Cam­bia­rá el sis­te­ma pe­nal

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

La Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal se en­cuen­tra san­cio­nan­do el pro­yec­to de­no­mi­na­do Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal Bo­li­viano, que bus­ca sus­ti­tuir al Có­di­go Pe­nal de 23 de agos­to de 1972 (re­for­ma­do par­cial­men­te va­rias ve­ces des­de 1997) y la ley 1970 del 25 de mar­zo de 1999 y sus re­for­mas. El pro­yec­to, par­cial­men­te ya san­cio­na­do, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de fu­sio­nar la par­te sus­tan­ti­va con la par­te pro­ce­sal, al es­ti­lo de su si­mi­lar de Ecua­dor. En al­gún mo­men­to se ha­bló in­clu­so de que in­cluía la Ley de Eje­cu­ción Pe­nal, que en con­jun­to evi­den­te­men­te con­for­man el sis­te­ma pe­nal bo­li­viano.

El pro­yec­to -co­mo to­da obra hu­ma­na- tie­ne sus lu­ces y som­bras, y bus­ca: 1) Re­fun­dar el sis­te­ma de jus­ti­cia en ba­se a los prin­ci­pios y va­lo­res de la Cons­ti­tu­ción; 2) Re­cu­pe­rar la comunidad co­mo es­pa­cio de re­so­lu­ción de con­flic­tos pa­ra que el ciu­da­dano sea el pro­ta­go­nis­ta e im­ple­men­tar la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va pa­ra po­si­bi­li­tar la re­pa­ra­ción del da­ño a la víc­ti­ma; 3) Adop­tar nue­vos mo­de­los de ges­tión en el Ór­gano Ju­di­cial, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y De­fen­sa Pú­bli­ca, a tra­vés de la ho­ri­zon­ta­bi­li­dad, con im­ple­men­ta­ción de la ora­li­dad ple­na; 4) Apli­car ex­cep­cio­nal­men­te la de­ten­ción pre­ven­ti­va, y am­pliar las me­di­das al­ter­na­ti­vas, to­man­do en cuen­ta la reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca de las per­so­nas; 5) Ins­ti­tuir la su­ma­to­ria de pe­nas pa­ra de­li­tos gra­ves y re­in­ci­den­cia; 6) Efec­ti­vi­zar los prin­ci­pios de in­ter­ven­ción mínima y úl­ti­ma ins­tan­cia del de­re­cho pe­nal; 7) Re­de­fi­nir los ti­pos pe­na­les con nue­va cla­si­fi­ca­ción de acuer­do con su gra­ve­dad en crí­me­nes, de­li­tos y fal­tas; 8) Trans­ver­sa­li­zar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, ge­ne­ra­cio­nal y prio­ri­zar el tra­ta­mien­to a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, 9) Pro­fe­sio­na­li­zar, es­pe­cia­li­zar y con­si­de­rar la me­ri­to­cra­cia en ope­ra­do­res de jus­ti­cia, así co­mo agi­li­zar los pro­ce­di­mien­to dis­ci­pli­na­rios.

Se­gún los pro­yec­tis­tas, aten­dien­do los man­da­tos de la Cum­bre de Jus­ti­cia y lue­go de re­vi­sar los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos y lu­cha con­tra la cri­mi­na­li­dad (ONU y OEA), la le­gis­la­ción dis­per­sa, así co­mo los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les y los ma­les que aque­jan a la jus­ti­cia pe­nal, ofre­cen el pro­yec­to de Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal que con­tie­ne tres par­tes y 666 ar­tícu­los, 3 dis­po­si­cio­nes tran­si­to­rias, 4 dis­po­si­cio­nes adi­cio­na­les, y 3 dis­po­si­cio­nes abro­ga­to­rias y de­ro­ga­to­rias.

Que los pro­yec­tis­tas sos­ten­gan que es­te có­di­go es un man­da­to de la Cum­bre de Jus­ti­cia, don­de no so­lo no se de­ba­tió na­da en se­rio sino que tam­po­co se per­mi­tió par­ti­ci­par, por ejem­plo, al Co­le­gio Na­cio­nal de Abo­ga­dos, no es su­fi­cien­te y, me­nos aún, su­po­ne que ese pro­yec­to ha­ya te­ni­do un cier­to con­sen­so en ese en­cuen­tro, sen­ci­lla­men­te por­que no se co­no­ció na­da pa­re­ci­do, sal­vo al­gu­nas ideas ge­ne­ra­les del vi­ce­pre­si­den­te del Es­ta­do co­mo im­po­ner la ca­de­na per­pe­tua. Tam­po­co en la mis­ma Asam­blea Le­gis­la­ti­va se ha he­cho un gran de­ba­te, al ex­tre­mo de que ni los opo­si­to­res co­no­cían el an­te­pro­yec­to, que ter­mi­na­rá im­po­nién­do­se con la apla­na­do­ra del MAS y des­pués pre­sen­ta­rán el ‘pa­que­te com­ple­to’ y ven­drán las ob­ser­va­cio­nes, desin­te­li­gen­cias, etc. Tam­po­co exis­te una ex­po­si­ción de mo­ti­vos, don­de el le­gis­la­dor ex­pon­ga sus ra­zo­nes que tie­ne pa­ra es­tos cam­bios; es ver­dad que cir­cu­la una pe­que­ña in­tro­duc­ción al pro­yec­to, in­for­man­do al­gu­nas ge­ne­ra­li­da­des que no sa­tis­fa­cen del to­do. En es­te sen­ti­do, exis­ten so­bra­das sus­cep­ti­bi­li­da­des e in­quie­tu­des que muy bien po­dían ob­viar­se si se in­for­ma­ra a tiem­po y a tra­vés de los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les de mo­do que el ciu­da­dano es­té in­terio­ri­za­do y co­noz­ca la nue­va nor­ma­ti­va y la in­ten­ción del le­gis­la­dor.

La ex­tra­ñe­za es aún ma­yor si, co­mo in­ten­ta­rá jus­ti­fi­car el MAS, exis­te la ne­ce­si­dad de cam­biar y ac­tua­li­zar to­da es­ta nor­ma­ti­va pu­ni­ti­va. Sin du­da, lle­gar a tiem­po con la in­for­ma­ción es fun­da­men­tal má­xi­me si se bus­ca cam­biar el vie­jo edi­fi­cio pe­nal y se pre­ten­de humanizar el ins­tru­men­to de con­trol so­cial, que mo­no­po­li­za his­tó­ri­ca­men­te el Es­ta­do. ¿ Aca­so quie­ren es­con­der al­go? La crí­ti­ca, el di­sen­so y la opo­si­ción en­ri­que­cen cual­quier pro­yec­to le­gis­la­ti­vo y pue­de atem­pe­rar la sen­si­bi­li­dad na­tu­ral de un cam­bio en el sis­te­ma pe­nal. La apla­na­do­ra no es siem­pre si­nó­ni­mo de le­gi­ti­mi­dad

* Ju­ris­ta y au­tor de va­rios li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.