­sig­na­dos no tie­nen for­ma­ción di­plo­má­ti­ca. La­men­ta­ble­men­te en mu­chas oca­sio­nes han de­ja­do muy mal pa­ra­do al ser­vi­cio ex­te­rior bo­li­viano, y no lo di­go por­que sean ma­las per­so­nas sino por­que no tie­nen for­ma­ción. Es­pe­ro que el cur­so que ha­gan en la Can­ci­lle­ría, aun­que sea cor­to, les sir­va de al­go, aun­que du­do mu­cho que pue­da su­plan­tar a una ca­rre­ra o una for­ma­ción de años”, cues­tio­na Ga­lar­za.

La en­ti­dad en­car­ga­da de im­par­tir el cur­so de in­duc­ción es la Aca­de­mia Di­plo­má­ti­ca Plu­ri­na­cio­nal. En esa ins­ti­tu­ción exi­gen a los pos­tu­lan­tes co­mo re­qui­si­tos, ser bo­li­viano de na­ci­mien­to, te­ner tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en pro­vi­sión na­cio­nal, cer­ti­fi­ca­do de no­tas y cer­ti­fi­ca­do de apren­di­za­je de idio­ma ex­tran­je­ro y ori­gi­na­rio.

La vi­ce­mi­nis­tra de Ges­tión Ins­ti­tu­cio­nal y Con­su­lar, Car­men Al­men­dras, ex­pli­ca que el cur­so de in­duc­ción es la pri­me­ra fa­se en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, ya que los de­sig­na­dos pa­san cla­ses a dis­tan­cia mien­tras ejer­cen sus fun­cio­nes en el ex­tran­je­ro.

“Es­te cur­so es di­ri­gi­do a pro­fe­sio­na­les de tra­yec­to­ria re­co­no­ci­da, así co­mo a personalidades que se han des­ta­ca­do en dis­tin­tas es­fe­ras de la so­cie­dad pa­ra que com­ple­men­ten su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos con la es­pe­ci­fi­ci­dad de la di­plo­ma­cia y las re­la­cio­nes ex­te­rio­res”, va­lo­ri­za Al­men­dras.

Esa po­si­ción no con­ven­ce a di­plo­má­ti­cos de ca­rre­ra. Fer­nan­do Sa­la­zar, que tu­vo una lar­ga ca­rre­ra en el ser­vi­cio ex­te­rior bo­li­viano, la­men­ta que personalidades po­lí­ti­cas afines al MAS sean quie­nes di­ri­gen la di­plo­ma­cia, aun­que re­co­no­ció que exis­ten pro­fe­sio­na­les que apor­tan en los paí­ses don­de fue­ron de­sig­na­dos.

“Ne­ce­si­ta­mos un ser­vi­cio ex­te­rior es­pe­cia­li­za­do, con gen­te que co­noz­ca su ofi­cio y que se de­di­que a ello y que pre­ser­ve los in­tere­ses, no la ideo­lo­gía. La im­pro­vi­sa­ción es lo peor que ha pa­sa­do en es­te Go­bierno. Se im­pro­vi­só mu­cho a los di­plo­má­ti­cos”, re­pro­cha Sa­la­zar, quien en 1983 fue pre­si­den­te del Con­se­jo Per­ma­nen­te de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

Los ros­tros pro­fe­sio­na­les

Los per­fi­les pro­fe­sio­na­les son Eduar­do Ro­drí­guez Vel­tzé, em­ba­ja­dor en Paí­ses Ba­jos; Jorge

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.