Reac­ción a la reac­ción

El Deber - Séptimo Día - - Pica Pica -

Lue­go de que seis po­lí­ti­cos hi­cie­ran pú­bli­ca la

“Har­to re­cuer­do a los pac­tos de an­ta­ño me hi­zo ver la jun­tu­cha de ayer con la ban­de­ra bo­li­via­na y las pa­la­bras tan va­cías co­mo ‘De­mo­cra­cia y li­ber­tad’, pa­la­bras aho­ra de bo­ca en bo­ca y que di­cen po­co. La­men­ta­ble el re­loa­ded”.

No voy a co­men­tar el con­te­ni­do del documento, su men­sa­je po­lí­ti­co, o quién ga­na o pier­de (de he­cho ga­na los que sue­ñan con una ve­ne­zue­li­za­ción ma­ni­quea aun­que el país se va­ya al abis­mo, sus pro­mo­to­res es­tán en el Go­bierno y fue­ra de él y se pa­re­cen tan­to…). Tam­po­co voy a re­fe­rir­me a la des­ca­li­fi­ca­ción per­so­nal que al­gu­nos aña­die­ron en mi mu­ro –“co­mo no eres per­se­gui­do po­lí­ti­co, tu opi­nión es có­mo­da y va­cía”- que, por su­pues­to, no me­re­cen res­pues­ta, ni a quie­nes muy res­pe­tuo­sa­men­te en un es­pí­ri­tu de diá­lo­go apo­ya­ron o cues­tio­na­ron mis pa­la­bras con ar­gu­men­tos su­ge­ren­tes. Quie­ro con­cen­trar­me en lo que es­tá de­trás de al­gu­nos co­men­ta­rios, en las pre­mi­sas so­bre las que re­po­san. Tres son los pe­ca­dos que se me in­cul­pan.

1. Es­tar afue­ra. Se me di­ce: “Se no­ta que no vi­ves en Bo­li­via”, “Tal vez te es­tá ha­cien­do fal­ta ve­nir”. Des­de la pri­me­ra vez que de­jé el país he li­dia­do con la con­de­na de vi­vir en el ex­tran­je­ro. Quie­ro sub­ra­yar lo cu­rio­so que es es­cu­char re­pe­ti­das ve­ces el mis­mo ar­gu­men­to cuan­do al­guien no con­cuer­da con mi pun­to de vis­ta. Co­mo si ‘es­tar’ im­pli­ca­ra coin­ci­dir con sus opi­nio­nes. Ja­más se me in­vi­ta a re­pen­sar mis po­si­cio­nes si es­tas re­fuer­zan có­mo pien­sa quien me cri­ti­ca. Enor­me te­ma que me­re­ce mu­cha más tin­ta.

2. La im­po­si­ción de lo po­si­ble. Se me di­ce que si no es así, “¿en­ton­ces qué?”, “lo per­fec­to es enemi­go de lo bueno”. Es am­plia­men­te co­no­ci­do que el dis­cur­so po­lí­ti­co im­po­ne el ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­dad, las re­glas del jue­go, los már­ge­nes de la dis­cu­sión, mos­tran­do que no exis­te otra op­ción, que no hay ca­mi­nos al­ter­nos más allá de lo que ellos -los po­lí­ti­cos- de­ci­die­ron de an­te­mano. Y ahí es­ta­mos obli­ga­dos a ju­gar las car­tas. Esta ti­ra­nía de la ra­zón po­lí­ti­ca apa­re­ce una y otra vez, y siem­pre la in­ten­to evi­tar. En tiem­po elec­to­ral, cuan­do de­be­mos op­tar en un es­ce­na­rio pre­de­fi­ni­do, es más tos­ca: se tra­ta de ca­llar, aca­tar y vo­tar. Y sin em­bar­go sa­be­mos que siem­pre hay otras com­bi­na­cio­nes, otras op­cio­nes que el pro­pio jue­go del po­der es­con­de vo­lun­ta­ria­men­te, y la mi­sión de cual­quier in­te­lec­tual es ha­cer­las vi­si­bles. Cla­ro que hay otras ru­tas dis­tin­tas a las que apa­re­cie­ron en el sex­te­to, ellos lo sa­ben, no­so­tros tam­bién.

3. El que no pro­po­ne, de­be ca­llar. Se me exi­ge una sa­li­da: “¿y la al­ter­na­ti­va es? ¿Cuál es la pro­pues­ta?, “unos tra­tan de ha­cer al­go, otros no ha­cen na­da”. A me­nu­do se acu­de a la idea de que quien emi­te una crí­ti­ca de­be te­ner la so­lu­ción, es co­mo si -per­mí­tan­me el ejem­plo ba­nal- a un usua­rio de trans­por­te pú­bli­co se le pri­ve de de­nun­ciar la dis­fun­cio­na­li­dad del ser­vi­cio por­que no se le ocu­rre otra co­sa me­jor. La pro­pues­ta y la crí­ti­ca no tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te que ve­nir de la mis­ma fuen­te, es más pre­fe­ri­ble que sean el re­sul­ta­do de una de­li­be­ra­ción co­lec­ti­va ma­yor. El de­re­cho de cri­ti­car no es­tá su­je­to a la obli­ga­ción de pro­po­ner.

En fin, se me aca­bó el es­pa­cio en un te­ma que da pa­ra mu­cho. No pro­me­to con­ti­nuar con es­to, pe­ro sí anun­cio que es­toy pre­pa­ran­do un li­bro so­bre la re­la­ción en­tre lo po­lí­ti­co y el rol del in­te­lec­tual, aun­que ha­brá que es­pe­rar unos años has­ta que vea la luz.

Por úl­ti­mo, si en al­go creo, es en la re­no­va­ción de la iz­quier­da, sin cau­di­llos ab­so­lu­tos e in­dis­pen­sa­bles ni par­ti­dos au­to­ri­ta­rios, sin ma­ni­queís­mos, sin la pre­mi­sa de ami­go vs. enemi­go co­mo ba­se de in­ter­cam­bio po­lí­ti­co. Creo más en quie­nes tien­den puen­tes que en quie­nes cons­tru­yen mu­ra­llas y ca­van trin­che­ras, pe­ro en­ten­dá­mo­nos bien, puen­tes en el ho­ri­zon­te de una so­cie­dad pro­gre­sis­ta, igua­li­ta­ria, au­tén­ti­ca­men­te de­mo­crá­ti­ca y li­ber­ta­ria. Se me acu­sa­rá de in­ge­nuo, y se­gu­ro que tie­nen ra­zón, pe­ro es­pe­ro no es­tar tan so­lo en es­te ma­gu­lla­do país que pa­so a pa­so se di­ri­ge a la con­fron­ta­ción con in­sos­pe­cha­das con­se­cuen­cias.

* So­ció­lo­go de la UNAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.