Wa­ze

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Cuan­do lle­gué a Ciu­dad de Mé­xi­co por pri­me­ra vez, a me­dia­dos de 1988, lo pri­me­ro que mis ami­gos me re­ga­la­ron fue una Guía Ro­ji. Era un li­bro lar­go, de unas 200 pá­gi­nas y cu­bier­ta ro­ja. Se tra­ta­ba de un ma­pa de to­da la ciu­dad, in­dis­pen­sa­ble pa­ra cual­quier ha­bi­tan­te. Es­ta­ba di­vi­di­da en dos par­tes, un directorio de ca­lles or­de­na­das al­fa­bé­ti­ca­men­te, con coor­de­na­das ho­ri­zon­ta­les y verticales que per­mi­tie­ran ubi­car cual­quier lu­gar; por otro la­do, los pe­que­ños mapas.

En efec­to, en la Guía Ro­ji es­ta­ba to­da la ciu­dad. Só­lo era ne­ce­sa­rio te­ner el nom­bre de la ca­lle y la co­lo­nia, se bus­ca­ba en la pri­me­ra par­te y se en­con­tra­ba en el ma­pa la in­di­ca­ción pre­ci­sa de la ubi­ca­ción. Asun­to re­suel­to, so­lo ha­bía que tra­zar la ru­ta (en mi ca­so, siem­pre en metro y mi­cro­bu­ses) pa­ra lle­gar al des­tino.

Con mi li­bro ro­jo y alar­ga­do ba­jo el bra­zo re­co­rrí de­ce­nas de ca­lles, lo car­ga­ba co­mo pre­di­ca­dor evan­gé­li­co de do­min­go, no sa­lía sin él. Al ca­bo de cin­co años de ar­duo uso, que­dó des­ho­ja­do y mal­tra­ta­do por tan­tas tra­ve­sías, pe­ro en pie. Cuan­do ter­mi­né la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.