Re­cuer­dos de una vi­da ple­na

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Pa­ra es­cri­bir unas me­mo­rias o unos re­cuer­dos, co­mo mo­des­ta­men­te ti­tu­la su li­bro el em­pre­sa­rio cru­ce­ño Ma­rio An­gla­rill, hay que te­ner al­go que con­tar. To­dos te­ne­mos se­gu­ra­men­te mu­cho que re­cor­dar, pe­ro hay que te­ner al­go im­por­tan­te que con­tar. Hay que ha­ber he­cho co­sas en la vi­da, bien o mal, con éxi­tos o con fra­ca­sos, pe­ro hay que ha­ber­se ani­ma­do a ha­cer­las. En­ton­ces se tie­ne qué con­tar. Y es eso lo que ha su­ce­di­do con Ma­rio, que sien­do un em­pre­sa­rio que co­men­zó de ce­ro, ca­sa­do con su jo­ven­cí­si­ma Mai­da, se ani­mó a ha­cer co­sas, apun­tan­do siem­pre a ser in­de­pen­dien­te y crear em­pre­sas.

Yo no sa­bía las co­sas que ha­bían he­cho Mai­da y Ma­rio, has­ta que él me pi­dió que le co­la­bo­ra­ra en la co­rrec­ción de su li­bro. Sa­bía de la gran in­dus­tria que es So­fía, pe­ro no sa­bía la di­men­sión que tie­ne esa em­pre­sa has­ta que la vi por den­tro; por­que hay que vi­si­tar sus de­ce­nas de ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les pa­ra po­der com­pren­der cuál es la en­ver­ga­du­ra del tra­ba­jo de la pa­re­ja y de sus cin­co hi­jos. Eso so­bre­pa­sa to­do lo ima­gi­na­ble.

Con Ma­rio so­mos con­tem­po­rá­neos, por­que na­ci­mos ha­ce sie­te dé­ca­das, él en su ca­sa pa­ter­na en la Seoa­ne y yo en la de mis abue­los Fran­cis­co y Lui­sa, en la es­qui­na de la ca­lle Su­cre con Chu­qui­sa­ca. Así que he­mos vi­vi­do las mis­mas co­sas. Lo que un po­co han vi­vi­do nues­tros hi­jos, pe­ro na­da de eso nues­tros nie­tos. El li­bro cuen­ta so­bre la San­ta Cruz de an­ta­ño y es bueno que los jó­ve­nes le echen una mi­ra­da. La San­ta Cruz de hoy tie­ne muy po­co que ver con la de ayer. Ha pro­gre­sa­do, se vi­ve mu­cho me­jor, pe­ro ha per­di­do gran par­te de su ser, de su vi­da, de sus tra­di­cio­nes. Por eso Ma­rio An­gla­rill se afa­na en que sus nie­tos co­noz­can el cam­po y que los ma­yo­res lo acom­pa­ñen a los ríos a pes­car.

Su ni­ñez y ju­ven­tud no di­fie­re de la ma­yo­ría de los cru­ce­ños que aho­ra te­ne­mos su edad. Ju­gar al fút­bol en la ca­lle, tu­ja, bo­li­tas, en­cho­que, to­po, ele­var vo­lan­ti­nes. Ciu­dad po­bre, incomunicada, vi­da esen­cial­men­te ru­ral, con mer­ca­dos di­fí­ci­les y le­ja­nos don­de lle­var nues­tros pro­duc­tos a ve­ces en ca­rre­tón. Ta­pe­ras vie­jas, sin agua po­ta­ble, sin al­can­ta­ri­llas, sin ba­ños hi­gié­ni­cos por tan­to, con la elec­tri­ci­dad ra­cio­na­da du­ran­te po­cas ho­ras por la Em­pre­sa de Luz y Fuer­za.

Ma­rio em­pe­zó a tra­ba­jar des­de muy jo­ven en el ta­ller de su pa­dre a me­di­da que es­tu­dia­ba en las no­ches. Pe­ro ya ca­sa­do in­cur­sio­nó en la ban­ca, que fue pa­ra él una es­cue­la pa­ra lo que se­ría la for­ma­ción de su ca­rác­ter em­pre­sa­rial. El City, el Mer­can­til y el Ban­co de Co­cha­bam­ba, sus je­fes ban­que­ros, fue­ron par­te im­por­tan­te de su vi­da adul­ta. Sin em­bar­go de sus éxi­tos en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, siem­pre es­tu­vo en su men­te la idea de in­de­pen­di­zar­se, de ha­cer em­pre­sa.

Fue un tra­ba­jo muy in­ten­so el que se em­pe­ñó con la avi­cul­tu­ra, em­pe­zan­do con la co­mer­cia­li­za­ción de sim­ples hue­vos de me­sa, pa­san­do por to­das las eta­pas de la cría, en­gor­de, y co­mer­cia­li­za­ción del po­llo, has­ta lo que es hoy So­fía, la com­pa­ñía aví­co­la más im­por­tan­te del país, que tie­ne ade­más una muy avan­za­da por­ci­no­cul­tu­ra. So­fía ya se ha ins­ta­la­do exi­to­sa­men­te en Ar­gen­ti­na. Es­to, jun­to con la ga­na­de­ría y su ca­ba­ña El Tré­bol, fue rea­li­za­do con la par­ti­ci­pa­ción de sus cin­co hi­jos, Ma­rio, Ju­lio En­ri­que, Juan Carlos, Ri­car­do y Os­car.

Ade­más de su fe re­li­gio­sa, de su agra­de­ci­mien­to a Dios, Ma­rio es al­guien que ama pro­fun­da­men­te a su fa­mi­lia. Eso es nor­mal en­tre las per­so­nas, pe­ro en es­te ca­so, lo su­yo pa­ra él es al­go in­men­so y to­do es­tá en los ca­pí­tu­los del li­bro que co­men­ta­mos. Ahí es­tán sus abue­los, res­ca­ta­dos del pa­sa­do, co­mo es el ca­so de don An­to­nio An­gla­rill Pi­qué, un ca­ta­lán que lle­gó a fi­nes del si­glo an­te­pa­sa­do. Su ma­dre, do­ña So­fía Sal­va­tie­rra, ama­dí­si­ma por ca­ri­ño­sa e inteligente, en ho­nor a quien lle­va su nom­bre es­ta in­men­sa em­pre­sa. Su pa­dre, em­pe­ci­na­do tra­ba­ja­dor de las épo­cas du­ras. Y ni qué de­cir de su es­po­sa, sus hi­jos, nue­ras, nie­tos y nie­tas. Son su mun­do. Y Mai­da, su úni­co amor, "luz de su vi­da", co­mo la lla­ma, una mu­jer aman­te y ca­ri­ño­sa pe­ro ade­más sa­gaz, que lo ha he­cho tan fe­liz

* Es­cri­tor y ex­di­plo­má­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.