Erro­res di­plo­má­ti­cos contra el mar

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

El mar es uno de los te­mas de uni­dad de los bo­li­via­nos. El mar nos une, la re­elec­ción nos di­vi­de: esa fue una de las con­sig­nas re­pe­ti­das mu­chas ve­ces y en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des. El Go­bierno lo sa­be muy bien, mien­tras que la opo­si­ción, de for­ma uná­ni­me, en­ten­dió esa im­por­tan­cia y su­po dar su apo­yo a las ac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de nues­tro país.

Sin em­bar­go, el pro­pio Go­bierno reali­zó al­gu­nas ac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de evidente per­jui­cio para el por­ve­nir de nues­tra de­man­da ma­rí­ti­ma. Las de­cla­ra­cio­nes y ac­cio­nes de nues­tros em­ba­ja­do­res en la OEA y en Na­cio­nes Uni­das, en la prác­ti­ca, son pun­tos ne­gros en la ima­gen internacional de Bolivia.

Re­cor­de­mos 1979 cuan­do la Asam­blea de la OEA, por una­ni­mi­dad, apro­bó un res­pal­do his­tó­ri­co a la cau­sa bo­li­via­na de sa­li­da al mar. Chi­le que­dó ais­la­do y so­li­ta­rio. En cam­bio, aho­ra, en 2017, Bolivia que­da ais­la­da cuan­do el mun­do con­de­nó a la dic­ta­du­ra de Venezuela, in­clu­so, con­fron­ta­da con paí­ses de nues­tro he­mis­fe­rio por las agre­si­vas e in­ne­ce­sa­rias de­cla­ra­cio­nes de nues­tros re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos.

Preo­cu­pa de so­bre­ma­ne­ra el des­co­no­ci­mien­to de las nor­mas pro­ce­di­men­ta­les de la OEA. Una en­ti­dad internacional tie­ne nor­mas di­fe­ren­tes a una en­ti­dad sin­di­cal. Nues­tros em­ba­ja­do­res lle­van la re­pre­sen­ta­ción na­cio­nal, de ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, no so­lo de gru­pos sin­di­ca­les ni de mi­li­tan­tes de un par­ti­do po­lí­ti­co.

Es in­com­pren­si­ble el ad­je­ti­vo de ‘de­lin­cuen­te’ es­gri­mi­do por un par­la­men­ta­rio ofi­cia­lis­ta contra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA. Esa apre­cia­ción ofen­si­va con­fun­de los in­tere­ses na­cio­na­les con la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca en el so­cia­lis­mo bo­li­va­riano del si­glo XXI. ¿Qué ra­zón po­de­ro­sa so­bre­po­ne el apo­yo ideo­ló­gi­co a la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na y me- nos­ca­ba el in­te­rés na­cio­nal de te­ner alia­dos he­mis­fé­ri­cos en nues­tra de­man­da por una sa­li­da ma­rí­ti­ma so­be­ra­na? Al pa­re­cer, el dia­blo no sa­be para quién tra­ba­ja. ¿O lo sa­be bien?

En Na­cio­nes Uni­das, de la mis­ma for­ma, Bolivia es par­te de un gru­po re­du­ci­do de paí­ses fie­les a la dic­ta­du­ra del go­bierno si­rio. Más de 130 paí­ses con­de­na­ron de for­ma reite­ra­da los abu­sos de los go­ber­nan­tes si­rios. So­lo al­re­de­dor de una do­ce­na de paí­ses, entre ellos Bolivia ( Irán, Zim­bab­we, Corea del Norte, Bie­lo­rru­sia, Cu­ba, Nicaragua, Venezuela, Ecua­dor, Ru­sia), res­pal­dan las atro­ci­da­des in­hu­ma­nas cons­ta­ta­das por los or­ga­nis­mos téc­ni­cos de las NNUU.

Un he­cho ver­gon­zo­so fue el pe­di­do de se­sión re­ser­va­da por nues­tro em­ba­ja­dor en Na­cio­nes Uni­das. ¿ Bolivia que­ría ocul­tar su evidente y reite­ra­do apo­yo al ré­gi­men si­rio? Es­te pe­di­do in­jus­ti­fi­ca­do me­re­ció una du­ra respuesta de la em­ba­ja­do­ra de los EEUU. “Los Es­ta­dos Uni­dos co­mo pre­si­den­te del Con­se­jo de es­te mes, de­ci­die­ron que el pe­rio­do de se­sio­nes se ce­le­bra­ría de mo­do abier­to. Cual­quier país que op­te por de­fen­der las atro­ci­da­des del ré­gi­men si­rio ten­drá que ha­cer­lo a ple­na vis­ta pú­bli­ca, para que to­do el mun­do lo oi­ga”.

¿Qué jus­ti­fi­ca se­me­jan­te so­pa­po di­plo­má­ti­co a nues­tra re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca? El des­pres­ti­gio de es­tos erro­res no se que­da en Nue­va York sino re­per­cu­te en la ima­gen internacional de nues­tro Go­bierno y de nues­tro país. ¿Por qué ene­mis­tar­nos con la ma­yo­ría de paí­ses crí­ti­cos con el ré­gi­men si­rio?

Es­tos erro­res mo­ti­van una jus­ti­fi­ca­da des­con­fian­za so­bre la exis­ten­cia de una es­tra­te­gia ma­rí­ti­ma bo­li­via­na. Hay ac­cio­nes in­ne­ga­bles; al­gu­nas acer­ta­das co­mo la de­man­da an­te la Cor­te Internacional de Jus­ti­cia de La Ha­ya. Sin em­bar­go, una ac­ción o un par de ac­cio­nes no con­fi­gu­ran una es­tra­te­gia que pue­den re­du­cir ma­yo­res me­ti­das de pa­ta

*Ex­vi­ce­pre­si­den­te de Bolivia, do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.