Sin ca­si pre­sen­cia es­ta­tal, la bio­ceá­ni­ca es un área vul­ne­ra­ble al cri­men

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - PA­BLO ORTIZ pa­[email protected]­de­ber.com.bo

La ca­rre­te­ra bio­ceá­ni­ca es un cor­dón um­bi­li­cal que une San­ta Cruz de la Sie­rra con los mer­ca­dos del Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, pe­ro tam­bién, por las de­bi­li­da­des del Es­ta­do bo­li­viano, una vía vul­ne­ra­ble al cri­men or­ga­ni­za­do. El atra­co al ca­mión blin­da­do, en el que los asal­tan­tes lo­gra­ron apo­de­rar­se de un bo­tín de más de $us 1 mi­llón, po­ne de ma­ni­fies­to no so­lo fal­ta de ca­pa­ci­dad de fue­go de la Policía bo­li­via­na, sino tam­bién có­mo la au­sen­cia es­ta­tal en es­ta zo­na de fron­te­ra con Bra­sil pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na para to­do el país.

Aho­ra, cuan­do el Es­ta­do quie­re po­ner mano du­ra en la zo­na, los ve­ci­nos sien­ten su as­pe­re­za. “Estamos ate­rra­dos. Si us­ted sa­le aho­ra a la ca­lle no en­cuen­tra a na­die, ya la gen­te no quie­re ir a tra­ba­jar, estamos peor que an­tes”, dice Ri­der Bar­ba, co­rre­gi­dor de San­ta Ana, la co­mu­ni­dad de Ro­bo­ré donde se cen­tró el ope­ra­ti­vo contra los atra­ca­do­res del ca­mión blin­da­do.

Allí, un ca­se­río de chi­qui­ta­nos de­di­ca­dos a la ga­na­de­ría a pe­que­ña es­ca­la, no ha­bía ni un so­lo policía y el co­rre­gi­dor Bar­ba de­bía li­diar con pro­ble­mas pe­que­ños. Aho­ra, los gru­pos de éli­te de po­li­cías ron­dan la zo­na y dos de sus ve­ci­nos han sido in­te­rro­ga­dos con “se­ve­ri­dad”.

Car­los Ro­me­ro, mi­nis­tro de Go­bierno, cree que San­ta Ana es co­mo una cé­lu­la del te­ji­do de las tie­rras ba­jas -el cha­co y el orien­te del país-, dos ter­cios del te­rri­to­rio na­cio­nal para ape­nas el 40% de la po­bla­ción, un cú­mu­lo de co­mu­ni­da­des con po­ca ar­ti­cu­la­ción en un Es­ta­do que no pue­de ser om­ni­pre­sen­te. Es­to pro­vo­ca que la di­ná­mi­ca lo­cal gi­re en torno a las ha­cien­das, a las ini­cia­ti­vas pri­va­das que, en al­gu­nos ca­sos, su­plen las de­bi­li­da­des del Es­ta­do vul­ne­ra­ble y se apro­ve­chan de es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad. Cree que es­tas di­ná­mi­cas con­vier­ten a los ha­cen­da­dos en po­de­res fác­ti­cos. No lo ve co­mo un fe­nó­meno lo­cal, sino co­mo al­go que tam­bién se vi­vió en Bra­sil en su mo­men­to y que lle­vó a la de­ci­sión de con­ver­tir a Bra­sil en una fe­de­ra­ción de Es­ta­dos para mul­ti­pli­car es­fuer­zos. A ello le su­ma que las po­bla­cio­nes de fron­te­ra de­pen­den de “las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas que se ge­ne­ren a su al­re­de­dor”. Y no es el úl­ti­mo in­gre­dien­te. El que fal­ta es una lu­cha entre dos gran­des cár­te­les bra­si­le­ños que se dispu­tan el con­trol de la co­caí­na y que bus­can fi­nan­ciar su guerra con otras ac­ti­vi­da­des, co­mo el atra­co de un ca­mión blin­da­do más allá del te­rri­to­rio.

Así, el cal­do de cul­ti­vo pin­ta­do por Ro­me­ro sue­na ame­na­za­dor y la única respuesta po­si­ble, hoy, es ha­cer que fun­cio­nen los co­mi­tés de de­fen­sa de las fron­te­ras, echar mano de lo que ya hay -mu­ni­ci­pa­li­da­des,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.