Lo que no es la elec­ción en Ecua­dor

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Ga­nó el can­di­da­to del ‘co­rreís­mo’ en Ecua­dor. ¿Qué pue­de sig­ni­fi­car es­to? No lo sé a cien­cia cier­ta. Pe­ro al­go sí sé: lo que sin lu­gar a du­das es­ta elec­ción no sig­ni­fi­ca.

Sé que no sig­ni­fi­ca la vic­to­ria de la Pa­tria Gran­de co­mo señalan al­gu­nos bra­vos re­vo­lu­cio­na­rios: “su­ma­mos acá en Ecua­dor, su­ma­re­mos con la vuel­ta de Lu­la, a Ma­cri le da­re­mos du­ro en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, Ma­du­ro re­sis­ti­rá y ya es­tá: la Pa­tria Gran­de de vuel­ta”. Pa­re­ce­ría una cues­tión de su­ma­to­ria, don­de el com­bo de tres o seis miem­bros ha­ría va­riar el asun­to. No creo, que sean dos o sie­te subidos al ca­rro ‘pro­gre­sis­ta’ igual van a es­tar jo­di­dos. En Ecua­dor la deu­da ha cre­ci­do, la eco­no­mía va ‘chi­ni­fi­cán­do­se’ a ga­lo­pe, las in­ver­sio­nes de­cre­cen, los ex­po­bres vuel­ven po­co a po­co a ser po­bres, las ex­por­ta­cio­nes ya no ge­ne­ran lo mis­mo que en la épo­ca de bo­nan­za, etc. ¿De qué sir­ve que sean ‘t´oj­pa’ de iz­quier­da? De na­da. En to­do es­te pe­rio­do de jau­ja, los en­la­ces co­mer­cia­les den­tro de los paí­ses del so­cia­lis­mo del si­glo XXI no so­bre­pa­sa­ron el 15% del to­tal co­mer­cia­do tra­di­cio­nal­men­te e in­clu­so ba­ja­ron al 12%. El cuen­to de que hay más co­mer­cio y uni­dad gra­cias a la Pa­tria Gran­de es eso: cuen­to. Lo po­ne en evi­den­cia el po­li­tó­lo­go ar­gen­tino Ma­la­mud pa­ra quien ni Una­sur ni la AL­BA ni el Ce­lac tie­nen vi­sos de con­ti­nuar. No hay so­lu­ción con­jun­ta. Ca­da país es­tá li­bra­do a su pro­pio mar­ti­rio. El de Ecua­dor no se­rá me­nor.

Del la­do in­ver­so, sé que es­ta elec­ción no sig­ni­fi­ca que el pe­rio­do de re­plie­gue de es­ta iz­quier­da se ha pa­ra­do. En reali­dad, nun­ca he creí­do en esa ló­gi­ca sus­ti­tu­ti­va: has­ta acá es­tu­vie­ron los go­bier­nos de iz­quier­da y aho­ra to­ca otro pe­rio­do: nue­vos go­bier­nos de cor­te in­ver­so. Creo que es­ta idea lle­va a que se apo­ye a cual­quie­ra que no sea del com­bo ‘pro­gre­sis­ta’. Y eso no es sano. Lo de­mues­tra Ecua­dor. No ne­ce­sa­ria­men­te apoyar a un can­di­da­to an­ti­co­rreís­ta bas­ta. “Che, her­mano, pe­ro es del Opus Dei y es un es­pe­cu­la­dor… no im­por­ta, her­ma­ni­to, es el que hay y ya”. Por otra par­te, lle­va a que no en­ten­da­mos lo prin­ci­pal: es­ta idea de que la iz­quier­da go­ber­nó es­ta dé­ca­da tie­ne más de re­tó­ri­ca que de reali­dad. Go­ber­na­ron mo­de­los au­to­ti­tu­la­dos de iz-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.