La car­ta de­mo­crá­ti­ca ‘de de­re­cha’

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Cuan­do en abril de 2002 to­dos los paí­ses miem­bros de la OEA con­de­na­ron el gol­pe de Es­ta­do con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez, na­die le­van­tó su voz pa­ra acu­sar al or­ga­nis­mo de co­lo­nia del im­pe­rio yan­qui, ni de in­je­ren­cia en asun­tos de otros es­ta­dos.

En 2001, de ma­ne­ra uná­ni­me, to­dos los paí­ses del he­mis­fe­rio fir­ma­ron la Car­ta De­mo­crá­ti­ca, lo hi­cie­ron por­que asu­mie­ron que la de­mo­cra­cia es una de las más pre­cia­das con­quis­tas lo­gra­das –es­pe­cial­men­te por Amé­ri­ca La­ti­na- en el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XX, con­quis­ta que ter­mi­nó con lar­gas y san­grien­tas dic­ta­du­ras y que de­man­dó la lu­cha y el sa­cri­fi­cio de los pue­blos de la re­gión. Es­te pre­cia­do va­lor, pen­sa­ron, de­bía pro­te­ger­se y una de las me­jo­res for­mas de ha­cer­lo era adop­tan­do el com­pro­mi­so de que la rup­tu­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal en cual­quie­ra de los es­ta­dos miem­bros de­bía te­ner con­se­cuen­cias. Era una for­ma de res­pal­dar a una so­cie­dad víc­ti­ma de las ar­bi­tra­rie­da­des del po­der, un acuer­do co­mún de apoyar a esa so­cie­dad an­te la con­su­ma­ción de un gol­pe con­tra la so­be­ra­nía po­pu­lar.

La Car­ta no so­lo mar­có una vo­ca­ción con re­la­ción a una for­ma de vi­da asu­mi­da por to­dos los paí­ses ame­ri­ca­nos, sino que re­pre­sen­tó un gi­ro fun­da­men­tal en una re­la­ción asimétrica en­tre uno de sus miem­bros, Es­ta­dos Uni­dos, y los de­más, que se pu­do apre­ciar en va­rias oca­sio­nes (bas­te re­cor­dar, a sim­ple tí­tu­lo de ejem­plo, la pre­sión es­ta­dou­ni­den­se en el ca­so de la ex­pul­sión de Cu­ba, o el in­cum­pli­mien­to del TIAR en el ca­so de la Gue­rra de las Mal­vi­nas). Que­dó cla­ro que des­de 2001 las de­ci­sio­nes he­mis­fé­ri­cas res­pon­dían a otros re­sor­tes que los de la ‘pa­ter­ni­dad’ es­ta­dou­ni­den­se.

Re­sul­ta, por tan­to, muy su­ges­ti­vo que aho­ra des­cu­bra­mos que la al­te­ra­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal tie­ne co­lor, que la va­lo­ra­ción de la de­mo­cra­cia no de­pen­de de lo que di­ce ex­plí­ci­ta­men­te la Cons­ti­tu­ción de ca­da país, sino de la po­si­ción ideo­ló­gi­ca de quien lle­va a ca­bo una ac­ción que vio­la su pro­pia Ley de Le­yes.

Pa­re­ce, de ese mo­do, que la OEA era un mo­de­lo de res­pe­to a la po­lí­ti­ca in­ter­na de Ve­ne­zue­la cuan­do de­fen­dió la le­gi­ti­mi­dad del go­bierno de Hugo Chá­vez y – por ar­te de bir­li­bir­lo­que- es un ‘mi­nis­te­rio de co­lo­nias’ cuan­do con­de­na el in­ten­to de in­te­rrup­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal en Ve­ne­zue­la, es­ta vez por ac­ción del Po­der Ju­di­cial.

El te­rro­ris­mo de Es­ta­do, la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos, el des­pre­cio del va­lor sa­gra­do de la vi­da, los pre­sos po­lí­ti­cos, la vio­la­ción de la de­mo­cra­cia en cual­quie­ra de sus for­mas, el gol­pe de Es­ta­do…no son ac­tos de iz­quier­da o de de­re­cha, no son pro im­pe­ria­lis­tas o anti im­pe­ria­lis­tas, no son pro­gre­sis­tas o con­ser­va­do­res, no son re­vo­lu­cio­na­rios o con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, son sim­ple y lla­na­men­te un fla­gran­te des­co­no­ci­mien­to y vul­ne­ra­ción de la so­be­ra­nía po­pu­lar, el pi­lar en el que se ba­sa la cons­truc­ción de una so­cie­dad a tra­vés de re­glas es­ta­ble­ci­das por esa mis­ma so­cie­dad.

La fa­mo­sa pre­mi­sa ‘No­so­tros, el pue­blo’ que en 1776 inau­gu­ró una filosofía po­lí­ti­ca fun­da­men­tal, es­tá vi­gen­te hoy. La so- ca­rre­ra y te­nía que de­jar el país, lo re­ga­lé a un ami­go co­mo he­ren­cia con his­to­ria.

Con­tar a mis hi­jas lo que vi­ví con ese li­bro en mis años de es­tu­dian­te es otro desafío. Por su­pues­to no en­tien­den có­mo un ser hu­mano vi­vía sin un ce­lu­lar, y so­bre to­do có­mo po­día ir de un la­do a otro. Cla­ro, ac­tual­men­te las de­ce­nas de apli­ca­cio­nes han cam­bia­do nues­tra re­la­ción con el es­pa­cio, el tiem­po, los mapas, las per­so­nas y cuan­to hay. Hoy, pa­ra ir don­de sea, es su­fi­cien­te en­trar a Wa­ze, po­ner el nom­bre de la ca­lle y en co­sa de se­gun­dos el dis­po­si­ti­vo -inteligente, le di­cen- me di­rá la ru­ta, el tiem­po de lle­ga­da y has­ta si me en­con­tra­ré con con­trol po­li­cial. Fa­bu­lo­so. Ya ca­si no hay lu­gar al que no pue­da ir. Los mapas men­ta­les y las ru­tas que an­tes ela­bo­ra­ba que­da­ron atrás, de­po­si­to mi con­fian­za en la tec- be­ra­nía re­si­de en el pue­blo y es inalie­na­ble. La Cons­ti­tu­ción aquí y en Ve­ne­zue­la es la nor­ma más im­por­tan­te del país y su cum­pli­mien­to es obli­ga­to­rio pa­ra go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos. Pe­ro ade­más, la es­truc­tu­ra in­ter­na­cio­nal ha es­ta­ble­ci­do que los tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les de­ben su­je­tar­se a le­gis­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que de­fi­nen man­da­tos su­pra­na­cio­na­les, co­men­zan­do por la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos y con­ti­nuan­do por to­das aque­llas nor­mas que han si­do acep­ta­das y sus­cri­tas por los es­ta­dos de to­do el pla­ne­ta o de no­lo­gía. Y cuan­do es­toy ma­ne­jan­do, si­go las in­di­ca­cio­nes del pro­gra­ma -a me­nu­do con acen­tos ex­tra­ños- que con pre­ci­sión de re­loj sui­zo me guía co­mo si es­tu­vie­ra con los ojos ce­rra­dos. Me­tros an­tes de gi­rar a la iz­quier­da, me ad­vier­te que de­bo ha­cer­lo, y así has­ta l l egar don­de me di­ri­jo. Wa­ze me con­du­ce por te­rri­to­rios que no te­nía i dea que exis­tían, evi­tan­do trá­fi­co y ac­ci­den­tes. Pa­re­ce ma­gia.

Pe­ro, a ve­ces se nos ol­vi­da, la tec­no­lo­gía pue­de fa­llar. Se­ma­nas atrás me compré un ce­lu­lar nue­vo, y cuan­do hi­ce fun­cio­nar el Wa­ze, re­sul­ta que mi GPS no es­ta­ba ha­bi­li­ta­do. In­ten­té re­sol­ver el im­pas­se sin éxi­to. Me lan­cé con­fia­do en que to­do sal­dría bien, pe­ro fue un fra­ca­so. Veía en el pe­que­ño ma­pa un bo­tón ro­jo -que se su­po­ne era yo- pe­ro iba atrás de la reali­dad, es de­cir que las in­di­ca­cio-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.