SOS pa­ra tres le­yes

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En los años 2000-2003; es­tre­nan­do y pre­si­dien­do la co­mi­sión de Me­dioam­bien­te de la Bri­ga­da Par­la­men­ta­ria Cru­ce­ña, pre­sen­té tres pro­yec­tos de ley san­cio­na­dos y pro­mul­ga­dos: 2122, 2913 y la ley 2553.

La ley 2122/2000 de­cla­ra pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y na­tu­ral la cuen­ca del río Pi­raí en to­da su ex­ten­sión en el de­par­ta­men­to de San­ta Cruz, te­nien­do en cuen­ta que es un re­fe­ren­te im­por­tan­te de su his­to­ria, (a sus ori­llas se asen­tó de­fi­ni­ti­va­men­te San­ta Cruz de la Sie­rra y se li­bró la ba­ta­lla de El Pa­ri), fuen­te de su acer­vo cultural y re­crea­ción de las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes. El ar­tícu­lo 2º de­cla­ra de prio­ri­dad na­cio­nal la va­lo­ri­za­ción, pro­tec­ción y res­tau­ra­ción del eco­sis­te­ma con­for­ma­do por sus aguas, ri­be­ras, bos­ques, sue­lo, sub­sue­lo, bio­di­ver­si­dad, pai­sa­jes.

La ley 2913 de­cla­ra ‘par­que eco­ló­gi­co me­tro­po­li­tano’ a to­das las ri­be­ras del río Pi­raí ubi­ca­das en los mu­ni­ci­pios de la me­tró­po­li del de­par­ta­men­to de San­ta Cruz; en­ten­dien­do por ri­be­ra el área de pro­tec­ción cu­yo apro­ve­cha­mien­to se de­be li­mi­tar a fi­nes de re­crea­ción, edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción. (Art. 3° Ley Nº 1700). Bus­ca­mos desa­rro­llar un mo­de­lo de ma­ne­jo sos­te­ni­ble de los ríos.

Y por úl­ti­mo la ley PLUS que ele­va a ran­go de ley el De­cre­to 24124, ins­tru­men­to téc­ni­co nor­ma­ti­vo del or­de­na­mien­to territorial que de­li­mi­ta es­pa­cios te­rri­to­ria­les y tie­ne por ob­je­to al­can­zar el uso y ma­ne­jo sos­te­ni­ble de los re­cur­sos re­no­va­bles.

Es­tas le­yes tu­vie­ron el apo­yo de una gran co­lec­ti­vi­dad jo­ven y el res­pal­do de­ci­di­do de la en­ton­ces pre­si­den­ta de la Bri­ga­da Par­la­men­ta­ria; lue­go de la Cá­ma­ra de Dipu­tados; No­rah So­ru­co de Sal­va­tie­rra y de to­dos los co­le­gas dipu­tados, in­clu­yen­do agroin­dus­tria­les y empresarios. Te­nía­mos una vi­sión muy cla­ra res­pec­to a la de­fen­sa de las fuen­tes na­tu­ra­les, de los ríos, bos­ques, ai­re; que nos per­mi­ten vi­vir sa­lu­da­ble y sos­te­ni­ble­men­te.

Nos aca­ba­mos de en­te­rar que la ley 2913 se­ría mo­di­fi­ca­da per­mi­tien­do en el par­que eco­ló­gi­co me­tro­po­li­tano de la ca­pi­tal, cons­truc­cio­nes de ‘ne­ce­si­dad pú­bli­ca’ y se re­co­no­ce­rían tam­bién los asen­ta­mien­tos en las re­ser­vas de Cho­ré y de Gua­ra­yos, igno- ran­do o mo­di­fi­can­do la ley PLUS. ¿En qué que­dó la nor­ma con­tra ava­sa­lla­mien­tos que los prohí­be en tie­rras ba­jo re­gí­me­nes es­pe­cia­les?

La vi­sión e in­ver­sión del em­pre­sa­rio cru­ce­ño, gran­de, me­diano y pe­que­ño, es ad­mi­ra­ble y sa­be­mos que no es ne­ce­sa­rio que nos con­vir­ta­mos en un desas­tre am­bien­tal. No lo me­re­ce­mos y la CAO y Cain­co tra­ba­jan en el desafío de la sos­te­ni­bi­li­dad.

Lo que ex­tra­ña es que na­die di­ga na­da res­pec­to a un bos­que ur­bano: el cor­dón eco­ló­gi­co de San­ta Cruz de la Sie­rra, pul­món vi­tal pa­ra una ciu­dad cu­yo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co no es des­co­no­ci­do; dos mi­llo­nes de los 3 del to­tal del de­par­ta­men­to. To­dos mu­dos. Y no me re­fie­ro a los co­lec­ti­vos y pla­ta­for­mas am­bien­ta­les a quie­nes les guar­do un gran res­pe­to y son la voz de aler­ta per­ma­nen­te ni al mu­ni­ci­pio que ha pro­te­gi­do y blin­da­do el cor­dón con le­yes mu­ni­ci­pa­les; sino a ins­tan­cias na­cio­na­les y de­par­ta­men­ta­les que, al igual que las re­ser­vas fo­res­ta­les del Cho­ré y Gua­ra­yos de va­lor in­cal­cu­la­ble, no han he­cho na­da.

En el ca­so de la me­tró­po­li, el Pi­raí de­jó de ser un río. Es un ba­su­re­ro, una mi­na de po­de­ro­sos in­to­ca­bles, un ce­men­te­rio. Y aho­ra, el ti­ro de gra­cia: "por ne­ce­si­dad pú­bli­ca" se aten­ta con­tra el úni­co bos­que gran­de y por si fue­ra po­co, ri­be­re­ño de la ca­pi­tal de San­ta Cruz.

El de­par­ta­men­to de San­ta Cruz es­tá per­dien­do su vi­ta­li­dad, sos­te­ni­bi­li­dad e iden­ti­dad fuer­te­men­te re­la­cio­na­da a su bio­di­ver­si­dad y los pa­si­vos am­bien­ta­les son gi­gan­tes­cos. Las le­yes am­bien­ta­les, fo­res­ta­les, ma­dre tie­rra son pa­pel y pa­pe­leo bu­ro­crá­ti­co, inú­til y ca­ro.

En lo per­so­nal y co­mo au­to­ra de es­tas le­yes, su­ge­ri­ría más bien las abro­guen en su to­ta­li­dad. ¿Pa­ra qué la far­sa de de­jar so­lo la cás­ca­ra? Es una bar­ba­ri­dad.

¿Po­de­mos cons­truir ciu­da­da­nía des­de los de­re­chos co­lec­ti­vos e in­di­vi­dua­les que se es­cri­ben y se bo­rran de acuer­do a in­tere­ses ti­tu­la­dos ‘de ne­ce­si­dad pú­bli­ca’? En­fá­ti­ca­men­te, No

* Ex­pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.