¿Por qué los au­to­ri­ta­rios ata­can las ar­tes?

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En 1937, los lí­de­res as­cen­den­tes del Ter­cer Reich or­ga­ni­za­ron dos ex­po­si­cio­nes de ar­te en Mú­nich. Una de ellas, la

te­nía ar­te que Adolf Hitler con­si­de­ra­ba acep­ta­ble y re­fle­ja­ba una sociedad aria ideal: re­pre­sen­ta­ti­va, con gen­te ru­bia en po­ses he­roi­cas y pai­sa­jes pas­to­ra­les del cam­po ale­mán. La otra pre­sen­ta­ba lo que Hitler y sus se­gui­do­res de­no­mi­na­ban ‘ar­te de­ge­ne­ra­do’: obras mo­der­nas o abs­trac­tas, y ar­te pro­du­ci­do por per­so­nas que los na­zis des­apro­ba­ban (ju­díos, co­mu­nis­tas o sos­pe­cho­sos de ser­lo). El ar­te de­ge­ne­ra­do fue pre­sen­ta­do con des­or­den y caos, acom­pa­ña­do de eti­que­tas des­pec­ti­vas, gra­fi­tis y en­tra­das de ca­tá­lo­go que des­cri­bían “los ce­re­bros en­fer­mos de aque­llos que usa­ron el pincel o el lá­piz”. Hitler y sus alle­ga­dos con­tro­la­ban es­tric­ta­men­te có­mo vi­vían y tra­ba­ja­ban los ar­tis­tas de la Ale­ma­nia na­zi, por­que en­ten­dían que el ar­te po­día desem­pe­ñar un pa­pel cla­ve en el as­cen­so o la caí­da de su dic­ta­du­ra y su vi­sión para el fu­tu­ro.

En mar­zo, el go­bierno de Trump pro­pu­so un pre­su­pues­to na­cio­nal que in­clu­ye la eli­mi­na­ción de la Fun­da­ción Na­cio­nal para las Ar­tes. La NEA, por su si­gla en in­glés, ope­ra con un pre­su­pues­to de cer­ca de $us 150 mi­llo­nes anual­men­te. Co­mo lo han se­ña- la­do los crí­ti­cos, es­ta can­ti­dad es apro­xi­ma­da­men­te el 0,004% del pre­su­pues­to fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se, lo cual con­vier­te es­ta de­ci­sión en un en­fo­que bas­tan­te in­efi­cien­te para re­cor­tar el gas­to público. Mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses han es­ta­do pro­tes­tan­do por los recortes y han se­ña­la­do las mu­chas ma­ne­ras en que el ar­te en­ri­que­ce la vi­da… al­go que se de­be ha­cer. Las ar­tes nos traen ale­gría y en­tre­te­ni­mien­to; pue­den ofre­cer un des­can­so de las di­fi­cul­ta­des de la vi­da o una for­ma de en­ten­der­las.

Sin em­bar­go, co­mo Hitler com­pren­dió, los ar­tis­tas desem­pe­ñan un pa­pel dis­tin­ti­vo en el desafío del au­to­ri­ta­ris­mo. El ar­te crea vías para la sub­ver­sión, el en­ten­di­mien­to po­lí­ti­co y la so­li­da­ri­dad entre los crea­do­res de coa­li­cio­nes. El ar­te en­se­ña que las vidas dis­tin­tas tam­bién tie­nen va­lor. Así co­mo el bu­fón pro­ver­bial pue­de bur­lar­se abier­ta­men­te del rey en su pro­pia cor­te, los ar­tis­tas que ocu­pan po­si­cio­nes so­cia­les mar­gi­na­das pue­den usar su ar­te para desafiar las es­truc­tu­ras del po­der de ma­ne­ras que de otro mo­do se­rían pe­li­gro­sas o im­po­si­bles.

A lo lar­go de la his­to­ria, los lí­de­res au­to­ri­ta­rios han in­tui­do es­te he­cho y han ac­tua­do en con­se­cuen­cia. El Go­bierno es­ta­li­nis­ta de los años 30 im­pu­so que el ar­te cum­plie­ra con es­tric­tos cri- te­rios de es­ti­lo y con­te­ni­do para ase­gu­rar­se de que sir­vie­ra ex­clu­si­va­men­te a los pro­pó­si­tos del go­bierno. En sus me­mo­rias, el com­po­si­tor y pia­nis­ta Dmi­tri Shos­ta­ko­vich es­cri­be que el Go­bierno es­ta­li­nis­ta ase­si­nó sis­te­má­ti­ca­men­te a to­dos los poe­tas fol­cló­ri­cos ucra­nia­nos.

Cuan­do Au­gus­to Pi­no­chet asu­mió el po­der en Chi­le, hu­bo mu­ra­lis­tas que fue­ron arres­ta­dos, tor­tu­ra­dos y exi­lia­dos. Des­pués del gol­pe de Es­ta­do, el can­tan­te y ar­tis­ta tea­tral Víctor Ja­ra fue ase­si­na­do; su cuer­po es­ta­ba ba­lea­do y se ex­hi­bió pú­bli­ca­men­te co­mo ad­ver­ten­cia para los de­más. En su li­bro

Claudia Ca­lir­man es­cri­be que el di­rec­tor de un mu­seo tu­vo que es­con­der obras de ar­te y acon­se­jar a los ar­tis­tas que aban­do­na­ran Bra­sil des­pués de que las au­to­ri­da­des en­tra­ron a su mu­seo, blo­quea­ron la ex­po­si­ción y exi­gie­ron que la obra fue­ra des­man­te­la­da por­que te­nía imá­ge­nes pe­li­gro­sas, co­mo la fo­to­gra­fía de un miem­bro del ejér­ci­to que caía de una mo­to­ci­cle­ta; lo con­si­de­ra­ron al­go ver­gon­zo­so para la Policía. Una in­ter­ven­ción así de ex­tre­ma pa­re­ce estar muy ale­ja­da de EEUU hoy en día, has­ta que re­cor­da­mos epi­so­dios co­mo el re­ga­ño público del pre­si­den­te al elen­co de Ha­mil­ton en Broad­way des­pués de que los ac­to­res le hi­cie­ran un co­men­ta­rio bas­tan­te me­su­ra­do a Mi­ke Pen­ce.

Es­to in­di­ca al­go más gran­de y más ame­na­zan­te que la in­ca­pa­ci­dad de un gru­po de per­so­nas para ha­cer su tra­ba­jo. Se tra­ta del con­trol, de crear una sociedad donde reine la pro­pa­gan­da y la di­si­den­cia se aca­lle.

En su úl­ti­ma ron­da de sub­ven­cio­nes, la NEA le dio $us 10.000 a un fes­ti­val de mú­si­ca en Ore­gon para que hi­cie­ra un es­pec­tácu­lo de dan­za pre­sen­ta­do por per­so­nas en si­llas de rue­das. Un cen­tro cul­tu­ral en Ca­li­for­nia re­ci­bió $us 10.000 para or­ga­ni­zar ta­lle­res en­ca­be­za­dos por ar­tis­tas mu­sul­ma­nes, entre ellos un ar­tis­ta de hip-hop, un co­me­dian­te y ci­neas­tas. Un co­ro en Min­ne­so­ta re­ci­bió $us 10.000 para or­ga­ni­zar un con­cier­to que des­ta­ca­ra las ex­pe­rien­cias de los jó­ve­nes de la co­mu­ni­dad LGBT en las es­cue­las pú­bli­cas de St. Paul. Cada una de es­tas sub­ven­cio­nes apo­ya las vo­ces de las mis­mas per­so­nas que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial ha ig­no­ra­do, de las que se ha bur­la­do y a las que ha da­ña-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.