En 91 días, cam­bió la tor­men­ta in­ter­na por una gue­rra en el ex­te­rior

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - JAVIER MÉN­DEZ VEDIA javier.men­[email protected]­de­ber.com.bo

Se han cum­pli­do tres me­ses de la gestión de Do­nald Trump y se ha vis­to que es más que una má­qui­na de ge­ne­rar ti­tu­la­res de pren­sa. Su dis­cur­so au­to­rre­fe­ren­cial, su tem­pe­ra­men­to fá­cil­men­te irras­ci­ble y un in­ne­ga­ble his­trio­nis­mo me­diá­ti­co ha­cen que al­gu­nos ana­lis­tas, co­mo Eduar­do Ga­ma­rra, di­gan que es­tá go­ber­nan­do co­mo el maestro de ce­re­mo­nias de El Apren­diz, el pro­gra­ma de te­le­vi­sión que pro­ta­go­ni­za­ba.

De­sa­fió to­dos los pro­to­co­los. Su hi­ja ejer­ce co­mo pri­me­ra da­ma de EEUU; go­bier­na por igual des­de la Ca­sa Blan­ca co­mo des­de su com­ple­jo Mar-a-La­go, ata­ca o elo­gia a tra­vés de Twit­ter, en­tre otras con­duc­tas que sus an­te­ce­so­res ja­más hu­bie­ran con­si­de­ra­do.

El dis­cur­so y las me­di­das mi­gra­to­rias, la in­ves­ti­ga­ción a su en­torno so­bre el es­pio­na­je ru­so du­ran­te las elec­cio­nes y las de­ci­sio­nes be­li­cis­tas to­ma­das pa­re­cen ser los se­llos más mar­ca­dos de es­tos pri­me­ros me­ses en el po­der.

Cuan­do es­tá a pun­to de cum­plir 100 días de gestión, Ga­ma­rra ha vis­to que le en­can­ta go­ber­nar des­ubi­can­do a los ri­va­les con las ju­ga­das que ha­ce. Pe­ro no to­das le sa­len bien. En reali­dad, se­gún es­te ana­lis­ta, so­lo ha te­ni­do una vic­to­ria im­por­tan­te: el nom­bra­mien­to del juez Neil Gor­such.

Es la eco­no­mía, pre­si­den­te

En cam­bio, el ge­ren­te del Ins­ti­tu­to de Co­mer­cio Ex­te­rior, Gary Rodríguez, con­si­de­ra que la re­duc­ción de im­pues­tos a la cla­se me­dia que pro­me­tió du­ran­te su cam­pa­ña es una me­di­da in­te­li­gen­te. “Ba­jar im­pues­tos sig­ni­fi­ca di­na­mi­zar el con­su­mo y au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión. Es una apues­ta im­por­tan­te e in­te­li­gen­te que oja­lá po­da­mos ver en Bo­li­via. Es una apues­ta por el mer­ca­do in­terno a fa­vor de la pro­duc­ción na­cio­nal y el co­mer­cio”, con­si­de­ra. El pro­ble­ma es que se tra­ta de una me­di­da que aún tie­ne que apli­car, y con el ala con­ser­va­do­ra en con­tra, las co­sas pue­den re­sul­tar com­pli­ca­das pa­ra el mi­llo­na­rio. ¿Y có­mo fue que es­tos con­ser­va­do­res se pu­sie­ron en con­tra del man­da­ta­rio?

Em­pe­zó con la fir­ma pa­ra de­ro­gar el Oba­ma­ca­re, ni bien fue po­se­sio­na­do. Cuan­do pre­sen­tó su pro­yec­to pa­ra sus­ti­tuir el sis­te­ma de sa­lud de Oba­ma, un gru­po de 30 le­gis­la­do­res de la Cá­ma­ra Ba­ja, co­no­ci­do co­mo Free­dom Cau­cus, in­sis­tió en qui­tar la obli­ga­to­rie­dad de la asis­ten­cia en ma­ter­ni­dad o ur­gen­cias, lo que es­pan­ta a los re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos y blo­quea la ini­cia­ti­va del pre­si­den­te. Pe­se a las ne­go­cia­cio­nes, no se lo­gró el nú­me­ro de vo­tos ne­ce­sa­rio pa­ra que la re- for­ma avan­ce. Fue el pri­mer gran re­vés le­gis­la­ti­vo de Trump, que ade­más vio ero­sio­na­do su li­de­raz­go en el par­ti­do re­pu­bli­cano. Co­mo siem­pre, a gol­pes de Twit­ter, pro­tes­tó y pro­fe­ti­zó: “El Free­dom Cau­cus ha­rá da­ño a to­da la agen­da re­pu­bli­ca­na si no se unen al equi­po, y rá­pi­do”. El ex­per­to co­lom­biano en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y edi­tor de Po­li­ti­zen, Jai­ro Da­río Ve­lás­quez, con­si­de­ra que el Oba­ma­ca­re es una po­lí­ti­ca con re­sul­ta­dos mix­tos, y aca­bar­la no es tan fá­cil co­mo pro­me­ter­lo. “Hay en­fer­mos que se han vis­to muy be­ne­fi­cia­dos con esta me­di­da”. El freno a la re­for­ma del Oba­ma­ca­re “mues­tra a un pre­si­den­te que quie­re ac­tuar de una for­ma irrea­li­za­ble en una re­pú­bli­ca ac­tual, por­que el po­der des­can­sa en re­pre­sen­tan­tes que se de­ben a unos vo­tos”, di­ce.

Freno al ve­to

Hu­bo más con­tra­rie­da­des pa­ra el pre­si­den­te. Los jue­ces de va­rios es­ta­dos blo­quea­ron la prohi­bi­ción de acep­tar a in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos de seis paí­ses mu­sul­ma­nes. Pe­se a que lue- go eli­mi­nó a Irak de la lis­ta, jue­ces de nue­vos es­ta­dos se su­ma­ron al blo­queo del ve­to de Trump, que se­gún el vi­ce­mi­nis­tro e in­ter­na­cio­na­lis­ta Hu­go Si­les, res­pon­de a un es­que­ma po­li­cial y mi­li­tar, lo mis­mo que el mu­ro que pre­ten­de cons­truir en la fron­te­ra con Mé­xi­co. El po­li­tó­lo­go Car­los To­ran­zo con­si­de­ra que el ve­to se ex­pli­ca por­que Trump tie­ne una men­ta­li­dad pro­vin­cia­na que no ad­mi­te la plu­ra­li­dad y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. “Ha ins­ta­la­do en el mun­do una ola an­ti­in­mi­gran­tes”, la­men­ta. El in­ves­ti­ga­dor Ar­man­do Or­tu­ño afir­ma que la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria ha man­te­ni­do cier­ta cohe­ren­cia con su dis­cur­so, que anun­cia­ba con­tro­les mi­gra­to­rios más du­ros. Tra­ta­dos no

Los pri­me­ros de­cre­tos de Trump apun­ta­ron a cum­plir sus pro­me­sas de cam­pa­ña. Re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del TCCP, el ma­yor acuer­do eco­nó­mi­co del pla­ne­ta, y del Naf­ta, fir­ma­do con Ca­na­dá y Mé­xi­co. No son las me­jo­res se­ña­les pa­ra un mun­do más in­te­gra­do, con­si­de­ra Rodríguez, por­que es­te pro­tec­cio­nis­mo pue­de re­sul­tar con­ta­gio­so pa­ra las po­ten­cias eco­nó­mi­cas y has­ta pa­ra los paí­ses en de­sa­rro­llo. “Eso se­ría ca­tas­tró­fi­co. Si el mun­do cre­ce es gra­cias a la di­ná­mi­ca del in­ter­cam­bio co­mer­cial con dis­mi­nu­ción de aran­ce­les y ce­le­bra­ción de acuer­dos de li­bre co­mer­cio. In­clu­so el éxi­to de Bo­li­via en sus ex­por­ta­cio­nes en diez años,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.