Seis lí­de­res y la de­mo­cra­cia

El Deber - Séptimo Día - - Pica Pica -

El acuer­do de seis lí­de­res: Me­sa, Re­vi­lla, Cos­tas, Do­ria Me­di­na, Cár­de­nas y Qui­ro­ga, a fa­vor de la de­mo­cra­cia, no es al­go que pa­se to­dos los días. Me­re­ce al­gu­nos apuntes. 1. El 21-F en las ur­nas en 2016 y el 21-F en las ca­lles y pla­zas de 2017 oca­sio­na­ron una di­ná­mi­ca de fran­co em­po­de­ra­mien­to so­cial. Más allá de que los par­ti­dos apo­ya­ron, así sea mar­gi­nal­men­te, a las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les, es evi­den­te que es­te avan­ce po­lí­ti­co tu­vo una im­pron­ta fun­da­men­tal­men­te ciu­da­da­na. Eso, sin du­das, fue y es po­si­ti­vo. Sin em­bar­go, si bien es cier­to que mu­cha cla­se po­lí­ti­ca sin res­pal­do so­cial de­vie­ne en oli­gar­quía, mu­cha so­cie­dad sin co­rre­la­to par­ti­da­rio de­vie­ne en fac­cio­na­lis­mo gru­pal. Allá don­de exis­ten Es­ta­dos fuer­tes sin so­cie­dad, se pro­du­cen re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios, y allá don­de exis­ten so­cie­da­des fuer­tes sin Es­ta­do, se pro­du­cen Es­ta­dos Caó­ti­cos In­go­ber­na­bles (los ECIs). Por ese mo­ti­vo, aun­que he si­do un fer­vien­te ac­ti­vis­ta de los res­pe­ti­vos 21-F, he es­ta­do siem­pre a la es­pe­ra de una, di­gá­mos­lo así, com­ple­men­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal-par­ti­da­ria. Creo que esta opor­tu­na apa­ri­ción de seis lí­de­res, se sube a la cres­ta de la ola so­cial pa­ra in­ten­tar dar­le un ca­riz po­lí­ti­co. Er­go, las to­rren­cia­les aguas so­cia­les en­cuen­tran un ca­nal de flu­jo ‘or­de­na­do’. Eso sir­ve, y el documento de­man- dan­do res­pe­to a la de­mo­cra­cia, no a la per­se­cu­ción ju­di­cial y sí a la elec­ción me­ri­to­crá­ti­ca de jue­ces, es la rú­bri­ca mol­dea­da po­lí­ti­ca­men­te del ím­pe­tu so­cial (ca­da vez más) des­bor­dan­te.

2. El po­der es cam­bian­te. Y es­te su­ce­so, creo, pue­de ser el pun­to de en­cuen­tro en­tre las fuer­zas des­cen­den­tes del ma­sis­mo y las fuer­zas as­cen­den­tes de la opo­si­ción. Y es que en la his­to­ria del po­der, hay mo­men­tos en que al­gu­nos lo de­ten­tan ma­si­va­men­te y se po­si­cio­nan arri­ba y otros ca­si no lo per­ci­ben y se si­túan aba­jo. En­tre am­bos fren­tes hay un abis­mo. Pe­ro ca­si co­mo un ci­clo po­lí­ti­co inex­pug­na­ble (sin caer en de­ter­mi­nis­mos), los de arri­ba van ba­jan­do (y per­dien­do po­der) y los de aba­jo van su­bien­do (y ga­nan­do po­der). En al­gún mo­men­to se cru­zan, ge­ne­ran­do una si­tua­ción de em­pa­te tran­si­to­rio. Creo que es­ta­mos ahí. Con­si­de­ran­do lo di­fí­cil que es jun­tar a seis po­lí­ti­cos con sus res­pec­ti­vos in­tere­ses, es im­po­si­ble no va­lo­rar es­te ac­to co­mo al­go que pue­de lo­grar ser el pun­ta­pié ini­cial que ter­mi­ne, con cier­tas mo­vi­das ul­te­rio­res, con­vir­tien­do el agua en hie­lo, o sea, ge­ne­ran­do una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va y no me­ros desaho­gos so­cia­les, va­le­ro­sos, sin du­da, pe­ro efí­me­ros. Eso no ha su­ce­di­do aún y pue­de que ja­más su­ce­da. Pe­ro sí creo que he­mos lle­ga­do, y de ahí la re­le­van­cia de es­te en­cuen­tro, al pun­to de cru­ce. De ahí se de­be ver si los ca­ba­lle­ros ofi­cia­lis­tas se re­cu­pe­ran o si­guen en su im­pa­ra­ble caí­da y si los opo­si­to­res suben o vuel­ven al pun­to de par­ti­da.

3. La reac­ción agre­si­va del pre­si­den­te acu­san­do a es­tos ca­ba­lle­ros de ser par­te del pa­sa­do, no te­ner mo­ral pa­ra de­nun­ciar na­da o ser agen­tes de la “res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra” ( le fas­ci­na es­te tér­mino), me de­ja cla­ro que ese des­em­pa­te ne­ce­sa­rio no ven­drá co­mo re­sul­ta­do del diá­lo­go, res­pe­to a las ur­nas, con­si­de­ra­ción por la Cons­ti­tu­ción y un lar­go et­cé­te­ra de me­di­das ins­ti­tu­cio­na­les. No, la­men­ta­ble­men­te no. Por eso creo que Ve­ne­zue­la pue­de me­diá­ti­ca a es­ca­la na­cio­nal, con el sim­ple ob­je­ti­vo de re­ci­clar­se po­lí­ti­ca­men­te. Los enun­cia­dos que ape­lan a la uni­dad y la de­fen­sa de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca y ju­di­cial an­te el ava­sa­lla­mien­to del Go­bierno na­cio­nal son la ex­cu­sa per­fec­ta. Eso de­mues­tra la pre­sen­ta­ción pú­bli­ca de un blo­que de expresidentes, ex­mi­nis­tros y ac­tua­les go­ber­na­do­res y al­cal­des, con el ob­je­ti­vo de emi­tir una de­cla­ra­ción con­jun­ta de­no­mi­na­da

Por otro la­do, el ofi­cia­lis­mo ha iden­ti­fi­ca­do, en aque­llo, una opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­vir los cli­va­jes de­re­cha-iz­quier­da, pue­blo-oli­gar­quía. De esta for­ma, em­pie­za a oxigenar su dis­cur­so an­ti­neo­li­be­ral que tan­to éxi­to le dio en el pa­sa­do. Es­to le be­ne­fi­cia­rá pa­ra jus­ti­fi­car an­te los sec­to­res po­pu­la­res afi­nes la cuar­ta ser un preanun­cio de la Bo­li­via del futuro. No di­go que va­ya a ser así, pe­ro la in­fle­xi­bi­li­dad au­to­ri­ta­ria del ré­gi­men ve­ne­zo­lano im­pi­dien­do que se reali­cen elec­cio­nes (no so­lo el re­vo­ca­to­rio sino las elec­cio­nes re­gio­na­les), pue­de ser al­go que en­cuen­tre ré­pli­ca en nues­tro país. Ya he es­cu­cha­do a más de un ma­sis­ta afir­mar: “No nos va­mos a ir”. Eso po­ne so­bre el ta­pe­te una cer­te­za: se ríen de es­tos pro­nun­cia­mien­tos de­mo­crá­ti­cos y se re­fir­man en su cer­te­za de que “hay que ir a elec­cio­nes so­lo si sa­bes que vas a ga­nar esas elec­cio­nes”. Si no sa­bes que vas a ga­nar, me­jor can­ce­las las elec­cio­nes. pos­tu­la­ción con­se­cu­ti­va de Evo Mo­ra­les y así ar­ti­cu­lar su pro­yec­to po­lí­ti­co. No obs­tan­te, en re­la­ción a los vo­tan­tes in­de­ci­sos, el des­gas­te de su gestión pú­bli­ca por las de­nun­cias me­diá­ti­cas de co­rrup­ción en los man­dos me­dios y el des­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter vin­cu­lan­te de los re­sul­ta­dos del 21-F, son fac­to­res que des­acre­di­tan su dis­cur­so po­lí­ti­co.

Me atre­vo a con­je­tu­rar que asis­ti­mos a una co­yun­tu­ra preelec­to­ral don­de, por un la­do, la éli­te de Go­bierno pug­na­rá por man­te­ner el con­trol del po­der, pe­ro an­tes, es­ta­ble­ce­rá el me­dio por el cual le­ga­li­za­rá la cuar­ta pos­tu­la­ción de Mo­ra­les. Por otro la­do, pro­ba­ble­men­te se te­je­rán alian­zas in­sos­pe­cha­das en­tre ac­to­res po­lí­ti­cos co­no­ci­dos que bus­ca­rán re­ci­clar­se pa­ra vol­ver a ejer­cer el po­der. 4. Es­to me lle­va al úl­ti­mo pun­to: es cier­to lo que exi­ge mu­cha gen­te: ca­ras nue­vas, y al­ter­na­ti­vas nue­vas. Sí, es­toy ab­so­lu­ta­men­te de acuer­do. Pe­ro si­mul­tá­nea­men­te creo, y esta es una hi­pó­te­sis, se­ría en­trar en su jue­go –el jue­go ma­sis­ta- per­der­nos en pe­leas por ver quién es la ca­be­za de esa alian­za, qué ca­ras nue­vas van, y un lar­go et­cé­te­ra. Eso so­lo va a de­bi­li­tar lo po­co cons­trui­do. Creo que to­do el ar­se­nal de­be es­tar cen­tra­do en ese documento mí­ni­mo. Y es que en mo­men­tos de acen­tua­ción au­to­ri­ta­ria (re­cor­de­mos los re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les) no se pue­de es­tar pen­san­do en ha­cer em­pren­di­mien­tos, fir­mar acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, te­ner be­llos pla­nes pa­ra mo­di­fi­car la ma­triz pro­duc­ti­va y de­más. No, se de­be pen­sar en re­tor­nar a la de­mo­cra­cia. En co­yun­tu­ras co­mo esta, el se­gun­do pi­so so­cial, el ter­cer pi­so eco­nó­mi­co, el cuar­to pi­so am­bien­tal y el quin­to pi­so cul­tu­ral so­lo van a po­der ser cons­trui­dos si el pri­mer pi­so po­lí­ti­co tie­ne só­li­dos ci­mien­tos. La lu­cha no es aún por ‘ca­ras nue­vas’ o ‘más mu­je­res e in­dí­ge­nas en la fo­to’ (que por su­pues­to son im­pres­cin­di­bles) sino por re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia y el Es­ta­do de De­re­cho: res­pe­to al 21-F, no per­se­cu­ción ju­di­cial y re­cons­truc­ción de la jus­ti­cia. He ahí el meo­llo. Lo de­más ya lo pe­lea­re­mos des­pués. No va­ya a ser que su­ce­da lo in­ver­so: ten­ga­mos mu­chas ca­ras nue­vas, pe­ro es­tos ca­ba­lle­ros no se va­yan.

En su­ma, es­te documento es un pa­so fun­da­men­tal en ese afán, al mar­gen, in­sis­to, que lue­go los vo­tan­tes no apo­yen a es­tos fir­man­tes.

* Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio Co­mo el pro­yec­to y el blo­que tie­nen his­to­ria po­lí­ti­ca, sus de­ba­tes se li­mi­ta­rán a ser un jue­go de acu­sa­cio­nes y con­tra­acu­sa­cio­nes, si es que los hay.

La de­mo­cra­cia, en­ten­di­da co­mo ré­gi­men don­de se res­pe­ta la par­ti­ci­pa­ción plu­ral, es­tá sien­do afec­ta­da por el re­ci­cla­je po­lí­ti­co; la de­mo­cra­cia, en­ten­di­da co­mo lí­mi­tes ins­ti­tu­cio­na­les al po­der es­tá sien­do afec­ta­da por el afán de la re­pos­tu­la­ción. Si los acon­te­ci­mien­tos si­guen el cur­so que has­ta aho­ra es­ta­mos vien­do, no se au­gu­ra nin­gu­na no­ve­dad pa­ra 2019. Pa­re­ce que la so­cie­dad bo­li­via­na pa­de­ce de cier­tos há­bi­tos co­mo es le­gi­ti­mar la con­ti­nui­dad de los li­de­raz­gos de ti­po cau­di­llis­tas, muy di­fí­ci­les de trans­mu­tar.

* Po­li­tó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.