Al­can­ces y efec­tos del re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Co­mo par­te de los ar­gu­men­tos, para for­zar un nue­vo in­ten­to de re­for­mar el art. 168 de la Cons­ti­tu­ción, para ha­bi­li­tar a Evo Mo­ra­les Ay­ma a una nue­va re­elec­ción, se ha ex­pre­sa­do que no exis­te una nor­ma ju­rí­di­ca que prohí­ba rea­li­zar va­rias ve­ces un re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Ese ar­gu­men­to re­sul­ta in­con­sis­ten­te.

Ca­be se­ña­lar que la nor­ma pre­vis­ta por el art. 15 de la Ley N.º 026 del Ré­gi­men Elec­to­ral dis­po­ne ex­pre­sa­men­te: “Las de­ci­sio­nes adop­ta­das me­dian­te Re­fe­ren­do tie­nen vi­gen­cia in­me­dia­ta y obli­ga­to­ria, y son de ca­rác­ter vin­cu­lan­te”. La nor­ma es cla­ra y pre­ci­sa, res­pon­dien­do al prin­ci­pio de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

El ca­rác­ter obli­ga­to­rio del re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio su­po­ne que las au­to­ri­da­des pú­bli­cas es­tán im­pe­ra­ti­va­men­te obli­ga­das a dar cum­pli­mien­to a la de­ci­sión adop­ta­da por el ti­tu­lar de la so­be­ra­nía; lo con­tra­rio su­pon­dría que el man­da­ta­rio o re­pre­sen­tan­te se co­lo­ca por en­ci­ma del man­dan­te.

De otro la­do, los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que, co­mo par­te del jue­go de­mo­crá­ti­co, perdieron en el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio, asu­men la obli­ga­ción de aca­tar y res­pe­tar el re­sul­ta­do ex­pre­sa­do en las ur­nas; lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca­ría que las mi­no­rías imponen su vo­lun­tad so­bre las ma­yo­rías; y ello ge­ne­ra­ría una in­se­gu­ri­dad per­ma­nen­te, ya que vá­li­da­men­te se po­dría tras­la­dar esa con­duc­ta a to­dos los ám­bi­tos de to­ma de de­ci­sio­nes de­mo­crá­ti­cas, in­clui­do el elec­to­ral y el re­vo­ca­to­rio; de ma­ne­ra que, las mi­no­rías po­drían pe­dir per­ma­nen­te­men­te cam­biar los re­sul­ta­dos del re­fe­ren­do con­sul­ti­vo o apro­ba­to­rio, in­clu­so nue­vas vo­ta­cio­nes para la elec­ción de au­to­ri­da­des; pues si se per­mi­te cam­biar el re­sul­ta­do de un re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio, tam­bién ten­dría que per­mi­tir­se cam­biar el re­sul­ta­do de una elec­ción de au­to­ri­dad, eso in­di­ca la ra­zón ló­gi­ca.

En­ton­ces, la obli­ga­to­rie­dad del re­sul­ta­do del re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio sig­ni­fi­ca que, si los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas aprue­ban la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal con­sul­ta­da, las au­to­ri­da­des pú­bli­cas es­tán obli­ga­das a dar cum­pli­mien­to e im­ple­men­tar las nue­vas nor­mas cons­ti­tu- cio­na­les. De lo con­tra­rio, si la de­ci­sión es de re­cha­zo de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, las au­to­ri­da­des pú­bli­cas es­tán obli­ga­das a dar es­tric­to cum­pli­mien­to al tex­to ori­gi­nal de la Cons­ti­tu­ción, des­car­tan­do las re­for­mas pro­pues­tas que fue­ron re­cha­za­das.

El efec­to vin­cu­lan­te de la de­ci­sión adop­ta­da por el pue­blo en el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio sig­ni­fi­ca que la re­for­ma so­me­ti­da a re­fe­ren­do no po­drá vol­ver a plan­tear­se ni so­me­ter­se a una nue­va con­sul­ta, cuan­do menos den­tro del mis­mo pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal; más con­cre­ta­men­te su­po­ne que, si la ma­yo­ría ha de­ci­di­do apro­bar la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que re­cha­za­ron, no po­drán pe­dir, con la pre­ten­sión de cam­biar el re­sul­ta­do, que se vuel­va a so­me­ter a re­fe­ren­do la re­for­ma ya apro­ba­da; si por el con­tra­rio, la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas ha re­cha­za­do la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pro­pues­ta y con­sul­ta­da, la mi­no­ría que vo­tó por la apro­ba­ción no po­drá pe­dir, cuan­do menos den­tro del mis­mo pe­rio­do cons- vue­la el fle­qui­llo, le arras­tra una ola o le lle­ga li­te­ral­men­te la nie­ve has­ta el en­tre­ce­jo. De se­guir así, la in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca se va a con­ver­tir en pro­fe­sión de ries­go.

Pe­ro qui­zá es­tos en­via­dos es­pe­cia­les a la na­da es­tán para di­si­mu­lar la su­pre­sión ca­si ra­di­cal de los co­rres­pon­sa­les en el ex­tran­je­ro. Aho­rra­do el dis­pen­dio de te­ner a un pe­rio­dis­ta en lu­ga­res de con­flic­to, dis­po­ne­mos de uni­dad mó­vil para cu­brir el gra­ni­zo de So­cué­lla­mos. Es­te des­pla­za­mien­to del cen­tro de la no­ti­cia pro­vo­ca la des­co­ne­xión. Do­nald Trump ha que­ri­do ver en los ni­ños ase­si­na­dos por los bom­bar­deos con gas sa­rín en Siria una ra­zón de pe­so para sos­te­ner tres cuar­tos de ti­tu­cio­nal, que se vuel­va a so­me­ter a re­fe­ren­do di­cha re­for­ma para apro­bar­la, o plan­tear nue­va­men­te la mis­ma re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Así, por ejem­plo, los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que el 25 de enero de 2009 vo­ta­ron por el re­cha­zo de la Cons­ti­tu­ción san­cio­na­da por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te no po­dían ni pue­den pe­dir que se con­vo­que a nue­vo re­fe­ren­do para re­cha­zar esa Cons­ti­tu­ción que, por vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria, ya fue apro­ba­da y es­tá en ple­na vi­gen­cia.

El ca­rác­ter obli­ga­to­rio y la fuer­za vin­cu­lan­te del re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­to­rio tie­nen su sus­ten­to en el ám­bi­to cons­ti­tu­cio­nal, el ám­bi­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

En el ám­bi­to cons­ti­tu­cio­nal, el sus­ten­to es la ri­gi­dez de la Cons­ti­tu­ción y el res­guar­do de los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les del Es­ta­do de de­re­cho y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, así co­mo el res­pe­to del de­re­cho fun­da­men­tal a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de los ho­ra de guerra a dis­tan­cia. Pe­se a las ba­ses nor­te­ame­ri­ca­nas en Es­pa­ña no te­ne­mos ni la más li­ge­ra pis­ta de a qué con­du­cen es­tos arre­ba­tos. Da la sen­sa­ción de que las gran­des po­ten­cias mi­li­ta­res es­tán atrin­che­ra­das en el mon­te y que prac­ti­can la guerra de gue­rri­llas con mi­si­les y dro­nes a dis­tan­cia.

La in­for­ma­ción internacional nos ayu­da­ría a com­pren­der lo po­co im­por­tan­tes que he­mos de sen­tir­nos. Es fá­cil de en­ten­der cuan­do en menos de un año ve­mos gi­rar el de­ba­te so­bre la se­pa­ra­ción de Es­co­cia de Reino Uni­do. El Bre­xit ha va­ria­do los apo­yos ex­ter­nos co­mo si el ta­ble­ro de aje­drez se hu­bie­ra vol­tea­do para de­mos­trar que el blan­co y el ne­gro son opues­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.