La tec­no­lo­gía ma­ta vie­jos ofi­cios y ge­ne­ra nue­vas opor­tu­ni­da­des

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - PA­BLO OR­TIZ pa­blo.or­[email protected]­de­ber.com.bo

Aho­ra que los ni­ños na­cen con un ce­lu­lar ba­jo el bra­zo, la tec­no­lo­gía en el ám­bi­to la­bo­ral es co­mo un dios que aprie­ta pe­ro no ahor­ca. A la mis­ma ve­lo­ci­dad de­vo­ra vie­jos ofi­cios, crea nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y na­cen nue­vas pro­fe­sio­nes. Mien­tras el úl­ti­mo fo­tó­gra­fo de la pla­za 24 de Sep­tiem­bre ar­chi­va­ba su cá­ma­ra de ca­jón, ren­di­do an­te la ra­pi­dez co­lo­rin­chi de la cá­ma­ra di­gi­tal, el ofi­cio de cu­mu­nity ma­na­ger lle­ga­ba a la ciu­dad de los ani­llos. Mien­tras el úl­ti­mo afi­la­dor de cu­chi­llo invierte en tec­no­lo­gía pa­ra sub­sis­tir en el mer­ca­do Mu­tua­lis­ta, don Nino se re­sig­na a ser el úl­ti­mo ta­la­bar­te­ro en se­rio de la ciu­dad, el úl­ti­mo que sa­be có­mo ha­cer una mon­tu­ra com­ple­ta, pe­se a que ha­ce ra­to el cru­ce­ño cam­bió el ca­ba­llo por la To­yo­ta blan­ca ti­po ta­xi.

Se­gún cal­cu­la don Ar­tu­ro Do­mín­guez que­dan so­lo cin­co re­lo­je­ros en se­rio en to­da la ciu­dad, el res­to son bá­si­ca­men­te cam­bia pi­las. Sin em­bar­go, Ed­win Ba­zán ha en­con­tra­do la for­ma de ga­nar­se la vi­da ins­ta­lan­do apli­ca­cio­nes, vi­deos y música a neó­fi­tos di­gi­ta­les que com­pran un ce­lu­lar. Tal vez Fer­nan­do Abe­ran­ga sea la úl­ti­ma es­pe­ran­za de es­tre­nar za­pa­to pa­ra las mu­je­res que cal­zan 43, pe­ro al mis­mo tiem­po Ke­vin Es­ca­le­ra es la cons­ta­ta­ción de que los in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos bo­li­via­nos es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra tra­ba­jar fue­ra del país y crear apli­ca­cio­nes a es­ca­la glo­bal.

Por fal­ta de clien­tes o por­que ya na­die quie­re apren­der el ofi­cio, hay tra­ba­jos que se mue­ren.

De dis­cí­pu­los a au­to­di­dac­tas “La pri­me­ra vez que to­qué una compu­tado­ra te­nía cin­co años. A los ocho años ya sa­bía pro­gra­mar. Mi pri­me­ra app fue un dia­rio vir­tual que ca­da vez que en­cen­día mi Ma­cin­tosh me pre­gun­ta­ba có­mo es­ta­ba y qué tal ha­bía es­ta­do mi día”, cuen­ta Ka­ren Heredia, CEO de Si­nap­sis di­gi­tal, una em­pre­sa de mar­ke­ting que se es­pe­cia­li­za en “re­sol­ver pro­ble­mas y crear opor­tu­ni­da­des a tra­vés de so­lu­cio­nes di­gi­ta­les”.

Pe­se a que Heredia es­tu­dió In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca, su ma­yor fuen­te de apren­di­za­je siem­pre fue in­ter­net: apren­dió a di­se­ñar con la pri­me­ra ver­sión de Pho- tos­hop, pa­só a ha­blar en in­glés cuan­do apa­re­cie­ron los chats, se con­vir­tió en blo­gue­ra y po­co a po­co des­cu­brió que su for­ma de ga­nar­se la vi­da es­ta­ba en la red. An­tes, mu­cho an­tes, to­do era dis­tin­to. Nino Chá­vez su­po ser dis­cí­pu­lo de un vie­jo ta­la­bar­te­ro. Apren­dió a tren­zar la­zos y lue­go, de a po­co, pa­só a ha­cer si­llas de mon­tar. Ar­tu­ro Do­mín­guez es­tu­vo dos años co­mo apren­diz de re­lo­je­ro y Cé­sar Qui­ro­ga tra­ba­jó por sie­te años en un ta­ller an­tes de ani­mar­se a mon­tar uno pro­pio pa­ra afi­lar cu­chi­llos y sie­rras. Las pro­fe­sio­nes de hoy, el maes­tro o la uni­ver­si­dad, han co­bra­do un pe­so muy re­la­ti­vo. Si Mi­chael Say­man, el jo­ven bo­li­viano que tra­ba­ja en Fa­ce­book, pa­só de la se­cun­da­ria a la ma­yor red so­cial del mun­do sin pa­sar por la uni- ver­si­dad, Ke­vin Es­ca­le­ra des­cu­brió que las au­las aca­dé­mi­cas no eran su­fi­cien­tes, que pa­ra ser desa­rro­lla­dor de soft­wa­re ha­cía fal­ta disciplina, ser au­to­di­dac­ta y es­tar cons­tan­te­men­te ac­tua­li­za­do, si no quie­re que los ti­bu­ro­nes de 14 años que es­cri­ben có­di­gos de compu­tado­ra a la ve­lo­ci­dad de la luz se co­man a sus clien­tes.

Al­go pa­re­ci­do le pa­sa a Gio­van­ni Ga­ma­rra. Es­tu­dió In­ge­nie­ría Co­mer­cial en Bo­li­via, pe­ro lue­go se fue a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­te­ner una es­pe­cia­li­dad en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en­tre­te­ni­mien­to y de­por­tes en la uni­ver­si­dad de Har­vard. Eso fue su­fi­cien­te pa­ra tra­ba­jar en una im­por­tan- te te­le­fó­ni­ca lo­cal, pe­ro pa­ra dar el sal­to pa­ra ser agen­te de so­lu­cio­nes de Fa­ce­book en Bo­li­via (al­go así co­mo un ge­ren­te co­mer­cial de la red azul en el país), tu­vo que trans­for­mar­se en es­tu­dian­te per­pe­tuo. De­be es­tar aten­to to­do el tiem­po. Ca­da se­ma­na sa­le al­go nue­vo que pro­me­te ser la po­ma­da pa­ra cu­rar to­das las ne­ce­si­da­des di­gi­ta­les y de­be apren­der a usar­la an­tes de que apa­rez­ca la si­guien­te.

El úni­co nexo en­tre am­bos mun­dos es Ba­zán. Él apren­dió el ne­go­cio de de­co­di­fi­car te­lé­fo­nos y lle­nar­los con con­te­ni­do de su tío. Aho­ra lo en­se­ña a su ayu­dan­te, que sa­be que en cuan­to reúna el di­ne­ro su­fi­cien­te se con­ver­ti­rá en su com­pe­ten­cia. Flas­hear ce-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.