Bo­li­via de­be crear 100.000 em­pleos al año pa­ra co­brar el bono de­mo­grá­fi­co

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - PA­BLO OR­TIZ pa­blo.or­[email protected]­de­ber.com.bo

Bo­li­via –po­bla­cio­nal­men­te ha­blan­do- aca­ba de sa­lir de la ado­les­cen­cia. Es un jo­ven adul­to que bus­ca tra­ba­jo pa­ra de­jar la ca­sa de los pa­dres y co­men­zar a aho­rrar lo su­fi­cien­te pa­ra vi­vir una ve­jez pla­cen­te­ra. Tie­ne has­ta 2060 pa­ra lo­grar­lo. A par­tir de esa dé­ca­da, sus fuer­zas co­men­za­rán a mer­mar y de­pen­de­rá ca­da vez más de las ren­tas crea­das en el pe­rio­do an­te­rior. Su mo­men­to de es­plen­dor aún no ha lle­ga­do. Si le va bien, si es­tu­dia, se es­pe­cia­li­za, apren­de a re­ci­clar­se, se vuel­ve em­pre­sa­rio y con­si­gue con­tra­tos pa­ra ex­por­tar lo que pro­du­ce, su dé­ca­da ga­na­da se­rá la de en­tre 2025 y 2035, pe­ro de­be co­men­zar a tra­ba­jar con to­do aho­ra.

Es­te 1º. de ma­yo, Bo­li­via re­cor­da­rá a los már­ti­res de Chica­go co­mo un país en el que ha­brá más per­so­nas en edad de tra­ba­jar que en edad de de­pen­den­cia. Su pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal pa­re­ce una fle­cha, se ha es­tre­cha­do en su ba­se y se ha afi­la­do en la pun­ta. Eso quie­re de­cir que hay me­nos pro­por­ción de ni­ños y an­ciano y más per­so­nas en edad de tra­ba­jar. A eso los eco­no­mis­tas le lla­man “bono de­mo­grá­fi­co” y, se­gún el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD), por sí so­lo se­ría ca­paz de au­men­tar un pun­to por­cen­tual al cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to. La ecua­ción pa­re­ce sen­ci­lla, li­neal: a más gen­te tra­ba­jan­do, ma­yor pro­duc­ción y ma­yor ri­que­za. Sin em­bar­go, es ma­te­má­ti­ca com­ple­ja. Pa­ra que fun­cio­ne tie­nen que con­fluir al me­nos cua­tro va­ria­bles: que se ge­ne­ren em­pleos su­fi­cien­tes pa­ra ab­sor­ber a los que se in­te­gran al mer­ca­do la­bo­ral, que es­te em­pleo sea de ca­li­dad, que los in­cor­po­ra­dos ven­gan su­fi­cien­te­men­te for­ma­dos pa­ra ge­ne­rar va­lor agre­ga­do o pa­ra crear su pro­pio em­pleo si no lo con­si­guen y que el Es­ta­do (en­tién­da­se to­dos los ni­ve­les de Go­bierno) ge­ne­re po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fa­vo­rez­can to­do lo an­te­rior. Di­cho de for­ma rá­pi­da, pa­ra co­brar el bono de­mo­grá­fi­co, Bo­li­via de­be crear 100.000 em­pleos por año.

En nú­me­ros

Se­gún los da­tos del úl­ti­mo cen­so (2012), hoy Bo­li­via tie­ne un 65% de po­bla­ción en edad de tra­ba­jar (en­tre 15 y 64 años). Ape­nas seis de ca­da cien son adul­tos ma­yo­res y el res­to (29%) son ni­ños. Los aca­dé­mi­cos se­ña­lan que la fa­se más pro­duc­ti­va del bono de­mo­grá­fi­co co­mien­za cuan­do un país tie­ne me­nos de 70 de­pen­dien­tes por ca­da cien em­plea­dos. A ni­vel ge­ne­ral, Bo­li­via tie­ne 60 y si se to­man en cuen­ta so­lo las áreas me­tro­po­li­ta­nas de San­ta Cruz, Co­cha­bam­ba y La Paz, el nú­me­ro de de­pen­dien­tes ba­ja a 55 por ca­da 100 tra­ba­ja­do- res, se­gún el PNUD.

De las tres man­chas me­tro­po­li­ta­nas, la de San­ta Cruz de la Sierra es la que ma­yor bono de­mo­grá­fi­co ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos años. Pe­se a que tie­ne una pro­por­ción si­mi­lar a la de La Paz y El Al­to (52 de­pen­dien­tes por ca­da 100 ha­bi­tan­tes), en­tre los cen­sos de 2001 y 2012, la me­tró­po­lis cru­ce­ña du­pli­có su can­ti­dad de per­so­nas en edad de tra­ba­jar. Si se com­pa­ra con el cen­so del 92, los tra­ba­ja­do­res cru­ce­ños son ca­si el tri­ple. Ade­más, cuen­ta con me­jor ín­di­ce de ca­li­dad de em­pleo y me­jo­res sa­la­rios que sus dos her­ma­nas de co­tas más al­tas.

El economista Jo­sé Luis Evia ex­pli­ca que el bono de­mo­grá­fi­co so­lo se apro­ve­cha si se crean tra­ba­jos pro­duc­ti­vos. “No bas­ta so­lo con crear fuen­tes de em­pleo - di­ce-, sino que es­tos em­pleos de­ben agre­gar va­lor al pro­duc­to pa­ra que sean sos­te­ni­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.