Cu­si: “A ve­ces me cu­bro la ca­ra pa­ra que la gen­te no me re­co­noz­ca”

El Deber - Séptimo Día - - Portada - JE­SÚS ALANOCA PA­CO ja­la­no­[email protected]­de­ber.com.bo

Su si­tua­ción se agra­va con el pa­so de los días. Gual­ber­to Cu­si ca­re­ce de di­ne­ro pa­ra ali­men­tar­se bien y so­bre­vi­ve gra­cias a la ayu­da de ami­gos y fa­mi­lia­res. De­jó por al­gu­nos días el bu­lli­cio de la ciu­dad y op­tó por co­bi­jar­se en el seno de su fa­mi­lia en el área ru­ral, mien­tras an­ti­ci­pa lo peor en el jui­cio de res­pon­sa­bi­li­da­des que le si­guen al in­te­rior de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res.

Es­tá con­ven­ci­do de que lo ma­ta­ron en vi­da. Re­ci­bió a EL DE­BER en la ca­sa de El Al­to don­de vi­ve con su her­mano. Su sa­lud es­tá res­que­bra­ja­da, pe­ro ese es un te­ma del que pre­fie­re no ha­blar. Su ma­má tie­ne más de 90 años y un día sa­có sus po­lle­ras pa­ra ven­der­las

Ca­sa hu­mil­de

A pe­sar de que de­ci­dió no ha­blar más con los pe­rio­dis­tas, nos re­ci­bió con un fuer­te apre­tón de ma­nos y un abra­zo en su ca­sa de Vi­lla Do­lo­res, en la ciu­dad de El Al­to.

“¿En ver­dad quie­res vi­si­tar?”, pre­gun­ta pí­ca­ra­men­te el in­dí­ge­na, ves­ti­do ca­si en su to­ta­li­dad de blan­co, con un chaleco café, te­ji­do de la­na, una bu­fan­da y una go­rra de te­la a ra­yas.

To­ca tres ve­ces la puer­ta de lá­mi­na de me­tal por­que no quie­re in­co­mo­dar a su her­mano Sil­ve­rio, que la­va­ba su ro­pa. La vi­vien­da, cons­trui­da ca­si en su in­te­gri­dad de la­dri­llo, cons­ta de cua­tro cuar­tos y un pe­que­ño pa­tio, has­ta don­de lle­va una si­lla de ma­de­ra, ahí nos sen­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.